Afirmó el concejal por el Polo Democrático Alternativo, Celio Nieves Herrera, luego de los últimos anuncios de la administración distrital respecto del alza de tarifas en el transporte público de la Capital de la República para el año 2018, el pasaje en Transmilenio será de 2.300 pesos y el de los buses zonales del SITP (azules), será de 2.100 pesos. De acuerdo con declaraciones de la Gerente de Transmilenio, el alza de 100 pesos en la tarifa obedece al aumento en la inflación y las dificultades económicas del sistema, a fin de que los pasajes no pierdan su valor adquisitivo.

Nieves Herrera dijo que Durante la administración del alcalde Enrique Peñalosa, se ha incrementado en dos oportunidades el valor del pasaje.  En 2016 el pasaje subió $200, en 2017, $200 más y comenzando el 2018, pretende realizar una nueva alza en 100 pesos, que redondearía los 500 pesos, lo que significa que prácticamente en dos años, el valor del pasaje ha subido en un 27.7% con respecto a la tarifa del año 2015. Para los usuarios es un incremento muy alto en consideración del costo de vida en la ciudad y el déficit en la calidad del servicio prestado por los operadores de sistema. 

Entre tanto, el salario mínimo para el 2018 se fijó en $781.242 con un subsidio de transporte de $88.211. El aumento acordado para el salario de los empleados en Colombia no es suficiente, ya que es un alza que inmediatamente pierde su valor por cuanto así mismo vienen los aumentos en las tarifas y precios de los productos y servicios. 

El alza en al trasporte público, aunado al bajo incremento del salario mínimo para el año 2018, afecta las finanzas de los hogares bogotanos, especialmente de menores recursos económicos de los estratos 1, 2 y 3 que son los que más utilizan este medio de transporte, por cuanto, una persona  que recibe como ingreso un salario mínimo, deberá gastar en solo transporte para él mismo, sin contar con personas a cargo, alrededor de $110.400,  es decir el 14.1% de lo devengado.

Por esta razón, el cabildante argumenta que los aumentos tarifarios no son la solución al déficit que según la Administración sigue presentando el sistema. Son los contratos con los operadores privados que deben ser renegociados puesto que hoy reciben el 94.27% del total de los ingresos del mismo. “Los usuarios del sistema NO son quienes se deben afectar con el alza de tarifas, para aliviar las dificultades del sistema, son los privados quienes deben disminuir sus ganancias”. Es deber del alcalde garantizar que en los contratos con los operadores prime el interés general y se dejen de privilegiar las finanzas de los operadores privados.  Si bien es cierto se debe garantizar la sostenibilidad, mantenimiento y viabilidad del SITP, es necesario que se acelere una negociación y renegociación de los contratos con los operadores y  sean ellos quienes asuman dicho incremento ya que como se dijo, el 94.27% de los ingresos del sistema van para las arcas de los propietarios de los buses y tan solo el 5.73% de los mismos las recibe el Distrito a través de Transmilenio, por lo que Nieves Herrera solicitó a la administración distrital NO INCREMENTE LAS TARIFAS DEL SISTEMA INTEGRADO DE TRANSPORTE PÚBLICO DE LA CIUDAD.

 

Equipo de prensa Concejal Celio Nieves Herrera