Conecta con nosotros

Nacional

La economía en índices negativos

Por Eduardo Sarmiento Palacio  

A finales del año pasado señale como el elevado crecimiento de la economía no era sostenible. En marzo anuncié que la burbuja había empezado a desinflarse y se vería acentuada por la profundización de la crisis mundial por conducto de las exportaciones industriales y los precios de los productos básicos.

Publicado

en

Por Eduardo Sarmiento Palacio  

A finales del año pasado señale como el elevado crecimiento de la economía no era sostenible. En marzo anuncié que la burbuja había empezado a desinflarse y se vería acentuada por la profundización de la crisis mundial por conducto de las exportaciones industriales y los precios de los productos básicos.

En mayo anuncie que el producto nacional había entrado en franca recaída.

Ahora, la información de las cuentas nacionales reporta un rápido deterioro de la economía. Luego de crecer 6%, en el primer trimestre el producto nacional aumentó 4.7%. Más dicientes son las cifras sectoriales; la agricultura descendió 0.4%, la industria creció apenas 0.6% y la construcción bajo 0.6%. Las únicas fuentes de expansión son la minería y los servicios. Lo grave es que la información más reciente revela que la economía está entrando en un estado generalizado de índices negativos. La primera en ingresar a la fila fue la industria que descendió 0.9% en marzo y 1.7% en abril, y en este último mes la siguieron el comercio con baja de 2.4%, la licencias de construcción de 20%, las exportaciones industriales de 9% y el consumo de energía de 0.1%.

Los hechos se han encargado de confirmar que el buen desempeño de la economía no era más que la burbuja de la inversión extranjera. El ingreso de divisas ocasionó una revaluación del tipo de cambio y una ampliación del déficit en cuenta corriente, que a su vez, se manifestaron en el disparó de las cotizaciones de las acciones, el crédito y los precios de la vivienda. Se configuró un perfil de desarrollo que no pasa la prueba de consistencia. La producción se concentra en la minería y servicios, a tiempo que la mayor parte del consumo de bienes industriales y agrícolas se adquiere en el exterior. Así, las exportaciones y los servicios crecían muy encima del PIB, impulsados por la revaluación, alzas de los preciso de la vivienda y explosión del crédito, que no podían mantenerse indefinidamente. Si bien la caída fue precipitada por el alza de interés y la contracción de la inversión publica en infraestructura, tarde o temprano tenia que suceder.

Como lo advertí repetidamente, el área mas vulnerable de la economía es la balanza de pagos. En cierta manera replica en muchos aspectos de las economías periféricas de Europa. Debido al TLC, la revaluación del tipo de cambio y ahora la crisis mundial, la economía colombiana esta en desventaja estructural con los socios comerciales. Las importaciones de bienes y servicios exceden las exportaciones en 4% del PIB. Si se tiene en cuenta que las exportaciones están representadas por un componente creciente de las importaciones de materias primas y elevados precios de los productos básicos, el desajuste de las cuentas externas adquiere grandes dimensiones. De hecho, constituye un serio impedimento para enfrentar el quiebre del orden económico internacional.

No será fácil entender y remediar las nuevas condiciones nacionales y mundiales mientras se considere que la economía opera dentro de fundamentos sólidos en que el elevado crecimiento de un periodo se refuerza y se replica en el siguiente y es inmune a las condiciones externas. Lo primero que debe reconocerse es que el país está montado sobre una burbuja en que las exuberancias de un momento son el preludio de debacles, y basta un choque externo para que el castillo se venga abajo. La resistencia de las autoridades económicas a aceptar esta realidad condujo a los errores de política y predicción del primer trimestre y ahora amenaza con replicarlos. De nuevo se equivocan cuando dicen que la economía crecerá 4.5% en el presente año. El producto nacional continuara declinando en los próximos meses y en el año avanzará menos de 3.5%.

El Espectador, Bogotá, junio 24 de 2012.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER