Conecta con nosotros

Nacional

La desamparada economía campesina

Por Eudoro Álvarez  

“Esas gentes me honran con sus labios, pero su corazón está lejos de mi”

Mientras en los discursos, proyectos de ley y demás manifestaciones públicas se proclama como una especie de mimada de gobernantes y políticos, la economía campesina continua debilitándose y ello es una causal de que la seguridad alimentaria

Publicado

en

Por Eudoro Álvarez  

“Esas gentes me honran con sus labios, pero su corazón está lejos de mi”

Mientras en los discursos, proyectos de ley y demás manifestaciones públicas se proclama como una especie de mimada de gobernantes y políticos, la economía campesina continua debilitándose y ello es una causal de que la seguridad alimentaria de Colombia se halle progresivamente en campos de agricultores extranjeros cuando en los nuestros solo van quedando los veteranos, pues los jóvenes se desgranan hacia los centros urbanos en busca de otras oportunidades.

La lógica económica de los campesinos difiere de la de los empresarios rurales; en  una,  solo se remunera el Trabajo, en la otra,  debe hacerse con Trabajo,  Capital y Tierra. Cuando para una los bajos precios se reflejan en más “apretones de cinturón”, para la otra significan ruina y abandono de la actividad. Paradójicamente la fortaleza de la economía campesina estriba en su debilidad.

El 29 de diciembre, el Comité Básico del Mercado Campesino del Meta, celebró su certamen 26; cifra sin antecedentes en   la historia gremial de nuestro departamento y ciudad capital. Un grupo de organizaciones campesinas se han echado al hombro esa tarea y no han dejado que les quede grande.

Importantes aliados han surgido en el curso del esfuerzo; la Unillanos con su sección de proyección social y la cámara de comercio de Villavicencio, han devenido en los apoyos claves de este emprendimiento; entidades internacionales como el PNUD y organizaciones como ASCUN, DUPERLY-eventos, han contribuido para que la idea no se marchite. Especial significado tiene la decisión del gobierno municipal del Calvario, al ligarse institucionalmente al proceso de los mercados campesinos.

La gobernación del Meta y la alcaldía de Villavicencio han brillado por su ausencia; sus puertas han estado “cerradas y trancadas por dentro”, contrastando con entidades,  quizá con menos obligaciones institucionales en el ámbito de la ruralidad territorial; más bien parece que su inactividad ha estado encaminada a machucar el proceso en su etapa inicial.

En los respectivos planes de desarrollo aparece – hasta ahora solo figura – lo de la comercialización, como instrumento de política pública para con la economía campesina, pero los hechos demuestran que sigue siendo tarea pendiente para los parlanchines del desarrollo rural, quienes con las simples teorizaciones creen cumplido su deber como funcionarios públicos.

eudoroalvarez@gmail.com

Enero 14 de 2013.


Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER