Por: Jaime Dussan

Nota de entendimiento abril 20 de 2017

El entusiasmo por lograr la paz y la convivencia en el país se ha menguado demasiado, la concreción  acuerdos del colon van lentos, así  como los diálogos con el ELN en QUITO no se les da la trascendencia e importancia que se merecen, y en muchos casos los espacios dejados por las FARC, son llenados no por policías y soldados y agentes del estado como debe ser, sino por bandas delincuenciales de narcos y paramilitares, así como en ciudades aumenta la delincuencia común.

El Presidente ya no habla con tanta emotividad sobre el mismo, el congreso está corriendo aprobando leyes rápidas en cumplimiento de lo pactado en la Habana, muchas incoherentes, otras contrarias a la constitución otras personalistas y más de una intentando desarrollar iniciativas que no son de los acuerdos, sino interpretadas al acomodo de los voceros de la guerrilla  ya prácticamente desarmada y    del Gobierno o los Partidos de la mal llamada Unidad Nacional que tienen culillo de ser derrotados y menguados en el 2018 por las fuerzas de la ultraderecha o por los movimientos alternativos que no creen y menos caen en la trampa que para salvar los pactos  se deben aliar los que votaron si al plebiscito, para poner en práctica el acuerdo .

Los de las FARC y aliados están pasando de la euforia, la ilusión y la prepotencia de las armas a conocer la verdadera situación por la que atraviesa las mayorías nacionales que no han encontrado en los regímenes gobernante la solución a sus aspiraciones y ahora ven que la insurgencia con el cuento de gobierno de transición parecen que fueran de los mismos.

 los cambios propuestos no se ven y al contrarios las grietas entre ricos y pobres son cada días más profundas y anchas. 

Las víctimas de la violencia, los defensores de los derechos humanos, los líderes  sociales, los demócratas de verdad empiezan a desilusionarse por la lentitud de la implementación, la confusión sobre lo aprobado y los privilegios de liberar primero los victimarios y dejar de segundo a los realmente afectados por la absurda violencia de sesenta años, que oculto plagas y males que hoy están al orden del día y que amenazan con dar traste a los ínfimos cambios democráticos.

Las denuncias sobre la corrupción son graves los de uno y otro lado ,el Uribismo y sus aliados al igual que el presidente y su unidad nacional están untados hasta los tuétanos, son responsables de los robos y el saqueo del presupuesto y la soberanía a cambio de prebendas y coimas entregadas por contratistas nacionales e internacionales. Son muchos los millones de millones que recibieron para sus campañas y sus bolsillos, que por supuesto ilegitiman su elección y sus gobierno y congreso. El silencio y la lentitud de la justicia los hace cómplices 

–que tal la respuesta del presidente, Hasta ahora me entere, o del Expresidente, me traicionaron. .irresponsables unos y otros que para este tema son lo mismo.

Agobia las respuestas del gobierno a las exigencias de los trabajadores en sus peticiones, los vetos a los derechos de las madres comunitarias, las persecuciones a las protestas de los estudiante, los campesinos, los pequeños productores, a los comerciantes y vendedores ambulantes que todo es no porque primero la paz, o la resolución de la crisis económica provocada por las malas políticas y la especulación y mientras tanto esperen. En nombre de la paz y amparados en el cumplimiento de lo firmado se toman y alistas medidas antidemocráticas y atentatorias contra los derechos y libertades, que muestran el carácter oligárquico y antipopular del régimen, que algunos creen es democrático y progresista.

Que preocupante el aumento del paramilitarismo y el narcotráfico con cierta complacencia del gobierno y las autoridades militares y de policía.

Que tal el aumento en todo el territorio de la delincuencia común, el microtrafico,  las rencillas callejeras, secuestros, amenazas y extorsiones  .al lado de las discriminaciones y matoneo contra sectores poblacionales –

El aumento de la pobreza, la miseria, las deudas, el desempleo, el alza desmesurada de impuestos, servicios públicos y canasta familiar, el costo alto de salud y educación, los despidos masivos y hasta el llanto de los ricos que se quejan de los altos impuestos de tal forma que las propias encuestan señalan a este gobierno como el peor de la historia. 

Se arrecia  con mayor fuerza la campaña por la sucesión presidencial.

En el 2018 no hay reelección y todos los partidos grandes y pequeños están buscando candidatos propios  o en  coaliciones. El acuerdo de unidad nacional está dividido, el único candidato que les marca y mal es el señor ex vicepresidente  que juega con  postura derechista y autoritaria, a ganar la adhesión sin éxitos  de los liberales la U y un bando conservador. 

El partido liberal y el de santos marcan mal en todo como partido y sus candidatos desaparecidos del panorama nacional algunos ni al margen de error llegan. 

El Uribismo sigue en su talla, y aumenta cada vez que el gobierno sigue equivocándose en todo. Parece que santos fuera el jefe de la campaña del centro democrático 

Los conservadores juegan en los dos bandos: unos con Pastrana a la cabeza con Uribe y los otros con Santos enmermelados.

El presidente en su desespero por no dejarse ganar y amenazando que se van a romper los pactos de paz ve que su candidato es Vargas lleras y está dispuesto a imponérselo a su partido ,el liberalismo y conservadores aliados, inclusive a sectores llamados de izquierda y hasta el nuevo movimiento de la guerrilla.

Los movimientos alternativos Verdes,  Polo, Progresistas , Mira, ASI , Mais, Fajardistas, entre otros , marcan bien : FAJARDO, PETRO, ROBLEDO, CLAUDIA, NAVARRO, ocupan lugares destacados en las encuestas . su tarea practica ,  debe ser unirse en torno a un programa de gobierno democrático, cumplir con los acuerdos de paz, cero corrupción, nada de alianzas con los del establecimiento, escoger un candidato en consulta en las parlamentarias, pasar a segunda vuelta y ganar. Es ahora o ahora.. no existe mejor momento y oportunidad, el país está mamado de lo mismo.