Hoy en horas de la mañana, los ediles que conforman la Junta Administrativa Local (JAL) de Suba, adelantaron el debate de control político respecto al sistema de salud de la localidad, debido al bajo nivel de ejecución de los contratos interadministrativos entre la Subred Integrada de Servicios de Salud Norte E.S.E y el Fondo de Desarrollo Local de Suba (FDLS).

Entre los proyectos que entraron en discusión, está el Convenio 234 de 2016, con un valor de $ 151.913.168 millones de pesos, que tiene como objetivo aunar esfuerzos técnicos, administrativos y financieros para el control de plagas en la localidad; asimismo, el convenio 228 de 2016, con un valor de $786.876.000 millones de pesos, que busca ofrecer ayudas técnicas, administrativas y financieras a personas en condición de discapacidad y a sus encargados, para así mejorar su calidad de vida; y por otro lado, el convenio 238 de 2016,  que busca desarrollar acciones de promoción de la salud en temas de sexualidad en el ámbito escolar.

La edila Luz Amparo García abrió la discusión hablando acerca de la labor de los supervisores en el seguimiento de los contratos, hizo énfasis en que haya un seguimiento de interventoría, para que verifiquen y se apliquen los correctivos necesarios cuando la ejecución de los recursos públicos es indebida o mal administrada.

Por su parte, el edil Juan Alberto Oviedo del Polo Democrático Alternativo, manifestó su preocupación, dado que se acerca la discusión del Plan Operativo Anual de Inversiones (POAI), y se encuentra baja la ejecución de los contratos por parte de la Subred Integrada de Servicios de Salud Norte E.S.E.

También nos contó que está adelantando unas mesas de concertación para establecer un plan de mejoramiento, para avanzar en el proceso de ejecución y asimismo en los alcances, los cuales se volverán a revisar el próximo 20 de noviembre, en la Comisión de Salud, donde se adelantará el debate de control político, para así ver los resultados en esta próxima contratación con la Subred Norte.

Por otra parte, el edil señaló la importancia de ejecutar cabalmente los recursos, dado que, según su declaración, la Subred Norte se encuentra en una crisis administrativa y sería un daño gravísimo para la localidad disminuir la cantidad de recursos que se asignaron para cada área. Insiste en recordarle a la administración que los recursos públicos son sagrados y no se le pueden privar a la comunidad de la localidad.

Él espera que para para los programas de salud, el próximo año se asignen en recursos por lo menos 2 mil millones de pesos, superando así la cifra de este año, que es de 1.600 millones de pesos, pues como él lo afirma “hay que destinar plata a la salud”.