Conecta con nosotros

Nacional

Colombia y su participación en la industria “olímpica”

Por José Arlex Arias Arias   

El deporte, como las danzas, los cantos y las tradiciones, son algunas de las muchas manifestaciones ancestrales, componentes de la cultura que caracterizan a las Naciones y les dan un toque de distinción en el ámbito universal. Por eso desde la antigüedad, año 776 antes de Cristo,

Publicado

en

Por José Arlex Arias Arias   

El deporte, como las danzas, los cantos y las tradiciones, son algunas de las muchas manifestaciones ancestrales, componentes de la cultura que caracterizan a las Naciones y les dan un toque de distinción en el ámbito universal. Por eso desde la antigüedad, año 776 antes de Cristo,

en la ciudad de Olímpica en Grecia, nació la denominada competencia olímpica, basada en la combinación del deporte, la danza, las tradiciones culturales y la religión. “Esta olimpiada tiene una época moderna con los juegos de Atenas, también en Grecia, en el año de 1896 bajo la dirección del Barón de Coubertin, quien convocó a 14 países con los cuales creó el primer Comité Olímpico Internacional (COI). Desde ese entonces se compite cada 4 años, con contadas excepciones (I y II Guerra Mundial)” –Wikipendia-. En Londres finalizaron los XXX Juegos Olímpicos, constituyéndose en la primera en ser sede tres veces: 1908, 1948 y este año. Es bueno resaltar que en 1900 le dieron participación a la mujer.

Así como se han desarrollado las industrias de las danzas y el baile, el canto y los artistas, son convertidas en mercancías las tradiciones, e incluso hacen negocios con muchas religiones y dogmas de fe, de la misma forma se fomenta una fuerte industria del deporte, que crea todo tipo de asimetrías en la competición Olímpica y echa por la borda los famosos principios del Barón de Coubertin, porque no se compite por unir los lazos de los pueblos sino por alcanzar el más alto grado de eficiencia, vender un producto y demostrar el poderío. Es que el deporte también lleva consigo todos los elementos utilizados para transformar las materias primas, el ser humano, en una mercancía. A esa materia prima se le selecciona, le inducen valor agregado -entrenamiento de alto rendimiento-, se le “ideoligiza” y luego venden al mejor postor -derecho deportivo-. Allí nacen las grandes transnacionales del deporte, que pasan por encima de los valores humanos -incluso con suministro de sustancias para incrementar el rendimiento- con el objetivo de sacar la mayor productividad. Pero además colocan la tecnología de punta al servicio del deporte, tanto en el acondicionamiento de los escenarios, como en la vestimenta y los aditamentos utilizados por los deportistas. Con estos factores se desequilibra la balanza entre los competidores.

No en balde podemos decir que en la medida en que una Nación se transforma en potencia o vive momentos de declive, de manera proporcional es su rendimiento en estos Olímpicos Modernos. Estados Unidos mantuvo una gran hegemonía y confrontación directa con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas hasta cuando ésta se fraccionó y dejó a los norteamericanos como la primera potencia mundial, luego pierde en los juegos de Beijing 2008 cuando China obtiene 51 triunfos absolutos contra 36 medallas de oro de los gringos, rivalidad que es la que se confrontó en estos juegos. Todo coincide con la geopolítica mundial, una China que se convierte en gran potencia, mientras los Estados Unidos sufren una profunda crisis tanto en su territorio como en sus neo colonias.

En ese panorama es que compite nuestra subdesarrollada Colombia, que si bien cumplió el mejor papel de todos sus Olímpicos, son resultados más producto de los grandes esfuerzos de los deportistas, compatriotas que ven en el deporte la posibilidad de labrarse un camino distinto al de las penurias y la miseria que les ha correspondido a la mayoría, pero que siempre tienen que saltar los obstáculos de la falta de planeación deportiva, la corrupción y el despilfarro de los presupuestos en las Instituciones del Deporte -con muy escasas excepciones- que malgastan y se rapan los dineros en: burocracia, contratos de asesorías, financiación de equipos profesionales que son Sociedades Anónimas privadas que poco o nada le aportan a la región y todo tipo de artimañas; sin embargo, vemos a los deportistas haciendo campañas de finanzas para poder competir. Mientras no se tome en serio el Deporte, entrelazando la planificación desde el núcleo base de los colegios y las universidades, todas nuestras generaciones se perderán y sólo aparecerán resultados esporádicos por el empuje de nuestros deportistas. Enhorabuena para los medallistas de: oro: Mariana Pajón; plata: Rigoberto Urán, Oscar Figueroa, y Catherine Ibargüen; bronce: Yuri Alvear, Oscar Muñoz, Jackeline Rentería y Carlos Mario Oquendo.

¡Que gurrupleta: el periodista que le preguntó a Catherine Ibargüen, ¿cuénteme, quién es su machucante oficial? Está pintado el periodismo morboso que quieren imponer

arlexariasarias@hotmail.com

13 de agosto de 2012.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER