Artículos

El discurso internacional del gobierno de Santos en materia medioambiental constituye la antítesis de su política en esta área en el nivel nacional, lo cual le resta solidez y credibilidad, sostuvo la presidenta del Polo Democrático Alternativo, Clara López Obregón, durante la rueda de prensa que convocó para referirse a las implicaciones de la Cumbre Río+20 organizada por Naciones Unidas.

La dirigente política destacó que si bien esta es una gran cumbre por el alto nivel de sus asistentes, no obstante sus resultados son en buena medida negativos porque no se asumen mayores compromisos.

El caso colombiano es patético, dijo López Obregón al señalar que si bien el gobierno de Santos tuvo incidencia en proponer un documento en el que se recogen los denominados Objetivos de Desarrollo Sostenible, en el ámbito interno, hace totalmente lo contrario de lo que se plantea en el mismo.

En efecto, mientras internacionalmente se propone desarrollar políticas de sostenibilidad ambiental, en Colombia se impulsa la denominada locomotora minera a favor del interés financiero transnacional con proyectos de explotación a gran escala que son sumamente depredatorias como lo que está sucediendo en este momento en el departamento del Chocó, precisó la presidenta del Polo Democrático.

“El cura tiene que practicar lo que predica”, explicó López Obregón y en el caso del Chocó la inconsecuencia del gobierno de Santos es de una gravedad absoluta porque se está atentando contra una de las reservas forestales y fuente de agua más importantes no solo de Colombia sino del planeta.

“Ahí se va a cometer un ecologicidio. En contra de lo que se predica en Río+20, se va a feriar el bosque húmedo tropical de este departamento a favor de las transnacionales mineras. Se están entregando 88 títulos mineros que representan 209 mil hectáreas; 336 mil hectáreas más han salido a licitación de zonas mineras estratégicas; se estudian conceder 434 títulos adicionales que constituyen 878 mil hectáreas. En total son 1 millón 424 mil 060 hectáreas que serán explotadas en el Chocó”, explicó López Obregón, con soportes oficiales en la mano.

Lo que se viene en consecuencia, coligió, es la depredación de la reserva forestal del Chocó por efectos de la irracional explotación minera a gran escala.

Así mismo, la presidenta del Polo llamó la atención sobre la negligencia del gobierno colombiano por formalizar la minería ilegal que en solo 2011 produjo en el Chocó 28 toneladas de oro, es decir, dos billones de pesos, de los cuales no vio ni un centavo las rentas de este departamento.

“Si queremos desarrollo sostenible a nivel mundial tenemos que empezar por casa. La locomotora minera tiene que adecuarse a los principios que estamos pregonando internacionalmente. El discurso del gobierno colombiano tiene que ser compatible con las acciones y las mismas en el nivel interno dejan mucho que desear”, puntualizó López Obregón.