Conecta con nosotros

Nacional

9 de Abril: invitaron a Santos pero no a la familia de Gaitán

En el acto de recordación del golpe de Estado del 11 de abril de 2002 contra el comandante Hugo Chávez Frías y su regreso al Palacio de Miraflores por presión del pueblo venezolano, intervino Gloria Gaitán  Jaramillo, hija del inmolado líder Jorge Eliécer Gaitán.

En su intervención hizo una rememoración del legado de Bolívar, Gaitán y Chávez y sus coincidencias en el espíritu revolucionario que caracterizaron su accionar político.

En la introducción a su pieza oratoria, Gloria Gaitán expresó que intervenía en desagravio

Publicado

en

En el acto de recordación del golpe de Estado del 11 de abril de 2002 contra el comandante Hugo Chávez Frías y su regreso al Palacio de Miraflores por presión del pueblo venezolano, intervino Gloria Gaitán  Jaramillo, hija del inmolado líder Jorge Eliécer Gaitán.

En su intervención hizo una rememoración del legado de Bolívar, Gaitán y Chávez y sus coincidencias en el espíritu revolucionario que caracterizaron su accionar político.

En la introducción a su pieza oratoria, Gloria Gaitán expresó que intervenía en desagravio

frente a los organizadores de la marcha del 9 de abril presentes en el recinto: “…ustedes invitaron al presidente Juan Manuel Santos pero no fueron capaces de invitar a la familia de Jorge Eliécer Gaitán. Entiendo que no me invitaran a mí porque me califican de loca, como lo han hecho con muchos que han defendido luchas populares. Pero que no hayan invitado a mi hija María Valencia Gaitán, nieta de Jorge Eliécer Gaitán, quien precisamente propició la idea en el Congreso de la República para que se dispusiera en la Ley de Víctimas el 9 de abril como día nacional de la memoria y la solidaridad con las víctimas, es algo inexplicable”.

A continuación el texto preparado por Gloria Gaitán para el evento:

Homenaje a la Revolución Bolivariana

Cuando ayer, muy conmovida, recibí la invitación de intervenir en esta Jornada Mundial de Solidaridad con la República Bolivariana, pensé que estaba obligada a que mis palabras tuvieran leal concordancia con el pensamiento y las acciones del Libertador Simón Bolívar, del Presidente Hugo Chávez y del líder popular Jorge Eliécer Gaitán.

Fue así como me puse a releer las cartas que desde diciembre de 1998 me escribió el Comandante Chávez, días antes de que por primera vez fuera elegido Presidente.  También repasé lo que me dijo cuando, ya siendo presidente electo – sin aún haberse posesionado como Primer Mandatario -, le rindió honores a mi padre ante su tumba. Allí encontré la orientación que necesitaba para desarrollar estas palabras.

Dijo el Comandante Chávez ante la tumba de mi padre: “A Venezuela le llegó el momento del renacimiento bolivariano y espero que sea un ejemplo para todo el continente latinoamericano”. Y añadió: “Bolívar y Gaitán nos guían”.

Es decir, que no basta rendirle homenajes protocolarios a la Revolución Bolivariana, sino que el mandato de Chávez nos invita a seguir su ejemplo, a retomar idéntica ruta revolucionaria.

Es un mensaje oportuno, en la hora de ahora, porque mucho me temo que Colombia siga buscando enterrar la verdadera huella de quien debería ser ejemplo para su redención, Jorge Eliécer Gaitán, como Bolívar lo ha sido para redimir a nuestra hermana Venezuela. Mucho me temo, digo, que mi padre se haya convertido simplemente en icono inofensivo y no en símbolo de un cambio revolucionario, como debería serlo, si fuéramos fieles a sus objetivos y propósitos de lucha.

Es que nosotros, los neogranadinos, mientras Simón Bolívar nos trazaba la ruta de sustituir el sistema monárquico por una república, gritábamos al unísono: “Viva el Rey, abajo el mal gobierno”, como hoy gritamos “Viva el Presidente, abajo el mal gobierno”.
Mientras Venezuela paría un Sucre, nosotros paríamos un Santander, olvidándonos que ayer expulsamos con insultos al Libertador, gritándole “longanizo”, sobrenombre de un loquito que deambulaba por las calles de Bogotá.

Pero no nos pongamos en la cómoda posición de mirar solo el ayer, del cual nos sentimos equivocadamente lejanos. Miremos el hoy que nos compromete y nos inculpa.

El Presidente de la República fue invitado por los organizadores de la marcha de antier, 9 de abril, a sembrar un “árbol de la memoria” en la misma tierra de las fosas comunes violadas, hoy saqueadas, donde en los días posteriores al asesinato de mi padre habían sido enterrados subrepticiamente los restos de los héroes gaitanistas ignotos, invisibles, marginados, que tuvieron el coraje de levantarse heroicamente aquel 9 de abril de 1948 en intento fallido, pero no menos loable, buscando el derrocamiento del gobierno homicida.
Es que no solamente se ha olvidado y despreciado la memoria de aquellos heroicos mártires: sus restos han sido colocados en bolsas de basura para sustituir sus sagradas tumbas por árboles sembrados por la oligarquía. Y, sin el menor atisbo de vergüenza, se habla indignamente de “bogotazo”, para darle una connotación de vandalismo a esa fecha, despojándola del recuerdo heroico de ese valiente pueblo que se insurreccionó y se sacrificó en aras de derrocar al tirano.

De igual modo, el lugar donde está sembrado el cuerpo de mi padre, envuelto en cada una de las banderas de nuestras patrias latinoamericanas, de pié mirando hacia San Pedro Alejandrino, ahora es escenario de manipulación torticera para transformar al líder popular en inocua figura del establecimiento neo-granadino, disfrazando su memoria con manto inofensivo, integrándolo sin decoro a nuestra historia de vocación santanderista.

Fue en ese lugar sagrado para la historia de Colombia donde – antes de esta situación oprobiosa – el Presidente Chávez dijera el 18 de diciembre de 1998: “Aquí, frente a la tumba de Gaitán, prometo que no renunciaré en la búsqueda de la paz. Basta ya de violencia entre nosotros mismos, ya basta de sangre”

Sé, que si aquella tumba y aquel monumento, donde se encuentra sembrado mi padre, se encontraran en Venezuela – me apena decirlo – no estaría su memoria expuesta al escarnio y el irrespeto. ¡No!. Se unirían los revolucionarios todos para honrarlo y sacarlo de las manos de sus enemigos, rindiéndole el mismo respeto que al Museo Militar donde se encuentra el cuerpo del gran líder de nuestra América, el Presidente Hugo Chávez Frías.

No todo está perdido. He sabido que por voluntad ciudadana, compatriotas venezolanos han tomado la iniciativa de recoger fondos populares para elevar una escultura allí donde el Comandante Chávez le hizo a Jorge Eliécer Gaitán su promesa de lucha por la paz.
Se proponen elevar un monumento que una las figuras de Bolívar, de Chávez y Gaitán porque, desde el más allá, nos invitan a ser fieles a la memoria histórica de nuestros héroes, exigiendo el respeto a la vocación de El Exploratorio, proyectado en memoria del Caudillo del Pueblo, para forjar una cultura que haga posible instaurar en Colombia una Democracia Directa, con carácter participativo y protagónico, que sustituya al régimen burgués de Democracia Representativa, que solo sirve a los intereses del capitalismo, el imperialismo y la oligarquía neogranadina.

Como recuerdo recuerdo de aquella visita histórica del Presidente Chávez a la tumba donde está sembrado mi padre; como expresión de lealtad al juramento que allí hizo el Presidente Chávez; como compromiso de seguir el ejemplo liberador y revolucionario de Bolívar, Chávez y Gaitán, me permito entregarle al pueblo hermano venezolano, por conducto del Señor Embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Colombia, las llaves de la Casa-Museo Jorge Eliécer Gaitán, eje en torno al cual se eleva El Exploratorio, un llavero que tiene una moneda con la efigie de mi padre, invitando por su conducto al futuro Presidente Nicolás Maduro para que inaugure en Bogotá el monumento popular, de iniciativa venezolana, a la memoria de nuestros tres héroes, unidos en un sueño común de hacer de Indoamérica una sola patria, irrevocablemente unida e integrada, no solo económicamente sino, ante todo culturalmente, vocación que por ley tiene El Exploratorio.

Bogotá, abril 11 de 2013.


Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER