Por: Leonidas Gómez Gómez

Asqueados de la politiquería, los colombianos buscan afanosamente un líder de talla presidencial capaz de orientar las fuerzas necesarias para sacar a flote el país antes que termine de hundirse.

Con la intención de reducir posibles equivocaciónes en esa búsqueda, es absolutamente indispensable empezar por definir la tendencia política de cada candidato. Son tres las grandes tendencias: derecha, izquierda e independientes. Esta clasificación es nueva porque antes se pensaba que la izquierda y los independientes eran lo mismo. La derecha son los líderes politiqueros, corruptos y traidores a la patria de los partidos tradicionales donde hay gente buena e indignada con ellos. Izquierda es la resultante de pasar a la contienda democrática después de haber ejercido todas las formas de lucha incluyendo la insurrección armada.

Fajardo es un claro exponente de los independientes. Propone pasar la página trágica que escribieron la derecha y la izquierda para empezar a llenar una hoja en blanco con las reformas que requiere el sistema. Su discurso es una descripción de la realidad nacional que motiva las personas a sacar conclusiones propias, produciendo un efecto de identidad conceptual que cala por igual entre empresarios, estudiantes y trabajadores. Es honesto en advertir que por ahora no quiere hacer definiciones ni presentar un programa de gobierno. También clasifican como independientes por el partido Verde, Claudia López, la aguerrida luchadora contra la corrupción, y el máximo defensor del empresariado nacional, el Senador Jorge Enrique Robledo del Polo Democrático. Ninguno está dispuesto a hacer alianza con la izquierda ni con los jefes de la derecha. También clasificarán como independientes los candidatos que salgan del Movimiento Progresistas y de las Dignidades Agropecuarias.

Cada cual por su lado no serán capaces de enfrentar la tenebrosa maquinaria de derecha, pero si se unen alrededor de un programa patriótico y nombran por consenso un candidato de unidad, ese será el próximo presidente. Todos están empujando el proceso y la historia agradecerá de Fajardo que aporte sus extraordinarios logros como Alcalde de Medellín y Gobernador de Antioquia para fortalecer esta causa.