Conecta con nosotros

Nacional

Arroz amargo

Por Eudoro Álvarez  

Desde el Ministerio de Agricultura se ha afirmado que en el TLC con Estados Unidos, el arroz es uno de los cultivos perdedores. La pésima negociación, seguramente es la causa principal de esa aseveración gubernamental.

El desplome de los precios del arroz, que superó ya el 20% del alcanzado en la cosecha de año grande,

Publicado

en

Por Eudoro Álvarez  

Desde el Ministerio de Agricultura se ha afirmado que en el TLC con Estados Unidos, el arroz es uno de los cultivos perdedores. La pésima negociación, seguramente es la causa principal de esa aseveración gubernamental.

El desplome de los precios del arroz, que superó ya el 20% del alcanzado en la cosecha de año grande, parece ser el inicio de un largo viacrucis para los productores nacionales del grano, básico en la alimentación de los colombianos.

El anuncio de las importaciones hecho desde el ministerio correspondiente, es tan solo la concreción de los TLC que se han venido firmando. Las cifras corresponden a las sumas de los contingentes arroceros de 2012 y 2013 que se desprende del TLC con los Estados Unidos y el resto es lo correspondiente al  tratado firmado con la Comunidad Andina de Naciones (CAN), lo cual ya remplaza el 20% de la producción nacional. A esta cifra debe agregarse lo correspondiente al contrabando, flagelo que por más que el gobierno lo minimice, puede estar del tamaño de las importaciones legales.

Mientras los arroceros tiemblan, su gremio nacional calla y  se contenta con la “tajadita” de las utilidades que aspira a compartir con los exportadores gringos, en virtud de su participación de la “Trading Company “, organizada para el efecto. Perversa  o ingenuamente, para el caso  son  graves ambos escenarios; pretenden que con esas utilidades y otros “mejorales” dados por el gobierno, se salvará el cultivo a punta de tecnología, lo cual por lo menos en este caso no es cierto.

No solo es el pésimo tratado referido, sino la política económica en general, dentro de la cual la sobrevaluada tasa de cambio con que se cotiza el peso colombiano frente al dólar norteamericano, es un factor adicional y no de poca monta,  el agregado a la serie de agresiones con que se lesiona el cultivo y demás renglones de la producción rural y urbana sometida a esa destrucción anunciada.

El libre comercio y sus TLC, son una decisión política impulsada por los gobiernos presididos por los partidos políticos que han gobernado a Colombia, incluyendo el de Juan Manuel  Santos. Los productores deben entenderlo; no hacerlo es seguir “bobalicando” y perderse en la búsqueda de  una alternativa de solución que pasa por comprender que no pueden dejar en manos de sus verdugos el destino de su oficio como productores. Es hora de razonar que no hay que confiar  la heredad a quien está  dispuesto a robársela.

eudoroalvarez@gmail.com

6 de diciembre de 2012.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER