Conecta con nosotros

Nacional

Cuidado con las GSS, antes EPS

Por José Rafael Espinel Páez*  


Cuando en los noventa explicamos que la Ley 100 no era conveniente, pues convertía la salud en un negocio (menos salud igual a mayor ganancia para las EPS), se nos  increpó diciendo que no era cierto, que la empresa privada era más eficiente que la públicay no era corrupta.

Publicado

en

Por José Rafael Espinel Páez*  


Cuando en los noventa explicamos que la Ley 100 no era conveniente, pues convertía la salud en un negocio (menos salud igual a mayor ganancia para las EPS), se nos  increpó diciendo que no era cierto, que la empresa privada era más eficiente que la públicay no era corrupta.

Después de dos décadas, el desastre es de gran magnitud: hospitales en quiebra, paseos de la muerte, corrupción privada con campos de golf y excentricidades a cargo de los dueños de las EPS (Ver http://bit.ly/19eYkZC).Hoy es evidente que el sistema está a punto de colapsar.

Todos piden a gritos una reforma. El problema es que nuevamente nos quieren dar la misma pócima pero en envase diferente. Dicho coloquialmente, nos cambian la música pero conservan la misma letra. Por ejemplo, el presidente Juan Manuel Santos afirmó que con la actual reforma se acabarán las EPS. El ministro de Salud Alejandro Gaviria hace coro: “La reforma no privatiza los recursos, los recursos son públicos y lo seguirán siendo”(Ver http://bit.ly/XmfJeC).El numeral h del artículo 27 de la reforma señala:“Funciones de los Gestores de Servicios de Salud: Auditar las facturas por servicios prestados, realizar el reconocimiento de los montosa pagar y ordenar los giros directos desde Salud-Mía a los Prestadores de Servicios de Salud que hacen parte de la Red de Prestadores de Servicios de Salud y proveedores de medicamentos y dispositivos médicos”(Ver  http://bit.ly/Yneo53).  El ratón  cuidando el queso.

¿Qué toca hacer? Con mucha paciencia explicarle a la gente que el meollo del problema radica en la privatización de la salud y demás servicios públicoscon un criterioque los concibe como negocio. Para los privatizadores todo negocio debe generar utilidades. Lo hacíanlas EPS y ahora, con la reforma, las llamadasGestores de Servicios de Salud, GSS. Cuantos más clientes –nombre que se les da a los enfermos–más ganan.Por eso hoy en Colombia, no se cuenta con una política pública en  prevención.

Recordemos que el Congreso en la época de Uribe hundió el referendo que defendía el agua como un derecho fundamental. Así suene macabro, menos agua potableimplica más enfermos y más dinero para el negocio.

La bancada oficialista del Congreso es casila misma del cuatrienio anterior. La única diferencia es que la manguala de hoy escomandada por Juan Manuel Santos. Fue la bancada que el pasado 5 de junio aprobó en Comisiones Primeras de Cámara y Senado el  Proyecto de Ley Estatutaria de Reforma a la Salud, que deja intacta la ganancia que las EPS o GSS reciben por enfermo, ganancia denominada ‘incentivo’. Al mono, así lo vistan de seda, mono se queda.

Para darles más utilidades a los dueños del negocio, la reforma pretende acabar con la tutela. Como lo señalara el senador Jorge Enrique Robledo Castillo: “Es evidente que a este gobierno le molesta la tutela. Lo que resulta más molesto es que no lo dicen abiertamente” (Verhttp://bit.ly/14BfLww).

Afortunadamente, hay muchas cosas a favor. Crece  el descontento entre la población, y varios sectores ven la necesidad de unirse para defender sus intereses. Nombremos solo algunos casos: 1) La gigantesca concentración en Bucaramanga para defender el páramo de Santurbán,2) la unidad de amplios sectores en La Guajira para oponerse a la desviación del río Ranchería, 3) el paro cafetero nacional, 4) la marcha de paperos contra las importaciones, 5) la lucha de empresarios contra el TLC con Corea y6) los zapateros grandes y pequeños contra el libre comercio del calzado, entre muchos otros.

También es bueno mencionar la lucha pacífica del movimiento estudiantil, aglutinado en la MANE, por una cultura nacional, científica y democrática, movimiento que logró detener la reforma a la educación superior. Y la movilización en contra de la reforma a la Justicia ytambiénel destacado contingente de valientes congresistas de la oposición, que  no se venden ni se amilanan por el hecho de estar en minoría.

Los resultados  están a la vista y son inmensos los daños causados a la población por el actual modelo neoliberal implantado por el capital financiero.  Es importante profundizar la discusión que se está dando en el país en torno a una “reforma estructural y profunda de la salud”, pero debemos estar alertas y no permitir que prosperen las trampas, martingalas, mentiras  y engaños del gobierno.

De tal manera que   podamos unir y movilizar a la población en torno a un modelo de salud,  que sin volver al pasado, aprendiendo de sistemas como los de Alemania y Canadá, finalmente logremos que el agua y la salud se presten cobrando todos los costos, a quienes los puedan pagar, pero sin ganancia, y por fin logremos que la salud sea verdaderamente un derecho fundamental para los colombianos.

jrespinelp@gmail.com

*Presidente de organizaciones sociales del Polo Democrático de Cundinamarca

13 de junio de 2013.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER