Conecta con nosotros

Titulares

La desinformación de María Jimena

Por Carlos Naranjo*  

He leído con mucho cuidado y preocupación la última columna periodística de María Jimena Duzán, titulada por ella La Oposición de Robledo (Revista SemanaNo. 1630, del 29 de julio, página 38). Mi preocupación mayor se debe a que no logro desentrañar bien si es que María Jimena está mal informada o es que quiere desinformar.

Prefiero creer que es lo primero. Una periodista de larga trayectoria como María Jimena, con acceso a las mejores fuentes y amiga de los políticos y dirigentes

Publicado

en

Por Carlos Naranjo*  

He leído con mucho cuidado y preocupación la última columna periodística de María Jimena Duzán, titulada por ella La Oposición de Robledo (Revista SemanaNo. 1630, del 29 de julio, página 38). Mi preocupación mayor se debe a que no logro desentrañar bien si es que María Jimena está mal informada o es que quiere desinformar.

Prefiero creer que es lo primero. Una periodista de larga trayectoria como María Jimena, con acceso a las mejores fuentes y amiga de los políticos y dirigentes

de más influencia en nuestro país, no puede caer fácilmente en tantos errores e inexactitudes como las que pergeña en la mencionada columna.

Pero confiemos en que es falta de información. Recordemos entonces algunos hechos:

1. En su Primer Congreso (el de fundación, en el año 2006), El Polo Democrático Alternativo aprobó su Ideario de Unidad, por unanimidad, y en él apareció una clara posición sobre el conflicto armado interno: “La solución del conflicto armado interno en Colombia debe ser política y no militar. Por ello, en lugar de la guerra y la violencia las partes en conflicto deben acudir a diálogos y negociaciones en busca de acuerdos de paz” (Polo Democrático Alternativo, Estatutos e Ideario de Unidad, pág. 45, Bogotá, 2007). Esta posición fue ratificada en el II Congreso. E igual sucedió en nuestro III Congreso, a finales del año pasado, ya sin la presencia de Petro, Navarro, Avellaneda, Jorge Guevara, los comunistas y los partidarios de la Marcha Patriótica pues estaban por fuera del Polo por razones muy diferentes “a la retorcida tesis de que se han vuelto santistas porque han salido a apoyar el proceso de paz”, como señala María Jimena. La realidad es que una cosa no va necesariamente con la otra. No necesita escarbar mucho para encontrar que muchos colombianos apoyamos el proceso de paz sin ser partidarios de Juan Manuel Santos.

2. Hábilmente, la periodista empieza alabando al senador Jorge Robledo, pero bien pronto le da vuelta a la tuerca. Para ello dice cosas como que “El Polo de hoy es muy distinto al Polo pluralista de antaño, por el que muchos votamos. Ha echado a todos los congresistas que piensan distinto del Moir, y se ha vuelto un partido tremendamente sectario… Hace poco acaban de expulsar a los comunistas y a los partidarios de la Marcha Patriótica con la retorcida tesis de que se han vuelto santistas porque han salido a apoyar el proceso de paz”. Repitamos una vez más: Petro y sus amigos, entre ellos Antonio Navarro, Luis Carlos Avellaneda y Jorge Guevara, se fueron por su propia decisión, pues una amplia mayoría del Comité Ejecutivo Nacional del Polo no les aceptó la exigencia de que Petro fuera presidente del Partido yporque quiso imponer un acuerdo de colaboración con el gobierno de Juan Manuel Santos, con quien se reunió sin aprobación del Polo, algo bastante confirmado con el paso del tiempo. “…Los comunistas y los partidarios de la Marcha Patriótica” salieron por hacer doble militancia al impulsar la organización y conformación de un nuevo proyecto político, lo cual va contra las normas estatutarias del Partido. No fue porque hayan “salido a apoyar el proceso de paz”, pues, como lo dije antes, ese punto está aprobado por unanimidad desde el nacimiento mismo del Polo.

“Es decir, Robledo, ese gran congresista al que tanto admiramos, ha terminado por coincidir con Uribe en su oposición al proceso de paz”. En muchas entrevistas, en muchos programas de radio y televisión, en bastantes pronunciamientos y declaraciones de los dirigentes del Polo, empezando por los de nuestra candidata presidencial, Clara López, hemos dejado patentes nuestras discrepancias con Uribe Vélez, durante sus gobiernos y después de ellos, y una es precisamente su oportunista posición contra el proceso de paz. Al contrario, hemos dicho reiteradamente que con Juan Manuel Santos el proceso de paz es una coincidencia importante y que hacemos votos para que llegue a feliz término.

María Jimena dice que preocupados por el umbral en las próximas elecciones, los del Polo han vuelto a llamar (?) a muchos de los que habían echado. Pero que,”sin embargo, esta `invitación´ a la unidad de la izquierda ha estado marcada por la arrogancia: quienes quieran participar de esta unidad no podrán apoyar el proceso de paz que se adelanta en La Habana porque eso significa apoyar la elección de santos”. Son dos cosas distintas, ya lo hemos aclarado antes. Se puede apoyar el proceso de paz que se adelanta en La Habana sin necesidad de apoyar a Santos, su reelección o la prórroga de su periodo. Esa es la posición del Polo. ¿No puede entender María Jimena una posición así?

3. La columna que comentamos está de principio a fin dedicada a expresar los temores que María Jimena tiene por la suerte de la izquierda. ¿A cuál izquierda se refiere? No le queda claro. Sea como sea, ella dice: “Veo con buenos ojos el proyecto que se está abriendo paso en el Congreso, que le da la posibilidad a las minorías que tengan menos de un 10 por ciento de representación en el Congreso lanzar listas en coalición para las elecciones de 2014.La gran paradoja es que al único que no le gusta esta propuesta es al Polo de Robledo, quien ve en esta idea una marrulla entre los demás movimientos de izquierda y el santismo para restarle poder a él”. Hábilmente, repito, con ingenio y maña, la periodista le da vuelta a la tuerca para dejar en el lector la idea que “ese gran congresista al que tanto admiramos”, es el culpable de todos los males de la izquierda. A María Jimena se le olvida, porque debe saberlo, que el Polo es un Partido de tendencias, más de diez en la actualidad, todas representadas en un Comité Ejecutivo Nacional de 31 miembros, que toman sus decisiones mediante votaciones democráticas. Ese Comité Ejecutivo Nacional está presidido por la doctora Clara López Obregón. Y ese Comité aprobó en su última reunión con 22 votos a favor, uno en contra y una abstención,la posición oficial del Polo: no estamos con ese proyecto de ley porque viola normas arraigadas de la democracia: no se cambian las reglas en medio del juego. Pero es más, no se necesita que ese proyecto sea aprobado para que se den diferentes coaliciones. Las últimas noticias de prensa así lo indican: Petristas (Progresistas) y Verdes están conversando en firme para ir juntos a las próximas elecciones. Y por ahí quedan otras personerías que pueden servir (aclaremos que la del Polo ha sido vetada varias veces por algunos de los más importantes y fervorosos amantes de la unidad de la izquierda),o, en su defecto, queda la opción de inscribirse por firmas.

4. María Jimena termina su columna señalando que después de votar varias veces por Jorge Robledo, “porque creo que es un congresista estudioso que siempre está atento a denunciar los atropellos y abusos de los gobiernos”, ahora la separa de él “su arrogancia a la hora de construir… que le recuerda a esa izquierda ortodoxa y caníbal de los setenta, más interesada en acabar con sus copartidarios que en construir una izquierda moderna”. Primero, quisiéramos saber qué entiende María Jimena por izquierda moderna. Segundo, si arrogancia es defender a capa y espada lo que se ha construido con el Polo, sus programas, sus principios, sus dirigentes mismos, máxima expresión de los cuales es Clara López Obregón, tenga la absoluta seguridad que muchos colombianos nos quedamos con ese calificativo. Tercero. cuando quiera atacar al Polo y a algunos de sus dirigentes, recuerde un sabio apotegma: “Si alguien me estafa una vez, la culpa es de él. Pero si me vuelve a estafar, la culpa es mía”. Cuarto, no se preocupe por el Polo, hay Polo para rato; no tenemos angustias mediáticas y tampoco necesitamos convertirnos en una agencia de avales, donde unos llegan,se hacen elegir y salen a acomodarse según sus conveniencias personales. Y quinto, no por último menos importante, es bueno darle un consejo a la reconocida periodista: ¡Infórmese bien!

*Vicepresidente de Organización del Polo Democrático Alternativo.

Bogotá.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER