Conecta con nosotros

Nacional

Chávez: ¿golpista y pro guerrillero?

Por Carlos Bula Camacho

Se dijo de Bolívar y se dirá de Chávez:   “Con el tiempo crecerá vuestra gloria como crecen las sombras cuando el sol declina”.

Cuanto hubiera deseado la oligarquía colombiana, que  en estos momentos no existiera un proceso de paz de por medio.

Publicado

en

Por Carlos Bula Camacho

Se dijo de Bolívar y se dirá de Chávez:   “Con el tiempo crecerá vuestra gloria como crecen las sombras cuando el sol declina”.

Cuanto hubiera deseado la oligarquía colombiana, que  en estos momentos no existiera un proceso de paz de por medio.

Si así fuesen las cosas, el Presidente de la República no hubiese tenido que asistir, a un escenario  propio de una nación soberana e independiente: los funerales del jefe del Estado venezolano, del Presidente Comandante Hugo Rafael Chávez Frías. Además donde se supo combinar la presencia de las multitudes con el más soberbio protocolo digno de los países más avanzados del planeta.  54 delegaciones de alto nivel y 33 jefes de Estado o de gobierno. Para la derecha colombiana-toda la derecha- el dolor y la rabia han sido  intensos. Tener que inclinarse delante del universo entero ante un enemigo que nunca concilió en nada. Ni en su estilo: directo  y contundente. Ni en sus contenidos: democracia popular y soberanía nacional. Ni en sus propósitos: socialismo del siglo XXI.  Ni en sus privilegiados: los pobres Ni ante nadie: y no en forma caprichosa, sino cuando era absolutamente necesario. Sacudió al Presidente del Imperio, al Rey de España, al Sumo Pontífice Romano y por supuesto al sufragáneo presidente de Colombia. Fue por lo demás ejemplo no solo de dignidad sino de pedagogía política: una pelea, en defensa de la patria y del pueblo no se le niega a nadie. Mientras más arriba se encuentre el enemigo más dura debe ser la respuesta. Así también era Bolívar. ¿O no?

La noche de los funerales hubo seguramente  lágrimas en Colombia. Pero no solo por el fallecimiento de Chávez que las hubo y muchas;  sino de ira  e intenso dolor  por tener que reconocer que ahora dependen de Nicolás Maduro, el nuevo líder y presidente venezolano.   Santos lo sabe y lo dijo. Y  Santos solo acierta cuando rectifica.

Chávez arrinconó a la derecha continental y mundial y unió a la democracia y al antiimperialismo. Me refiero a la democracia de verdad. Y no a la meliflua  “democracia” colombiana  que se horroriza cuando le tocan los indebidos intereses a los dueños del establecimiento y que se autocensura para mantener de todas formas unas relaciones, de las cuales se derivan ñapas y limosnas. Es una posición que acepta que se le impongan límites.  Un progresismo pactado.

Comencemos por lo más difícil, o por lo menos por aquellos hechos  con los cuales el falso constitucionalismo y una hipócrita defensa del estado derecho suponen que pueden  generar ventajas en la discusión.

¿Fue Chávez un golpista? Técnicamente sí. Pero eso nada dice.  Apenas la controversia comienza. Porque incluso en la misma izquierda, a veces está ausente la claridad indispensable para pronunciarnos. Para nosotros revolucionarios y demócratas el planteamiento es diferente. En general la izquierda no avala golpes de estado de los militares. Pero tenemos presente el análisis de clase  y las características del régimen adversario, para pronunciarnos en concreto. Por eso nos preguntamos, ¿contra quién fue el levantamiento del 4 de febrero de 1992? Duele inmensamente  que un importante y avanzado  columnista del diario El Tiempo, como Daniel Samper Pizano, introduzca comparaciones inadmisibles. Seguramente por su larga permanencia en España, confunde el Gobierno  Venezolano de Carlos Andrés Pérez, de comprobada corrupción establecida por la juridicidad venezolana, con la República Española, nacida de la más pura esencia de la democracia popular y el pluralismo. Y entonces la acción golpista del generalísimo Francisco Franco  de corte fascista es identificada con un movimiento patriótico como el que dirigió el  Coronel Hugo Chávez.

En cambio, extraordinario el artículo de nuestro escritor William Ospina en El Espectador del mismo domingo 10 de marzo.

Citemos los apartes que la misma publicación destaca:

“Yo dudo que haya habido en Latinoamérica un político, más surgido de la entraña del pueblo, más parecido a las hondas sabidurías, las malicias, las travesuras y las valentías del alma popular”

“Estemos de acuerdo o no con el socialismo del Siglo XXI, el fallecido presidente de Venezuela se hizo un lugar en la historia política del continente.”

Pero además el posicionamiento de acuerdo a los intereses políticos y económicos,  ha sido compartido por los  liberales,  colombianos, (y por la mitad de los conservadores) que aplaudieron el  golpe militar del 13 de junio del General Gustavo Rojas Pinilla, contra el gobierno de Laureano Gómez, técnicamente constitucional.”Golpe de opinión” lo llamó un ex presidente liberal. Los propietarios de  Eñl Tiempo, aplaudieron de rodillas el golpe rojista. Definitivamente la oligarquía tiene muy mala memoria o reitera permanentemente su carencia de principios. Es que cuando se acaba la institucionalidad, no hay nada de constitucionalismo ni de estado de derecho que respetar. Por el contrario. La acción es para restaurar el imperio de la ley y de los derechos humanos. Pero los burgueses del mundo entero son todos iguales. Hay que desenmascarar a los falsarios.

Entonces el levantamiento militar señalado y dirigido por Chávez fue correcto. A lo mejor no fue acertado el juicio previo sobre las posibilidades de éxito, ejercicio político que siempre debe hacerse. Pero no fue una acción improvisada. Diez años antes en 1.982, y como oficial,  había creado el  Movimiento Bolivariano Revolucionario con otros compañeros militares.”No daré tranquilidad a mi alma, hasta no ver rotas las cadenas que oprimen a mi pueblo”, dijo entonces. Juramento muy parecido al del Monte Aventino de Bolívar .Tan justo fue el levantamiento, que años después su autor fue elegido democrática y abrumadoramente como Presidente de la República de Venezuela. Y sigue.

Otro argumento principal contra Chávez: Sus relaciones con la insurgencia colombiana. ¿Las hubo y las hay? Por supuesto y el actual gobierno de Colombia  es consciente y se complace de  las mismas, porque ello le permite avanzar en el proceso de paz con las FARC y en el futuro con el ELN. Pero es completamente distinto la afirmación que se  formula por la derecha, sobre que el territorio venezolano es un “santuario de terroristas”, afirmación que se hace cuando hay rupturas, para utilizar  un organismo multilateral como la OEA,  para exhibiciones de falsedades cartográficas  que no resistieron el más mínimo examen. Por lo menos eso es lo que dice Santos.

¿Por qué esas relaciones? Porque el Gobierno del Presidente Uribe y de su Ministro de Defensa Santos, le querían entregar el territorio colombiano a los  Estados Unidos para preparar una agresión militar contra Venezuela. Se pactó el establecimiento de muchas bases militares de los EE UU en Colombia ¿Calumnias de nuestra parte? Claro que no. Colombia y los Estados Unidos invadieron al Ecuador y el Presidente Uribe declaró no hace mucho, que no hizo lo propio con Venezuela, porque “le faltó tiempo”. El entonces Ministro de Defensa Juan Manuel Santos, escribía todos los días  incendiarios panfletos contra el Gobierno de Venezuela. Tanto es así que cuando Uribe lo iba a nombrar, informó previamente a Chávez este nombramiento, para evitar más contradicciones. Pero Venezuela ni armó a la guerrilla colombiana, ni allí se escondieron sus escuadras, ni los secuestrados  por la FARC los llevaron a Venezuela, para evadir la acción del Estado Colombiano. Lo que se ha registrado en todo tiempo es colaboración para capturar delincuentes. Es más, los gobiernos de Venezuela y de Cuba, han expresado en múltiples oportunidades su desacuerdo con los secuestros y el trato cruel a que han sido sometidos los infortunados  plagiados por la guerrilla, y la invitación a la misma, para que  se adelanten procesos de paz, al considerar que la lucha armada carece de toda justificación en estas circunstancias históricas de la América Latina. Y no vamos a ignorar leyes de la historia y de la política: cuando se tienen enemigos comunes nacen las relaciones. Que no siempre son convenientes.

Sin éxito, el levantamiento militar en 1992; Chávez es llevado a la cárcel. El Presidente  venezolano Rafael Caldera lo indulta en 1994 y  Chávez visita a Cuba, donde Fidel lo recibe jubiloso.  El dirigente cubano, viejo zorro de la política latinoamericana sabía muy bien lo que se venía en este continente. También estuvo en Colombia. Pero aquí la izquierda no se sintió notificada.

El 6 de diciembre de 1998 es elegido Presidente de Venezuela. Promueve una nueva constitución que proclama la República Bolivariana de Venezuela y es reelegido por primera vez en el  2000.

TRES ASUNTOS QUE DEBÍAN RESOLVERSE:   FIDEL, SU ADHESIÓN A BOLIVAR Y EL SOCIALISMO DEL SIGLOXXI

Chávez tenía que resolver antes de iniciar su acción de gobierno tres asuntos:

Primero; era su deber  reconocer el liderazgo  de Fidel Castro  en la América Latina, como precursor de la construcción de un estado soberano y libre. Así lo hizo y sin timideces ni egoísmos. Por el contrario. Ese gesto vino acompañado de una verdadera solidaridad con Cuba. No había dos dirigentes. Solo uno y ese era Fidel. No dividió el campo independentista y soberano, sino que lo unificó. Fidel ha dicho:”Chávez ha sido el mejor amigo de Cuba en toda su historia”.

Segundo; sabía perfectamente que un marxismo demasiado ortodoxo le podría abrir una discusión por su excesivo bolivarismo. Marx en forma equivocada se había expresado de Bolívar en los peores términos en una época de mucha confusión para el genial pensador. ¿Que hizo entonces? No le abrió al marxismo ninguna discusión, sino que potenció el pensamiento bolivariano a niveles superiores. Proclamó la revolución bolivariana como la del pueblo venezolano y latinoamericano, de manera que se supiera, que cualquier desafecto con el pensamiento del libertador  sería entendido  como un desplante a su gobierno. Nadie se atrevió. Le quitó a Bolívar a la derecha y le advirtió a la izquierda que estas  nuevas revoluciones en América latina eran con el pensamiento de Simón Bolívar.

Tercero; cuando Chávez es elegido Presidente de Venezuela el mundo socialista se desploma. La obra de Lenin desaparece y el estado soviético es reemplazado por un régimen mafioso. Juan Pablo II  contribuye a la pulverización  del Pacto de Varsovia, la Europa Centro Oriental gana su autonomía pero se inclina lamentablemente por los Estados Unidos. En China las orientaciones distan mucho de la continuidad del  Estado socialista del Presidente Mao.Y también en él mil veces heroico Vietnam se hacen pactos que imponen parcialidades neoliberales. En Cuba comienzan las reflexiones. Los partidos de la Internacional Socialista en Europa, se someten a la derechización y apoyan como el laborista Inglés la invasión a Irak por parte de los Estados Unidos. En tanto que los partidos  comunistas  no arrancan o retroceden. Europa en su conjunto se encamina a una decadencia reaccionaria. ¿Cómo podía Chávez pensar en un apoyo de la Internacional Socialista si el partido afiliado en Venezuela  a esa organización  mundial, era Acción Democrática el  de Carlos Andrés Pérez?

Chávez se hubiese podido contentar con  la proclamación de una revolución bolivariana, democrática y popular. Pero Chávez sabe que ello no es suficiente. Hay que ofrecerle un destino a la epopeya. Chávez cree en el socialismo y así lo enfatiza. Ubica perfectamente sus discrepancias con el  socialismo real, pasa por encima de las mismas y corre el riesgo. Se quiere llamar como piensa, circunstancia que otros ocultan. Fidel le avaló su socialismo democrático que hoy recoge Maduro y Chávez lo proclama para el presente y el futuro: Socialismo del SigloXXI. Del Movimiento Bolivariano, se pasa a la Quinta República, de allí al Polo Patriótico y finalmente a lo que toca: el PSUV, Partido Socialista Unido de Venezuela, para garantizar las transformaciones y la construcción de un estado socialista. El Socialismo del Siglo XXI no es  evidentemente  marxismo-leninismo. Pero es verdadero socialismo, puesto que desde el punto de vista teórico no hay uno solo. Y tiene el derecho a llamarse como tal, especialmente  después de los estrepitosos y dolorosos acontecimientos ocurridos. Es una de las variantes que existen, puesto que la discusión está abierta y nadie tiene la facultad de expedir los avales correspondientes. En Colombia el dirigente de la Unión Patriótica, Bernardo Jaramillo, intentó  a partir de 1990, explorar nuevos rumbos en la izquierda. El pensamiento de cuatro ideólogos colombianos podría contribuir a nutrir teóricamente esta expresión del Socialismo del Siglo XXI: Gerardo Molina, Antonio García, Orlando Fals Borda y Diego Montaña Cuellar.

Recomendamos tres publicaciones sobre la materia que hoy son objeto de  estudio en nuestra Fundación. En orden cronológico de su edición:

Izquierda y Socialismo en América Latina de julio 2008.Jairo Estrada Álvarez compilador.

Democracia Participación y Socialismo. Bolivia, Ecuador y Venezuela. Octubre 2010 – Mirian Lang compilador.

Y el más contundente: Marx y el Socialismo Hoy. Venezuela y la Revolución Bolivariana. 2011.

Igualmente el reportaje con el Embajador Venezolano en la ONU Jorge Valero, en El Tiempo del domingo 10 de marzo de 2013.Con Yamid Amat.  Dice: “Seguiremos siendo una nación socialista”.

LA REVOLUCION EN EL CAMPO INTERNACIONAL

Resueltos los tres asuntos anteriores la dirigencia venezolana se plantea  un interrogante histórico. ¿Será que este gobierno soberano podrá subsistir solitario en una América Latina subordinada a los intereses imperiales de los Estados Unidos? Claro que no. Se apoyaron los movimientos hermanos. El histrionismo del continente comenzó a lanzar alaridos en defensa de una supuesta y falsa no intervención que debía respetar el nuevo gobierno venezolano. Quienes nunca condenaron el golpe fascista en Chile del General Pinochet y el asesinato del Presidente Democrático Salvador Allende por orden de Nixon y de Kissinger, se sintieron autorizados para “defender” el petróleo venezolano, que según el patrioterismo trasnochado de los cipayos no podía  ser utilizado en acciones de solidaridad. Ellos que en Colombia  han patrocinado la entrega de los recursos naturales a los monopolios transnacionales, resultaban defensores de la nación bolivariana. Así son. Pues no fue así. En poco tiempo el continente amaneció diferente.  Hubo altas y bajas. Correa en el Ecuador. Evo en Bolivia. Dilma Roussef heredera de Lula en el Brasil. Mujica en el Uruguay. En Centroamérica Funes, Ortega,  y Zelaya. En el Paraguay el arzobispo Lugo. En Chile pierde la izquierda, por dejar de ser  izquierda. Zelaya y Lugo son derrocados mediante golpes constitucionales, porque no existen reales partidos revolucionarios y lo de Ollanta Humala en el Perú no funciona completamente. En México hubo un fraude contra López Obrador. En Argentina, su gran aliada, la tierra del Che,  siempre ganan  los Kirchner. Las islas del Caribe anglófono ingresan en masa  a la Revolución Bolivariana. Se  desplazan del dominio de Su Majestad Británica a la compañía del revolucionario socialista .Se trata  de gobiernos que en el tiempo se armonizan con Chávez. Antes, en o después  pero a todos ellos el gobierno venezolano debe hacerles una propuesta. Chávez es el jefe natural de todo  este universo. Es el Congreso anfictiónico convocado por el Libertador en Panamá que se frustró en su época, pero que Chávez lo hizo posible.

Se crea el ALBA en el 2004; son ocho países que disponen de tratados de comercio, bancos e inversiones de 200 millones de petrodólares. Son los países más afines.

En el 2008 se crea UNASUR. Que asocia todos los países de la América del Sur. Es permanente su afirmación de soberanía. Proyecta obras importantes de infraestructura. Trascendental vocería política.

En el 2011 se crea la CELAC que reúne a toda la América a excepción de los Estados Unidos y el Canadá. Se concreta una organización independiente de  los Estados Unidos.

Petrocaribe que es una alianza de 13 países que compran petróleo a precios bajos. Es también una coalición política del Caribe.

Chávez además se proyecta hacia el universo entero. Claro que como es lo correcto en política universal y en el derecho público internacional no interviene  en la política interna de esos estados. Pero sin construir falsedades ni estereotipos.

Pero ha sido permanente su apoyo a los pueblos árabes particularmente al pueblo palestino. Se ha pronunciado contra la intervención del Imperio de los Estados Unidos, de la OTAN y de la Unión Europea en el planeta y por fuera de los permisos  que había que obtener, anteriormente en América Latina ,para disponer de unas relaciones mundiales amplias y con todo el planeta, se lanza, a la promoción mundial de la Revolución Bolivariana.

Con las naciones coincidentes en el rechazo a la hegemonía de los Estados Unidos se aproximan relaciones. Es  lo normal. Pongamos un caso. Con Irán. Durante el gobierno monárquico del Sha, nada democrático por cierto, los Estados Unidos mantenían por razones geopolíticas y petroleras especialmente, unas relaciones con este país de íntima complicidad con la violación de los derechos humanos y las libertades públicas. Pero ahora las cosas cambiaron. Hay un gobierno de características muy particulares, la República Islámica de Irán; entonces resulta pecaminosa toda relación con ese estado. Igual argumento se hizo frente al líder libio Muhamar Gadafi. Cuando Europa y Estados Unidos lo acogieron, después del cambio de rumbo de ese gobierno, los encuentros eran de una inusual fraternidad; toda una parranda. Pero para Chávez le estaba prohibido  entenderse con el dirigente árabe. A los latinoamericanos las relaciones independientes en el campo internacional nos estaban vedadas.  Y así sucesivamente. Con Bielorrusia, con Siria, con el Líbano, con Zimbabue, con China, con Rusia, con la India…

Bajo el comando de Chávez y de los organismos multilaterales correspondientes se realizan conferencias América Latina –Europa y América Latina- África.

Chávez obliga a ese filósofo ocioso llamado Francis Fukuyama a rectificar. No estamos en el fin de la historia. La del nuevo mundo se está iniciando. Algunos de los periódicos de los Estados Unidos afirman que Chávez dejó una Venezuela dividida. Y nosotros nos preguntamos,  ¿Y como están hoy los Estados Unidos?  Además Chávez unificó al pueblo Venezolano y al pueblo Latinoamericano y Caribeño.

CHÁVEZ Y LA DEMOCRACIA

El gobierno de la Revolución Bolivariana y del Socialismo del Siglo XXI, ha sido el que más elecciones ha tenido en 13 años en todo el mundo. Son 14 justas electorales. Las  ha ganado todas, menos una, cuya derrota admitió con rabia: la del refrendo constitucional. Chávez ganó nuevamente las elecciones presidenciales y el partido pro gubernamental triunfó en 20 de los 23 estados

Y sobre la continuidad de Chávez en la Presidencia se argumenta de una manera simple por parte de sus adversarios. Un gobierno revolucionario y democrático, requiere  también de  una continuidad en la persona del líder para poder afianzar el proceso de cambios y de reformas. Son tan profundas las transformaciones que se deben ejecutar que el equipo requiere de una cabeza permanente por un tiempo relativamente largo. Pero para que no se incursione en un gobierno personalista,  porque se pueden cometer abusos, se debe disponer por lo menos de dos instrumentos con los cuales cuenta el gobierno de la revolución bolivariana. De un órgano legislativo, derivado del sufragio universal representativo de las fuerzas políticas y que incluya a la oposición y de un partido mayoritario oficialista  con democracia interna que permita la discusión permanente de las políticas públicas y la corrección de los inevitables errores que se cometen.

Hay un ejemplo que puede ilustrar lo anterior. El dirigente surafricano Nelson Mandela, solo quiso dirigir  la Suráfrica liberada  por un solo periodo. Ello podría hablar muy bien de Mandela. Pero ocurre que retirado del gobierno y del partido dirigente, este exponente de la heroicidad surafricana, el régimen de ese país ha devenido en una verdadera frustración y en un campo de batalla entre sus diferentes fracciones, entre las cuales también se presentan las conciliadoras con el enemigo. 

Chávez nunca ha actuado en forma aislada. Siempre ha contado con un aparato político al cual se ha sometido.

En Venezuela de otra parte no existe el delito de opinión. No hay ni un solo preso político. Y lo que ha querido el gobierno es la democratización de los medios de información y no su concentración en manos  de los monopolios  nacionales y extranjeros.

¿Alguien podría quejarse de falta de garantías en las últimas elecciones presidenciales? Todas las misiones de observación extranjeras confirmaron la imparcialidad del proceso electoral presidencial.

CHÁVEZ, UN MILITAR PATRIOTA

Que cada pueblo da  a luz su propio proceso, es ejemplo  como ningún otro, el gobierno bolivariano y socialista  venezolano. El movimiento bolivariano no tuvo su origen ni en el sector obrero, ni en el campesinado, ni en la intelectualidad, ni en el movimiento estudiantil, ni en ninguno de los clásicos originarios grupos de la izquierda. Fue en un sector de oficiales de uno de los ejércitos más reaccionarios de América Latina. Buscando lejanos parecidos digamos que encontramos similitudes con el grupo de oficiales libres que dirigía el también  Coronel Gamal Abdel  Nasser en Egipto, que inició el proceso de los no alineados y que luego fue traicionado por Anwar El Sadat y el dictador Mubarak. Pero a diferencia de otras expresiones, el Movimiento Bolivariano Revolucionario era un grupo organizado y estudioso. En permanente contacto con el pueblo venezolano  donde se tomaban  decisiones   en forma colectiva.

Este caso nos vuelve a plantear la eterna discusión que hemos tenido en la izquierda sobre la tendencia que a veces se anida entre nosotros de homogenizar a todas las instituciones.

En América Latina hemos  dispuesto de manifestaciones populares en los ejércitos. No muchas pero si muy significativas. Para solo citar algunos casos, mencionemos al movimiento justicialista del General Juan Domingo Perón y de su esposa Evita, de casi un siglo de permanencia en la política argentina. El General Patriota Omar Torrijos en Panamá, que le arrancó el canal a los Estados Unidos y algunas manifestaciones menores en Ecuador, Perú y Bolivia. En Colombia todo resultó mal. Derrocado  el régimen pro falangista de  Laureano Gómez, el general Gustavo Rojas Pinilla, comete, según lo reconoce uno de los más autorizados dirigentes de la izquierda anapista, Jaime Piedrahita, en su libro reciente,  “Colombia una Revolución Siempre Aplazada”, el acto dictatorial de ilegalizar al Partido Comunista. En esas condiciones la desmovilización de  las guerrillas con esa orientación política   resultaba imposible. Derrocado Rojas   ese partido actúa en  forma errónea a continuación. Votar por el candidato del Frente Nacional, Alberto Lleras  en las primeras elecciones de ese contubernio bipartidista en 1958.Lleras Camargo fue representante de la derecha liberal y del imperialismo, conspirador contra el demócrata  de ese mismo partido Alfonso López Pumarejo. Le entregó el gobierno al conservador Mariano Ospina Pérez y con ello se inició la violencia en Colombia. Desde  los círculos palaciegos, se planeo el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, el dirigente popular mas importante que ha tenido Colombia.

Pero volvamos a Venezuela. Chávez no se cierra a su origen. Lo universaliza, la mayor prueba de ello es la escogencia que hace de un dirigente sindical como su sucesor .Ese grupo de patriotas militares  se convierte en el  movimiento popular de toda Venezuela.

LAS GUERRILLAS EN COLOMBIA

La solución pacífica y negociada del conflicto armado en Colombia, es decir, la paz en este país es un asunto que está ubicado en el primer punto del orden del día de toda la América Latina. Por supuesto prioritariamente para los colombianos, pero de interés general continental. En efecto.

Una insurgencia como la colombiana, que ha tenido de alguna manera relaciones con el narcotráfico, lo que resulta inevitable, constituye un riesgo de intervención militar norteamericana en cualquier momento. Para no ir tan lejos recordemos el denominado Plan Colombia  de Pastrana y Clinton y la propuesta de la instalación en Colombia de numerosas bases militares de los Estados Unidos, todo ello con el pretexto de combatir el tráfico de estupefacientes, pero con el propósito real de disponer de su Israel en América Latina. Uribe y Bush.

Resulta entonces necesario que expresemos criterios sobre el asunto de la lucha armada  hoy en Colombia. No se trata solamente de distanciarnos, sino de rechazar esa táctica de lucha. Resulta contraproducente para procesos de apertura democrática. Así de claro.

Como también debe ser muy claro nuestra posición en referencia a los orígenes de la lucha guerrillera en Colombia. La justificamos. Instauradas las dictaduras   en 1946, cerrado el Congreso de la República, elegido un Presidente  sin competencia, cercenadas las libertades democráticas en forma absoluta  no había otro camino. Pero el Partido Liberal en lugar de decretar la insurrección general, acomoda su táctica  a la combinación de todas  las formas de lucha. A esa propuesta se suma el Partido Comunista. Ilegalizado  en el Gobierno Militar, las guerrillas comunistas se fortalecen; lo cual se empata con el triunfo de la revolución Cubana que alientan los sueños de la juventud de toda la América latina. En Colombia  nos encontrábamos bajo el régimen del denominado Frente Nacional, expresión de la oligarquía bipartidista  liberal-conservadora. Por lo menos  aquí con las experiencias vividas y las realidades del momento, se llega a pensar en una victoria insurreccional. Pero la victoria no llega. Caen combatiendo el Padre Camilo Torres y el heroico Comandante Ernesto Che Guevara. Hubiese sido recomendable en aquel entonces realizar una reflexión sobre esta táctica. Pero no se hizo. Los calendarios corren y en la década de los setentas se instauran  dictaduras oprobiosas en muchas naciones del continente, empezando en Chile después del derrocamiento del Presidente Salvador Allende, lo cual argumenta contra la posibilidad de la vía electoral. En Colombia no hubo en la época un golpe militar, pero en cambio  el 19 de abril de 1970 se hizo el más escandaloso fraude en una elección presidencial. A excepción de Nicaragua, las dictaduras se fueron sustituyendo por gobiernos constitucionales a través de diversos procedimientos  diferentes a la lucha armada de las guerrillas revolucionaras .Nuevamente debió imponerse en estas fechas un proceso de reflexión y rectificación. Aquí no se hizo  pero si en el resto del continente.  El desarrollo de la lucha armada en  nuestra nación, los diferentes procesos de paz, el análisis de los que se amnistiaron y los que permanecieron  “en las montañas de Colombia”, no es el objeto de estos comentarios. Pero ha llegado el momento de avanzar hacia la paz estable. Registramos aquí la exitosa y patriótica empresa  del comandante del M-19 Carlos Pizarro.

Y lo que queremos decir, es que el Gobierno de Venezuela es indispensable en este proceso de paz. En  nuestro partido el Polo Democrático Alternativo hemos ratificado una y mil veces nuestro apoyo al proceso de paz actualmente en curso, sin identificar, por supuesto, esta política de principios con un respaldo al gobierno de Santos. Clara López Obregón, la Presidenta del POLO y su candidata presidencial han propuesto la mediación, que las partes sentadas  en La Habana deben considerar.

¡ARRIBA LOS POBRES DEL MUNDO! Y AHORA CON  NICOLÁS MADURO

Tampoco es objeto de este material, el debate sobre los indicadores de la economía venezolana. Ahora en Colombia los economistas neoliberales se sienten autorizados para pontificar sobre  los temas económicos de la hermana República. Cada quien  presenta los datos que le convienen en la discusión, para sus interesadas conclusiones y sobre asuntos que poco conocen. Eso sí, hasta los más enconados enemigos de la Revolución Bolivariana,  tienen que reconocer el trabajo del gobierno chavista por los pobres. Claro que afirman que debió ser mayor. Denuestan de esa preocupación gubernamental, pero no reconocen completamente el esfuerzo.

Nosotros solo queremos presentar los datos del Banco Mundial, que no es una institución afecta al gobierno bolivariano. Todo lo contrario.

Sobre la pobreza en Venezuela (la rica Venezuela): En 1996 era del 70%. En el 2009 (solo en tres años) se disminuyó al 24 %.

Sobre la pobreza extrema. En 1996 era del 40%.En el 2009 se disminuyó al 5%.

El 14 de abril Venezuela debe votar por Nicolás Maduro. Nosotros también. No solo es el sucesor de Chávez, sino también el continuador de su obra. El discípulo que mejor interpretó el pensamiento chavista. El pueblo Venezolano lo necesita. América Latina también. Pero nosotros los colombianos de una manera especial requerimos de esa victoria. Desde el Polo Democrático Alternativo, así lo deseamos.

Bogotá, 13 de marzo de 2013.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER