Conecta con nosotros

Nacional

Apertura unilateral del agro

Por Andrés Espinosa Fenwarth / Portafolio  

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo pretende convertir el proyecto político de integración profunda de la Alianza del Pacífico en la punta de lanza de la apertura unilateral de la agricultura nacional. Después de dos intentos fallidos, enmarcados en la rebaja arancelaria de finales del 2010, que le cuesta al país un billón y medio de pesos en menores aranceles anuales, el Ministerio ahora intenta apurar el ritmo aperturista de la agricultura

Publicado

en

Por Andrés Espinosa Fenwarth / Portafolio  

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo pretende convertir el proyecto político de integración profunda de la Alianza del Pacífico en la punta de lanza de la apertura unilateral de la agricultura nacional. Después de dos intentos fallidos, enmarcados en la rebaja arancelaria de finales del 2010, que le cuesta al país un billón y medio de pesos en menores aranceles anuales, el Ministerio ahora intenta apurar el ritmo aperturista de la agricultura a remolque de los compromisos conseguidos con los miembros de la Alianza del Pacífico, Chile, Perú y México.

El Ministerio procura vender la idea de que la liberalización comercial, perfeccionada al amparo de esta Alianza, sería benéfica para el país. La Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), la institución gremial más antigua del país, fundada en 1872, le ha solicitado infructuosamente al Ministerio que sustente técnicamente las supuestas ventajas económicas de este Acuerdo. La verdad es que no puede hacerlo, pues, en pocas palabras, no hay ganancias.

Colombia tiene una zona de libre comercio con Perú desde 1997, que además de generar un superávit comercial a favor de Colombia, de 705 millones de dólares en el 2012, no puede desgravar los aranceles que están en cero. En cuanto a Chile, nuestro país transformó el Acuerdo de Complementación Económica de 1994 en un TLC en el 2009 que comprende todos los productos agrícolas, el cual se tradujo en un superávit comercial de 1.294 millones de dólares en el 2012. Dada la naturaleza de este TLC, profundo y sin excepciones, no habría provecho alguno con una desgravación arancelaria adicional. Si acaso, lo contrario.

Desde la creación del G-3, en 1994 –que incluía entonces a Venezuela–, México vende mucho y compra poco. En abril del 2011, los dos países implementaron un TLC de última generación que ha procreado el déficit comercial más abultado de un país con acuerdo comercial, calculado por el Dane en 5.315 millones de dólares para el 2012.

Así, durante 18 años, el Acuerdo con México le ha engendrado a Colombia un peligroso déficit comercial. Al eliminar los instrumentos de protección de la agricultura, incluidos el Sistema Andino de Franjas de Precios, los aranceles de la leche y la carne de bovino, como propone el Ministerio de Comercio, empeorarían el déficit comercial y el empleo rural.

La SAC solicita, razonablemente, el cumplimiento de lo acordado en Medellín, en septiembre del 2012 con el viceministro de Comercio, Gabriel Duque y otros funcionarios del Gobierno, ratificado en Lima en febrero pasado, respecto de la exclusión de los productos sensibles del agro de los compromisos de la Alianza del Pacífico.

Como dice el refrán, ¡lentitud en prometer, seguridad en cumplir!

Portafolio, Bogotá, marzo 19 de 2013


Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER