Conecta con nosotros

Nacional

Dos saetas contra la unidad del Polo

Por Ivan Manuel Pizarro  

Con mucho entusiasmo notamos a nuestros amigos del Partido Comunista del Valle enviando correos que invitan a un evento el 14 de abril de la Marcha Patriótica, capítulo Valle, previo al evento nacional que definirá sus estructuras entre el 21 y 23 de abril.

Felicitaciones a los organizadores de esta nueva “propuesta de unidad” que surge en Colombia, propuesta que como sus documentos lo definen se convertirá en un movimiento social y político, y que por sus características parece renacer lo que hace más de veinte años trató de constituirse como la Unión Patriótica, movimiento masacrado por la barbarie de la burguesía colombiana y el apoyo del Departamento de Estado norteamericano.

Publicado

en

Por Ivan Manuel Pizarro  

Con mucho entusiasmo notamos a nuestros amigos del Partido Comunista del Valle enviando correos que invitan a un evento el 14 de abril de la Marcha Patriótica, capítulo Valle, previo al evento nacional que definirá sus estructuras entre el 21 y 23 de abril.

Felicitaciones a los organizadores de esta nueva “propuesta de unidad” que surge en Colombia, propuesta que como sus documentos lo definen se convertirá en un movimiento social y político, y que por sus características parece renacer lo que hace más de veinte años trató de constituirse como la Unión Patriótica, movimiento masacrado por la barbarie de la burguesía colombiana y el apoyo del Departamento de Estado norteamericano.

Pero, estas felicitaciones no se pueden extender al Partido Comunista, seccional Valle, quienes en las mesas de dirección del Polo Democrático, no solamente muestran poca iniciativa y permanecen muy callados como ocurrió en el reciente foro donde participó el ex candidato presidencial Carlos Gaviria Díaz; a muchos nos dio la impresión que el representante del PCC no encontraba argumentos y de verdad se lo notaba bastante incómodo.

Situación por demás comprensible. No es fácil decirse defensores de un proyecto político unitario, reclamarse entre sus fundadores, haberse peleado algunas de sus curules y puestos de dirección y ahora cual conserje infiel, ese o esa que no se atreven a dar el salto, luego del reencuentro con sus viejos camaradas, con las fuerzas que por múltiples razones tuvieron alejamientos, reclamar también un puesto de nuevos fundadores, aspirar a los nuevos organismos de dirección y pretender jugar en una especie de bigamia política. Precio muy alto el que pueden estar pagando los compañeros del PCC ahora que su debate interno se ha hecho público en las páginas del POLO. (Ver la carta a la dirección nacional desde Europa)

A propósito de su invitación compañeros PCC Valle del Cauca, solamente hasta ahora ¿“renace la movilización social”? , no les parece que afirmar esto suena a mesianismo, además de sectarismo, y entonces las luchas de todas las fuerzas sociales, en algunas de las cuales ustedes no han estado, y todas las movilizaciones donde también han estado ustedes y todos los demás en los últimos y todos los tiempos, a qué clase de movilizaciones obedecen?

Es una amarga realidad que a buena parte de la izquierda en Colombia le faltan siglos de madurez para entender qué es ser realmente unitaria. Todos quieren la unidad, pero solamente si se construye en torno a los principios ideológicos, políticos y organizativos de quien lanza la propuesta. Esta parte de la izquierda no cede.

Pero sin ser totalmente fatalistas, hay un ejemplo evidente que cuando se quiere, con responsabilidad frente a la historia y frente al pueblo, también se pueden construir alternativas reales, eso fue en su comienzo el Polo Democrático Alternativo, todas y todos los colombianos: progresistas, democráticos y aún buena parte de los revolucionarios creímos haber dado un gran paso al frente en el 2005, nos sentimos orgullosos de nuestro avance en las presidenciales del 2006, sufrimos los errores de algunos de nuestros mandatarios y legisladores, pero aspirábamos fortalecer el eje principal de este nuevo Polo, de frente con las necesidades de movilización social, corrigiendo el estrecho carácter electoral del que otros, con alguna razón nos acusan.

Pero faltó que las dificultades se volvieran evidentes, al punto de no garantizar sostener curules para que muchos candidatos, de profesión algunos, emigraran a buscar otros avales o como en el caso del ahora alcalde de Bogotá salieran a formar su nuevo proyecto, “Los progresistas”, proyecto que en algunos aspectos se acerca a la unidad nacional del gobierno, un dardo que acertó contra la unidad del Polo, porque fue formado por ahora ex polistas. ¿Habrá posibilidades de futuros acuerdos? Si ello ocurre, quién tratará de imponer condiciones?

Y el segundo dardo lo lanzan desde la otra orilla, organizaciones consecuentes con la izquierda revolucionaria, aquella que ha sido relativamente respetuosa con el Polo, pero que tampoco acepta en la práctica las alianzas con quienes especialmente se autodenominan de izquierda democrática, a veces los dogmas y el mal manejo de las aplicaciones ideológicas solamente permiten convocar y muy poco acordar. “La Marcha Patriótica” que en sí misma no atenta contra el Polo, aunque las fuerzas que desde adentro del Polo aceptan construir este nuevo proyecto político, evidentemente si se convierten en dardos contra la unidad interna del PDA.

El Polo Democrático Alternativo, requiere definiciones prontas y precisas, sin ambigüedades diría el maestro Carlos Gaviria, todo el colectivo debe saber con quienes contamos y si las melancolías de otros tiempos, impulsan a algunos sectores a fortalecer propuestas hegemónicas, con unos conceptos de democracia que en la práctica pugnan con las del ideario de unidad, con la declaración de principios y con los estatutos del Polo, pensemos que los divorcios siguen estando de moda, y en las relaciones modernas un divorcio en sí mismo no necesariamente implica una enemistad.

Finalmente, dejo constancia del reconocimiento que todas las organizaciones deben a todas las fuerzas que luchan por un cambio, aunque en el fondo muchas de esas organizaciones no hayan aprendido a dejar las pugnas intestinas. Sigamos avanzando en la discusión, así hayan cien propuestas unitarias, quizás algún día, con humildad revolucionaria encontremos la horizontalidad que a veces solamente se reconoce en los discursos públicos.

Abril de 2012.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER