Conecta con nosotros

Nacional

Cartagena, una ciudad sin norte

Por David Múnera Cavadía  

A la ciudad “Heroica” le ha faltado una política pública seria, planificada y de largo alcance; los alcaldes elegidos y no elegidos en las últimas décadas no han hecho sino improvisar, digámoslo de mejor manera, chambonear con los dineros de los impuestos que han pagado los cartageneros. Los problemas son múltiples.

Publicado

en

Por David Múnera Cavadía  

A la ciudad “Heroica” le ha faltado una política pública seria, planificada y de largo alcance; los alcaldes elegidos y no elegidos en las últimas décadas no han hecho sino improvisar, digámoslo de mejor manera, chambonear con los dineros de los impuestos que han pagado los cartageneros. Los problemas son múltiples.

En infraestructura, Cartagena sigue como hace más de 50 años, con una sola vía importante por donde se anda el 90% de los pasajeros: la avenida Pedro de Heredia. La prueba de lo anterior es que en los últimos 8 años que se construye Transcaribe el caos es total, situación que persiste, agravada porque 50 años Cartagena era una ciudad de 200 mil habitantes y hoy somos 1.200.000, con una malla vial destrozada y con un crecimiento enorme del parque automotor; la última obra fue la Vía Perimetral, donde se invirtieron miles de millones de pesos e indigna su deterioro.

En salud, la alcaldesa anterior se gastó 25 mil millones de pesos para construir 4 hospitales, los cuales no se hicieron con los lineamientos técnicos y ninguno fue habilitado al entregarlo, hoy funcionan como simples Centros de Salud.

Los gobiernos la única solución que encontraron fue entregárselos al sector privado para su operación, en una ciudad que se convirtió hace muchos años en la creadora del “paseo de la muerte”. Hoy como ayer cientos de miles de cartageneros siguen padeciendo de un pésimo servicio de salud, muy a pesar de que cada año más de 200 mil millones de pesos se aprueban en el Presupuesto Distrital, pero ¿dónde terminan esos dineros?

En educación la situación es cada vez más deplorable; el último informe de la Secretaria al Concejo es que 20 mil niños abandonaron los centros educativos por razones como la pobreza de sus padres, que no tienen con qué enviarlos a las escuelas, o la necesidad de que sus hijos ingresen al mercado laboral convertidos en fuente de ingreso para la familia.

La situación del empleo es deprimente; de las 350 mil personas que tienen ocupación, 214 mil están en la informalidad y carecen de derechos laborales y los formales tienen un trabajo precario a través de intermediación laboral, donde más del 85% perciben menos de 2 salarios mínimos mensuales, con un agravante, la quiebra de la producción nacional y los inmensos privilegios al capital extranjero.

Con este panorama sombrío, lo que uno percibe de los alcaldes es que no se preocupan por resolver estos problemas sociales, sino por el contrario, sus proyecciones están en invertir los miles de millones de pesos del presupuesto en la Playa Piloto, la Avenida Bicentenario (Avenida Santander y la Primera de Bocagrande), el canal de Varadero, el Muelle de Cruceros o el de una Marina sobre la Bahía, obras que pueden ser importantes pero no prioritarias para la inversión pública.

¿Cuándo tendremos un Gobierno distrital que se preocupe por ejecutar un plan de desarrollo que resuelva verdaderamente estos problemas sociales tan graves y al mismo tiempo sea un generador de progreso, donde podamos soñar con una Cartagena de amplias avenidas, buena salud y educación, y principalmente con empleos bien remunerados y con una excelente redistribución del ingreso, para que el índice de Gini no sea del 0,54%?

*Concejal de Cartagena por el Polo Democrático Alternativo.

El Universal, Cartagena, 27 de noviembre 2012


Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER