Por Jaime Dussan

La Coalición Colombia crece, los del establecimiento pretenden con calumnias y difamaciones detenerla. Fajardo puntea las encuestas.

La campaña electoral para la Presidencia de la República está para alquilar balcón; se configuran alianzas entre bloques del establecimiento que han llevado al país a la peor de las crisis económica, social y política en que se encuentra sumergido, y que a pesar de ello pretenden seguirlo gobernando para terminar de hundirlo en el caos y en la miseria.

Se ventilan alianzas entre sectores que hacen parte del establecimiento, es decir de las expresiones dirigidas por los ex presidentes Gaviria, Pastrana, Uribe, el ex vicepresidente Germán Vargas Lleras y el presidente Santos y su ex ministro Iragorri que dirige su partido (La U).

Los bloques del establecimiento están conformados, en primer lugar por las expresiones más derechistas: el Centro Democrático (CD), que lidera el expresidente Álvaro Uribe Vélez, y Cambio Radical (CR) que dirige Vargas Lleras, ex vicepresidente de la república, y quien se disputa con el CD el voto de opinión de los sectores anti-acuerdo de paz y que pretenden mantener el control político que para seguir gobernando el país, dejando sin vigencia puntos importantes de los acuerdos de paz y las reformas políticas.

Para ganar opinión proponen acabar con el proceso de paz, atentar contra lo democrático de la Constitución del 91 y aprobar medidas que permitan favorecer a los grandes capitalistas nacionales y transnacionales y a sectores de la economía emergente que se sienten representados en una de estas dos expresiones políticas. De igual manera, son coincidentes sus posturas antidemocráticas y de combate a los sectores de la izquierda, los movimientos sociales, los defensores de Derechos Humanos, la sociedad civil libertaria y en general las fuerzas democráticas.

Esto es que a la gran burguesía le suena, un acuerdo Uribe Vélez-Vargas Lleras. En todo caso, quien llevaría la iniciativa es el ex presidente Uribe que tiene mucho más musculo para someter a los sectores que tendrían simpatía con el ex vicepresidente y que al verlo diezmado, como se refleja en las encuestas irían a apoyar las propuestas uribistas.

Entre los sectores que apoyan esas iniciativas se encuentran dirigentes políticos y empresariales que han sido vinculados o condenados por corrupción, asociados con grupos paramilitares y narcotraficantes. Además encuentran en Uribe o Vargas opciones de absolución y reacomodamiento después de que termine el periodo Santos, al cual odian por considerarlo un traidor a su clase.

La consulta liberal determinará un candidato a la Presidencia de La República entre Humberto De la Calle y Juan Fernando Cristo, los dos tienen claro que unificados con sectores de la U, con el conservatismo o sectores de la izquierda tradicional no les da para pasar a segunda vuelta. O apoyan a Varas Ll. Que es como la expresión mayoritaria o buscarían un entendimiento con el candidato que escoja la Coalición Colombia. Gran confusión reina en estos sectores políticos importantes del país por cuanto varios ciudadanos y dirigentes que apoyan las propuestas liberales, no sienten simpatías por el candidato de Uribe o Vargas Lleras.

Vargas Lleras que aún no encuentra posibilidades de acuerdo con Uribe –por lo menos para la primera vuelta– busca un entendimiento con la alianza U-Liberal, sectores conservadores y disidencias de izquierda, entre otros; alianza que estimula el presidente Santos, y que podría dejar a Uribe sin opción de pasar a la segunda vuelta. Los sectores pro-paz del liberalismo, la U y de la izquierda tradicional se opondrían por que apoyan a De la Calle –si es escogido candidato Liberal– o preferirían apoyar el candidato que escoja la Coalición Colombia.  

El bloque fuerte lo representa la Coalición Ciudadana Por Colombia, que está conformada por la Alianza Verde, el movimiento Compromiso Ciudadano y el Polo Democrático Alternativo, la cual ha venido ganando un importante apoyo ciudadano y de vitales sectores sociales, empresariales,  agrícolas y democráticos del país que comparten el interés de cambiar de rumbo en la dirección del régimen político poniendo al mando un presidente o presidenta que produzca los cambios y las trasformaciones que la patria demanda con urgencia.

Con este bloque se perciben simpatías de sectores del candidato Petro, Liberales independientes y algunas expresiones más inteligentes de la izquierda tradicional.

Los ataques de sectores políticos, algunos medios de comunicación, analistas, editorialistas contra la Coalición Colombia; principalmente contra uno de sus precandidatos Sergio fajardo, ex alcalde de Medellín y ex gobernador de Antioquia, quien puntea las encuestas hoy, obedece  al nerviosismo que se palpa en los candidatos del CD, CR y la alianza Liberal-U, quienes ven en la unión Fajardo-López-Robledo una opción real para ganar la Presidencia de la República en el año 2018.

La Coalición Colombia la unifica un programa opuesto al de los candidatos del establecimiento: las tres fuerzas políticas se han comprometido a garantizar la vigencia del Estado Social de Derechos concebido en la Constitución del 91, la defensa y promoción de los derechos Humanos y el respeto a la propiedad privada; hacer la de la educación, la ciencia y la tecnología ejes de la transformación social; comprometidos con la protección del ambiente, la superación de la equidad social, el fomento y desarrolla de las empresas y económica dentro de las empresas justas sin concesiones competencia justa, sin concesiones con posiciones monopólicas. 

Son amigas de la revisión de los Tratados de Libre Comercio, de la defensa de los derechos de los trabajadores y los sectores empresariales y sociales nacionales y sin duda amigos de todos los ciudadanos y ciudadanas que defienden la soberanía, la integración Latinoamericana y del Caribe y el desarrollo económico de la región que confronta las potencias de los Estados poderosos.

Twitter: @Dussanja

Facebook: Www.facebook.com/Dussanj