Conecta con nosotros

Nacional

Juntos, solo para la foto

Por Fernando Cibeira / Página/12

Desde Cartagena de Indias  

El presidente Barack Obama aguantó a pie firme los discursos, pero al mismo tiempo no cedió posiciones y señaló que sobre Malvinas, Estados Unidos es neutral y quiere mantener buenas relaciones con Argentina y Gran Bretaña.

“Te olvidaste de Malvinas”, confesó, un poco riéndose, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, que Cristina Kirchner le recriminó luego de su discurso en la sesión inaugural de la Cumbre de las Américas.

Publicado

en

Por Fernando Cibeira / Página/12

Desde Cartagena de Indias  

El presidente Barack Obama aguantó a pie firme los discursos, pero al mismo tiempo no cedió posiciones y señaló que sobre Malvinas, Estados Unidos es neutral y quiere mantener buenas relaciones con Argentina y Gran Bretaña.

“Te olvidaste de Malvinas”, confesó, un poco riéndose, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, que Cristina Kirchner le recriminó luego de su discurso en la sesión inaugural de la Cumbre de las Américas. Fue ante una pregunta directa en la conferencia de prensa final sobre ese dialoguito que habían registrado las cámaras. Santos intentó inventar alguna respuesta en el momento, pero al final terminó confesando esa conversación de la intimidad de los presidentes. Como se esperaba, la cumbre cerró ayer al mediodía sin documento final por la falta de consenso. “¿Quién iba a pensar que aquí iba a haber algún acuerdo sobre Malvinas o sobre Cuba?”, se preguntó, extrañamente, Santos. Barack Obama se declaró “neutral” sobre la controversia por el archipiélago y dijo que quiere mantener las “buenas relaciones” tanto con Argentina como con Gran Bretaña.

Cristina Kirchner se había ido ya de Cartagena. Se subió al vehículo oficial que la transportó al aeropuerto directamente desde el Centro de Convenciones minutos después de la foto oficial, protegiéndose con un paraguas del inclemente sol caribeño. En la televisión colombiana insistían en que se había ido enojada por la falta de consenso en la cuestión Malvinas y repetían la escena de ese diálogo casi al oído que ambos presidentes habían mantenido el sábado luego del mensaje de Santos en la apertura. El colombiano iba saludando a los presidentes a medida que se dirigía de vuelta a su asiento, pero CFK no sólo lo saludó, sino que le dijo algo, a lo que Santos respondió haciendo un gesto con la mano como explicando que era algo que se podía conversar más tarde.

La última de las cinco preguntas realizadas durante la conferencia de prensa ofrecida por Santos como cierre del evento fue específicamente sobre Cristina Kirchner: si se había retirado antes enojada y si en ese diálogo le había hablado de las Malvinas. “Me despedí de ella luego de la fotografía. Me había avisado que tenía unos problemas allá en la Argentina”, sostuvo Santos, que explicó que el trato con la Presidenta había tenido el tono de “afecto y amistad” acostumbrado. Por cierto, en la delegación argentina se sabía desde ayer que muy probablemente CFK decidiera irse temprano, luego de la imagen oficial. Agregaban que no sólo no se había ido enojada, sino que estaba muy satisfecha por el respaldo conseguido por la cuestión Malvinas. Incluso, comentaban que en ese saludo final Santos le adelantó que en el discurso con las conclusiones de la cumbre resaltaría lo que se había hablado de Malvinas. “Sobre la cuestión de las islas Malvinas, todos los participantes en la cumbre han consignado sus posiciones de consenso en declaraciones emanadas de la Organización de Estados Americanos. En esta oportunidad, el debate tuvo lugar sin modificar dichos acuerdos y la gran mayoría de los países hizo un llamado para la solución pacífica de esta controversia”, puntualizó Santos ante el resto de los presidentes.

No es infrecuente que CFK se vuelva antes del cierre de una cumbre. No fue la única tampoco. El presidente de Perú, Ollanta Humala, se fue el sábado a la noche. Hubo algunos que ni siquiera viajaron, como el ecuatoriano Rafael Correa (anunció una semana antes que no participaría de la cumbre, justamente por la falta de consenso por Cuba y Malvinas), el venezolano Hugo Chávez (por motivos de salud) y el nicaragüense Daniel Ortega (también por el veto a Cuba).

Respecto del dialoguito, a Santos lo tomó de sorpresa la pregunta y trató de inventar alguna respuesta en el momento. Quiso explicar que tenía el logo oficial del colibrí en la mano y se lo había querido dar a Cristina Kirchner, pero desistió y al final contó la verdad. “Te olvidaste de Malvinas”, reveló Santos, que se puso un poco colorado por la confesión y se rió. Sin declaración

Hasta último momento, Santos y su canciller, María Angela Holguín, intentaron que la cumbre terminara con una declaración, aunque más no fuera sobre los cinco puntos “originales” de la convocatoria, que tenían que ver con cuestiones tales como infraestructura, seguridad ciudadana, acceso a la tecnología y demás cuestiones. Pero como en estas cumbres las decisiones deben tomarse por unanimidad y no por mayoría, no lo consiguieron. Estos puntos generales salieron entonces como “mandatos” de la cumbre en los que se deberá avanzar hasta la próxima cita.

El presidente colombiano destacó que no hubiera temas vedados. Por cierto, Barack Obama se mantuvo los dos días, estoico, escuchando los discursos de los más de los treinta participantes de la cumbre. “Es la primera vez que un presidente de Estados Unidos permanece prácticamente todo el tiempo de la cumbre sentado, escuchando todos los planteamientos de todos los países, así fueran los más disímiles, los más cuestionables o incompatibles”, se sorprendió el presidente de México, Felipe Calderón.

La paciencia de Obama alcanzó para escuchar todos los discursos, pero no para transigir sobre Cuba, el principal punto de discordia. Ya terminada la cumbre y luego de una reunión bilateral con Santos, el jefe de la Casa Blanca respondió una vez más sobre la cuestión. Se declaró un “ferviente creyente de los principios” que están en la Carta Democrática Interamericana y apuntó que espera ver una “transición” de Cuba. “Quiero que el pueblo de Cuba se integre en el continente, que sus ciudadanos se expresen, que puedan criticar a sus líderes”, comentó Obama.

El tercer punto controvertido de la cumbre lo trajeron los países de Centroamérica, con Guatemala a la cabeza, que plantearon la despenalización del consumo de droga. Ante la negativa previa de Obama a avanzar en ese camino, la cuestión se fue diluyendo durante la cumbre. Finalmente, se acordó encomendarle a la OEA un estudio sobre la lucha contra las drogas y que recomiende los caminos a seguir en el tema.

Luego de que la caravana que transportaba a Obama saliera hacia el aeropuerto, pasadas las 19, Cartagena de Indias comenzó a retomar su normalidad. Se corrieron las vallas que bloqueaban el centro histórico y los turistas volvían a poblar sus calles. La próxima Cumbre de las Américas será en Panamá, en 2015. Mucho tiempo en términos políticos. Será interesante comprobar cuáles de estas controversias seguirán vigentes.

Página/12, Buenos Aires, abril 16 de 2012.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER