Conecta con nosotros

Titulares

Douglas Velásquez era uribista, pero decidió irse con Clara López

Por Virginia Mayer / Kienyke.com   

El boyacense Douglas Velásquez, redactor del Código de Minas y exdirector de la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones, anuncia que no logró compaginar con el ideal uribista, ni mucho menos con aquellos que lo representan y por estas razones se unió a la lista al senado del Polo Democrático.

Este académico bohemio y liberal, fanático del arte y la cocina, que al sonreír traduce la sensibilidad social de un discurso pausado y sencillo, habla así:

Publicado

en

Por Virginia Mayer / Kienyke.com   

El boyacense Douglas Velásquez, redactor del Código de Minas y exdirector de la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones, anuncia que no logró compaginar con el ideal uribista, ni mucho menos con aquellos que lo representan y por estas razones se unió a la lista al senado del Polo Democrático.

Este académico bohemio y liberal, fanático del arte y la cocina, que al sonreír traduce la sensibilidad social de un discurso pausado y sencillo, habla así:

¿Dónde nació?

En Tunja, Boyacá, la tierra donde nacieron y crecieron mis bisabuelos y en la cual además de tener una pequeña finca que vine a heredar de ellos, tendré por siempre mis más profundos sentimientos por ser la tierra que me vio nacer.

¿Qué le ha dejado su experiencia como servidor público?

Como redactor del Código de Minas pude entender la problemática del pequeño minero colombiano, pudiendo visualizar con claridad el abandono por parte del Estado, al que se ha visto sometido aún hasta la fecha de hoy. La solución no está en perseguir al pequeño minero amparando a las multinacionales sino en apoyarlo, tecnificarlo y darle los elementos para que concilie su labor como minero con la problemática actual respecto del daño al medio ambiente que genera la industria minera. No podemos echarle la culpa al pequeño minero cuando quienes más se lucran son las grandes empresas multinacionales.

¿Usted que fue director de la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones, puede decirme cómo evitar que se me caigan las llamadas?

Otra de mis preocupaciones son los 42 millones de usuarios de telefonía celular que pagan excesivas tarifas por un servicio pobre y deficiente. Creo que hay que poner en cintura a las empresas del sector, generarles más cargas y obligaciones y, por supuesto, resarcir al usuario afectado por el mal servicio. Así como imponer multas que de verdad le duelan a los operadores. Lastimosamente, en este caso, solo con sangre la letra les va a entrar.

Ahora sí, siendo usted miembro de un programa de investigación de la universidad de Harvard e investigador de nuevas tecnologías invitado por la Universidad de Dundee en Escocia, y siendo reconocido como el representante académico e intelectual del uribismo, ¿por qué decidió no acompañar al expresidente Uribe en su proyecto político?

En realidad hubo puntos ideológicos y programáticos irreconciliables, específicamente en relación con el proceso de paz. Estoy firmemente convencido de que hay que luchar a toda costa para lograr acabar con el conflicto que vive nuestro país hace décadas. Este planteamiento, lastimosamente, no es de buen recibo en el uribismo. Por otra parte creo que hay que meterle mucha sensibilidad social al tema agrario y muy especialmente al tema minero amparando al pequeño minero de las multinacionales que ejercen presiones en el Senado para salvaguardar sus intereses.El país necesita algo más de equidad. Necesitamos redirigir los intereses políticos hacia las personas menos favorecidas.

¿Por qué terminó en el Polo?

Cuando anuncié mi salida del uribismo sentí que para ese momento tenía fuertes deseos de trabajar por los ideales que había formado y estructurado a lo largo de mi vida, sin embargo, en ese momento me encontraba sin ningún tipo de afiliación política. Un amigo en común organizó un desayuno en el cual pude reencontrarme con mi gran amiga y compañera de Harvard, Clara López. Al conversar con ella pude darme cuenta de la afinidad ideológica y académica que nos unía. Siendo sincero, cuando hablé con ella en ese desayuno me sentí mucho más cerca de su forma de ver y entender el país de lo que llegué a compaginar con la visión uribista del mismo.

¿Usted se considera un hombre de izquierda, o de derecha?

Yo soy un liberal de centro venido de la izquierda. Empezaré por contarle que hace 50 años pertenecí al MOIR como “Pega carteles”, más adelante lo hice para el MRL. Mi decisión de retiro del uribismo es  de coherencia política conmigo mismo y ante muchos hechos donde me hicieron sentir que sobraba en el uribismo, pero también entendí que la política no empieza ni termina solo allí como lo creen algunos.

¿Para dónde va el proceso de paz?

No hay que negar que el proceso de paz tiene el factor positivo de haber logrado sentar a las partes durante un año a discutir una agenda, con todas las estratagemas que una negociación de estas tiene. No estoy de acuerdo en desandar el camino  andado. Me parece que Santos ha exagerado la nota al llevar las negociaciones  a espaldas del país, con anuncios y comunicados de ambas partes que ha generado desconfianza y especulación.

La paz requiere de una gran convergencia democrática que posibilite concretar transparentemente un acuerdo que sea aceptado por la mayoría de los ciudadanos. Clara López representa una gran alternativa para terminar las negociaciones de paz con sinceridad, confianza del país y desinterés personal.

La entrevista llega a su fin pues, hacia las 5 de la tarde, Velásquez, aún tiene un par de reuniones a las que asistir. Produce un poco de pena dejar su apartamento que se asemeja a un museo. No quedó tiempo para observar las obras de arte que decoran su sala. Se despide sonriendo y promete, algún día, cocinar para nosotros y demostrarnos que es cierto lo que dice de sí mismo, que es maravilloso en la cocina.

Kienyke.com.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER