Polo Democrático Alternativo

La Bolivia de Evo, identidad étnica y desarrollo

E-mail Imprimir PDF

Pablo Sapag M. / The Prisma

Evo Morales Ayma cumple este 2011 seis años al frente de Bolivia. Sólo ese dato es ya todo un hito en el país de América Latina con más golpes de estado e interrupciones de los mandatos presidenciales y, por consiguiente, con más presidentes de la República o de la respectiva junta militar que cualquier otro país de la región.


Lo relevante, sin embargo, es que eso no es casual. Responde, en esencia, a la viga maestra del proyecto político de Morales. Toda su acción se sostiene en la idea del sinceramiento étnico de Bolivia y la conexión de esa realidad demográfica con las instituciones políticas, militares, sociales y de cualquier otro tipo del país.


En ese sentido, no cabe duda, Bolivia es de lejos el país más avanzado de toda América Latina porque este Siglo XXI nuestra región no puede seguir eludiendo esa cuestión básica. Doscientos años de vida independiente han demostrado que las desigualdades sociales se mantienen impertérritas, al margen de las recetas políticas y económicas que se hayan aplicado con el objetivo de sino eliminarlas sí reducirlas significativamente.


La historia latinoamericana es en ese sentido concluyente, las disparidades son consecuencia de una hasta ahora distribución del poder político y económico que no ha tenido en cuenta las realidades étnicas y demográficas de los países.


Por eso en la mayoría de los casos han mandado los blancos de origen europeo –español/portugués  o no- o los asimilados a ese grupo. Por eso mismo también son esos sectores los que dos siglos de vida independiente después siguen detentando el grueso de los recursos y por lo mismo viviendo mucho mejor que la gran masa mestiza, indígena o afroamericana, según el caso. Evo Morales no sólo comprendió eso, sino que a partir de ahí trazó un programa político de dimensiones revolucionarias, duraderas e irreversibles.


El parto no ha sido fácil, porque la resistencia al sinceramiento étnico de Bolivia por parte de todos aquellos a los que no convenía el gobierno de una mayoría real ha sido fuerte. Por lo mismo, los primeros cuatro años de mandato de Evo Morales han sido complejos desde la perspectiva institucional.


No obstante, la claridad del proyecto, su sustento en la ecuación étnica real de Bolivia y el esfuerzo pedagógico necesario han permitido sacar adelante el proyecto. Así, una Asamblea Constituyente ha redactado una nueva Constitución que convierte a Bolivia en Estado plurinacional, lo que supone reconocer a todas las etnias del país no sólo sus derechos culturales, también los económicos que se derivan de la posesión del territorio. Ese proyecto fue aprobado por la mayoría de los bolivianos en referéndum. En una y otra instancia Morales tuvo que resistir las presiones de aquellos grupos que no estaban dispuestos a compartir el poder. Los mismos que al ver la marcha imparable del proyecto del Presidente intentaron en vano atrincherarse en los departamentos que aún controlaban políticamente de acuerdo a los viejos usos y costumbres de la política latinoamericana, maniobras que habitualmente suponen desconocer la historia y la realidad étnica y demográfica de los territorios que se gobiernan.


Cuando esos juegos políticos no resultan bien sus instigadores, como bien recoge la propia historia boliviana, apelan directamente a los militares. En este caso no ha sido posible porque la política militar de Evo Morales está en consonancia con su proyecto de país. En ese sentido en las Fuerzas Armadas bolivianas también se ha operado un sinceramiento étnico con el objetivo de que oficiales y tropa respondan a la realidad étnica demográfica del país al que sirven. Eso explica la ausencia de intentos golpistas, tan frecuentes en el pasado. Fuerzas Armadas, pueblo e instituciones hoy tienen un mismo color, el de la aplastante mayoría indígena y mestiza de Bolivia.


Al tiempo que Morales creaba la nueva institucionalidad boliviana, el Presidente renegoció con las empresa petroleras el royalty que venían pagando por beneficiarse de la extracción de los recursos del subsuelo boliviano. Lo hizo de manera inteligente ya que no rompió con esas multinacionales, simplemente renegoció los contratos. Las protestas iniciales no duraron mucho porque la alternativa era dejar Bolivia, cosa que no estaban dispuestas a hacer porque con el nuevo royalty seguían ganando plata. Esos ingresos le permitieron mantener el equilibrio de las cuentas públicas y de esa manera evitar que el siempre acuciante debate económico complicase el debate de fondo: el institucional. La oposición estuvo tentada de manifestar su rechazo a partir de la creación del caos económico pero eso tampoco funciona en una Bolivia en el que el sinceramiento étnico también empieza a aplicarse a los medios de producción.


Reelegido como Presidente de acuerdo a la nueva Constitución, Morales tiene en este periodo el desafío de demostrar que el modelo de estado plurinacional funciona y al mismo tiempo hacer frente a otras cuestiones. En el ámbito económico el año 2010 terminó con un traspié para el Presidente. La eliminación de los subsidios a la gasolina y otros combustibles de uso doméstico suscitaron una gran protesta en contra del Gobierno. Evo Morales supo rectificar a tiempo y la calma ha vuelto al país pero episodios como ese no deben repetirse. El Presidente debe reforzar su equipo económico, sobre todo en los niveles intermedios, para que propuestas así no lleguen ni a plantearse si previamente no se han evaluado sus consecuencias políticas.


En ese ámbito Morales tiene mucho capital, pero no es conveniente que lo malgaste con decisiones tomadas sin la suficiente evaluación. Con el Estado plurinacional en marcha, el debate gira más entorno a esas otras cuestiones hasta ahora secundarias debido a las urgencias institucionales.


En el ámbito de la política exterior Morales ha sido muy cauto en estos primeros seis años de Gobierno. El ejemplo de Bolivia habla por sí solo pero quizás hace falta un esfuerzo mayor del Presidente por proyectar los logros derivados de un modelo político que tiene en el reconocimiento étnico su piedra angular.


La mayoría de los países latinoamericanos están muy rezagados respecto a Bolivia en esa cuestión. Sus grandes masas mestizas, indígenas y afroamericanas agradecerían un esfuerzo mayor de Morales por explicar las ventajas del modelo y su condición de alternativa a los fracasados experimentos neoliberales de manual aplicados sin anestesia en otros países de la región.


La plataforma del estado plurinacional boliviano es lo suficientemente sólida como para que Evo Morales pueda incursionar también con éxito en el ámbito internacional.  Su discurso siempre prudente reforzará en ese espacio el innegable ejemplo boliviano.


Tomado de http://www.theprisma.co.uk



 

Conoce las propuestas


Campaña de Clara en videos


Redes sociales campaña presidencial






Suscripción Polonoticias


En profundidad

Documental “Apuntando al corazón”: propaganda del odio y el miedo como matriz ideológica para justificar necesidad de la guerra

Documental “Apuntando al corazón”: propaganda del odio y el miedo como matriz ideológica para justificar necesidad de la guerra

Por Claudia Gordillo y Bruno Federico   En Colombia, a partir del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, se generó una matriz ideológica que se ha venido difundiendo ampliamente a través de una bien diseñada propaganda militarista que apunta a construir en el imaginario colectivo la existencia del héroe en un contexto comunicativo cuyo propósito es lograr la cohesión social alrededor de un discurso nacionalista.

Leer más
El progresismo latinoamericano desplazó el eje político

El progresismo latinoamericano desplazó el eje político

Por Juan Manuel Karg / La Época   Alfredo Serrano Mancilla es doctor en Economía, profesor universitario, y director del CELAG -Centro Estratégico Latinoamericano Geopolítico-. Con diversos trabajos y ocupaciones en Buenos Aires, Quito, Caracas, y La Paz, ciudades en las que vive, es un andaluz “cada día más latinoamericano”, tal como él mismo afirma. En esta charla, habla sobre la realidad política y económica de América Latina, y la aparición de una “nueva derecha” a nivel continental,

Leer más
La ciudad neoliberal como espacio para la exclusión social, la acumulación y la ganancia

La ciudad neoliberal como espacio para la exclusión social, la acumulación y la ganancia

Grupo de Estudio Socialismo en América Latina y Círculos Socialistas de Antioquia   La ciudad es la obra más compleja y maravillosa de la humanidad, y sin duda, la más colectiva de todas. A pesar de todas las transformaciones que a través de la historia se han producido, sigue siendo, tal como lo concebía el mundo clásico, el espacio privilegiado de la convivencia, el intercambio cultural y político, el arte, la ciencia y la filosofía. Por lo tanto es también, el escenario más caracterizado y más complejo

Leer más
La “guerra de posiciones” en América Latina

La “guerra de posiciones” en América Latina

Por Roberto Regalado / La Época   América Latina, en su conjunto, constituye un escenario destacado de la «guerra de posiciones» de la que hablara Antonio Gramsci. Esa guerra se libra entre el imperialismo norteamericano y sus aliados criollos, de una parte, y los movimientos populares y las fuerzas políticas de izquierda y progresistas, de la otra, y un elemento clave de ella es la disputa política y electoral por el control de los gobiernos de la región. De acuerdo con las concepciones predominantes en las izquierdas

Leer más

Insumos para el debate

Por las sendas de El Ubérrimo
Revista Patria
Crisis del capitalismo y refundación de la humanidad
Un mundo a construir
Usted está en: