Conecta con nosotros

Nacionales

En Washington ya miran al embajador Urrutia por caso de baldíos

Semana.com  

‘The Wall Street Journal’ dice que un problema de tierra “implica” al diplomático Carlos Urrutia.

Hasta ahora no ha trascendido si el caso de las tierras baldías de las que se beneficiaron las empresas Riopaila y Cargill en el llano profundo es tema de conversación en la embajada de Colombia en Washington. De lo que no hay duda es de que  ya es un asunto de dominio público en la capital de Estados Unidos. En efecto, el influyente diario The Wall Street Journal abordó recientemente el tema en el que está involucrado el embajador Carlos Urrutia.

Publicado

en

Semana.com  

‘The Wall Street Journal’ dice que un problema de tierra “implica” al diplomático Carlos Urrutia.

Hasta ahora no ha trascendido si el caso de las tierras baldías de las que se beneficiaron las empresas Riopaila y Cargill en el llano profundo es tema de conversación en la embajada de Colombia en Washington. De lo que no hay duda es de que  ya es un asunto de dominio público en la capital de Estados Unidos. En efecto, el influyente diario The Wall Street Journal abordó recientemente el tema en el que está involucrado el embajador Carlos Urrutia.

El diario, en su artículo titulado ‘Negocios en tierras colombianas bajo escrutinio’, hace un extenso relato del tema y asegura que “el escándalo implica también al embajador de Colombia en Washington, Carlos Urrutia, amigo personal del presidente Santos y exsocio y director del bufete de abogados de Bogotá que lleva su nombre y que asesoró a Cargill y Riopaila en sus compras de tierras”.

El rotativo se refirió a una respuesta que el embajador le envió al senador del Polo Democrático Alternativo (PDA) Jorge Robledo, en el que no da explicaciones -como le pedía el congresista- de su presunta injerencia en ese negocio.

La publicación se da en momentos en que en Colombia se conoció una carta que le envió recientemente el senador del Polo a la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, en la que le dice que el embajador “viola la ley” al negarse a contestar un cuestionario sobre el negocio de Riopaila.

“El pasado 21 de junio le solicité al embajador Carlos Urrutia ciertas explicaciones sobre los casos de Cargill y Riopaila, empresas que, con la asesoría de Brigard & Urrutia, se apropiaron ilegalmente de más de 80.000 hectáreas de las tierras de reforma agraria que el Estado les entregó a varios campesinos en Vichada. Dicha asesoría se hizo en los años en los que el doctor Urrutia era el principal accionista de la firma de abogados, por lo que su obligación es darle una explicación al país”, dice la misiva.

Robledo va más allá y le dice a la ministra que, según la ley, “los senadores y representantes pueden solicitar cualquier informe a los funcionarios autorizados para expedirlo, en ejercicio del control que corresponde adelantar al Congreso. En los cinco días siguientes se deberá proceder a su cumplimiento”. Dicho término se cumplió el pasado 28 de junio sin que el embajador cumpliera con su deber legal, por lo que el doctor Urrutia está violando el ordenamiento jurídico colombiano”.

El congresista, quien seguramente guarda la esperanza de ‘tumbar’ al embajador, le pide a Holguín que sobre la presunta violación de normas de su funcionario diplomático tome medidas urgentes sobre el alto funcionario por aparecer en las denuncias de adquisición de tierras baldías en ese departamento.

El embajador contestó. Pero no lo hizo como quería el senador. En una escueta misiva, el representante diplomático asegura que el cuestionario que envió Robledo nada tiene que ver con las funciones que él desempeña en la embajada y manifestó que no es accionista de la firma de abogados Brigard & Urrutia ni tiene un cargo en la misma, por lo tanto, no puede “asumir su vocería, ni referirse a asuntos profesionales”.

Urrutia le dice a Robledo que sobre sus inquietudes sobre los negocios de compra-venta de tierras en Vichada, “las empresas interesadas se han pronunciado en el sentido de que las transacciones a las que usted alude fueron lícitas y se hicieron con base en tesis jurídicas con plenos fundamentos legales”.

Si bien el embajador elude las preguntas que Robledo le ha extendido bajo la tesis que él no es socio de la firma de abogados, que a su vez constituyó empresas para la compra de tierras en Vichada, sí sale en defensa de la legalidad de un negocio que hoy por hoy es duramente cuestionado.

En conversación con Semana.com, Robledo asegura que Urrutia no contesta a sus cuestionamientos y prácticamente “se zafa”. Robledo dice que “da dos argumentos ‘chimbos’, como se dice coloquialmente. Es evidente que la calidad moral de un embajador debe estar apegada a la ley. Este es un problema para la ministra porque ella es la que lo nombró y ella es la que lo está sosteniendo en el cargo. Voy a citar a debate en el Congreso en la plenaria y en la comisión”.

“¿Cuál es la coronita que tiene en el embajador para que lo sostengan contra la evidencia?” termina preguntándose Robledo.

Semana.com.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER