Conecta con nosotros

Titulares

América Latina enfrenta un nuevo embate de la Guerra Fría y Colombia juega el papel de Caín en la región: Clara López

Los últimos acontecimientos internacionales que se han desencadenado como consecuencia del caso del excontratista en espionaje de la Agencia de Seguridad de Estados Unidos, Edward Snowden, devela que el mundo está en presencia de una nueva Guerra Fría, en la que América Latina es el centro de la confrontación, sostuvo la presidenta del Polo Democrático Alternativo, Clara López Obregón, durante un foro organizado por la Federación Colombiana de Educadores (Fecode).

Publicado

en

Los últimos acontecimientos internacionales que se han desencadenado como consecuencia del caso del excontratista en espionaje de la Agencia de Seguridad de Estados Unidos, Edward Snowden, devela que el mundo está en presencia de una nueva Guerra Fría, en la que América Latina es el centro de la confrontación, sostuvo la presidenta del Polo Democrático Alternativo, Clara López Obregón, durante un foro organizado por la Federación Colombiana de Educadores (Fecode).

En desarrollo del panel Coyuntura política colombiana en el marco de las relaciones internacionales que organizó Fecode en el Hotel Estelar, López Obregón participó con otros exponentes como el exgobernador de Nariño, Antonio Navarro Wolff; el director del semanario Voz, Carlos Lozano; y los directivos de esa agremiación del magisterio, Luis Alberto Grubert Ibarra, presidente; y Rafael Cuello, secretario general.

La presidenta del Polo hizo un análisis de la coyuntura internacional y el rol que está jugando Colombia en el espectro latinoamericano. Dijo que es evidente que dentro del actual contexto geopolítico se viene dando un pulso entre la política unilateral y hegemónica de Washington por seguir manteniendo su primacía y el proceso de integración latinoamericano en el que se destaca el papel que juegan los países con gobiernos progresistas que le apuestan a mayor soberanía y autonomía.

Si bien dijo que estos gobiernos de buena parte de la región están inmersos en un proceso de ensayo y error que apunta a mejorar las condiciones de vida de los habitantes de sus respectivos países, Colombia, como históricamente ha sucedió, es la excepción.

El gobierno colombiano le sigue apostando a continuar siendo aliado indefectible de Washington, manteniendo un modelo económico neoliberal que está haciendo agua por todas partes, precisó López Obregón.

Mantener a toda costa un modelo económico inequitativo como el colombiano, agregó la dirigente política, tiene unos costos muy grandes en términos humanos, comunitarios y ambientales, pues supone abrir nuevas fuentes de financiación al capital especulativo internacional para lo cual se echa mano en forma desproporcionada y sin ningún recato de los recursos minero energéticos y a las tierras frágiles de la altillanura y de la amazonía para su explotación.

Ello desde luego, generando múltiples consecuencias negativas en las comunidades raizales y campesinas, así como atentando contra los ecosistemas de los territorios, lo cual, afirmó López Obregón, genera graves conflictos sociales como el del Catatumbo.

Este modelo neoliberal que ha profundizado el gobierno de Juan Manuel Santos, requiere para mantenerse, explicó la candidata presidencial, de crecimiento infinito lo que pone en peligro tanto la vida humana como el medio ambiente.

Colombia, Caín de América

En el plano regional, la defensa a ultranza de este esquema económico que solo beneficia al capital transnacional y a sus representantes en el país, ha hecho que Colombia sea vista con desconfianza por sus vecinos y de alguna manera quede asilada de los mecanismos de integración latinoamericana, precisó López Obregón.

Explicó, por ejemplo, que luego de que el gobierno colombiano en apariencia se unió al concierto de naciones del subcontinente para impulsar el Consejo Suramericano de Defensa, un órgano de Unasur que se encarga de perfilar una doctrina al respecto en la región, terminó suscribiendo un acuerdo de cooperación con la OTAN que es un organismo de la Guerra Fría que aún subsiste, cuyo espíritu, según su nuevo rol misional, es consolidarse como una máquina ofensiva bajo la dirección bélica de Estados Unidos.

Pero además criticó la actitud del propio presidente Santos frente a la agresión europea contra el primer mandatario de Bolivia, Evo Morales. Fue “una solidaridad de bajo perfil”, dijo la presidenta del Polo Democrático, y agregó que también fue muy diciente el hecho de que Colombia no participó en la cumbre de presidentes de Unasur en Cochabamba y solo se limitó a enviar una representación diplomática de bajo perfil.

Ello da la medida del grado de compromiso del gobierno colombiano con la integración latinoamericana, más aún cuando la Casa de Nariño le apuesta a la Alianza del Pacífico un club de países comprometidos con el modelo neoliberal, bajo la estricta orientación de Washington que lo que trata es de debilitar a Unsaur, precisó López Obregón.

Tras señalar estos aspectos que dan cuenta de la política internacional del gobierno de Santos, la candidata presidencial del Polo Democrático dijo que es de lamentar que Colombia siga siendo vista como el Caín de Suramérica como en los años 80 en que se puso al lado del Reino Unido en su pretensión de seguir invadiendo las islas Malvinas.

Convergencia política: una responsabilidad y necesidad  de tipo histórico

Finalmente, López Obregón dijo que la defensa de un modelo depredador como el que mantiene el gobierno colombiano y su política internacional de aliado incondicional de Washington se da en medio de un proceso de negociaciones de paz con las Farc que abre un horizonte de esperanza para amplios sectores del país.

Consideró que con la protesta social generalizada en Colombia por los efectos del modelo neoliberal, se está desarrollando simultáneamente una amplia base organizacional con alto grado de concientización que si avanzan y se concretan los acuerdos de paz, no solamente va a crecer sino que se va a afianzar.

En contraste, el establecimiento, dijo, busca por todos los medios ponerle freno a la organización social de base así como sacar el proceso de paz con las Farc con el mínimo costo posible con el objetivo de que sigan ampliándose en Colombia las gabelas para el capital especulativo transnacional.

Por esta razón, puntualizó López Obregón, es una responsabilidad y una necesidad de tipo histórico la que tienen los sectores políticos, sociales, democráticos y alternativos de concretar una gran convergencia que posibilite disputarle con éxito al bipartidismo tradicional del país el poder en las elecciones de 2014 para ofrecerle a los colombianos un cambio de rumbo y de esta manera puedan encauzar su futuro por la senda de la inclusión y la democracia.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER