Conecta con nosotros

Nacional

La labor partidista pre electoral

Por Julio César Mancera-Acosta*  

En esta coyuntura política es dable que nos pensemos en la labor partidista, que de cara a la contienda electoral del 2014, se nos viene encima. Y voy a hacerlo exponiendo sólo tres breves planteamientos: lo que tiene que ver con las alianzas, las realidades poblacionales y por último,

Publicado

en

Por Julio César Mancera-Acosta*  

En esta coyuntura política es dable que nos pensemos en la labor partidista, que de cara a la contienda electoral del 2014, se nos viene encima. Y voy a hacerlo exponiendo sólo tres breves planteamientos: lo que tiene que ver con las alianzas, las realidades poblacionales y por último,

la razón de ser de esta Secretaría en la labor del partido.

En primer lugar quiero resaltar un tema del que hemos venido hablando en las últimas semanas, y no lo hago por repetir lo que ya se ha dicho, sino porque repetir lo que es importante es fortalecer nuestro proyecto social y político, ese proyecto que la gente del común y la opinión pública, reconocen como Polo Democrático Alternativo.

El Polo debe ser el líder de una gran convergencia, de una serie de alianzas y cercanías con todo lo que represente la izquierda democrática y más allá, como lo han expresado nuestra presidenta y nuestros Congresistas; pero en una coalición política, nuestros aliados deben hacer un claro deslinde con aquello que es contrario al Polo.

Alianzas sí, pero después de unirnos no puede haber una sola voz que apoye desde nuestra campaña, las políticas degradantes que ponen por encima de nuestros campesinos, a los grandes terratenientes, sean estos embajadores o transnacionales; no puede haber una sola voz que apoye las consecuencias de los tratados de libre comercio, por encima de la producción nacional y de nuestros trabajadores; no puede haber una sola voz, que sea cómplice de las oscuras acciones legales que culminen, no sólo con la pérdida física del territorio nacional y con el irrespeto a nuestra soberanía, que además dejan sin su sustento histórico y de gran importancia de la identidad cultural ancestral a nuestros grupos raizales en San Andrés.

No puede haber una sola voz, que tras el engaño de la falsa moral y la defensa del estatus quo, apoye la vulneración del derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo o a la población LGBTI a ser sujetos que accedan al pleno goce de sus derechos; no puede haber una sola voz que se levante a defender gobiernos en los que se asesinan líderes sindicales, líderes campesinos o activistas de Derechos Humanos, mientras se minimiza la labor de la oficina de DDHH de la ONU en Colombia. No puede haber una sola voz en favor de privatizar la educación y de deteriorar la calidad de los programas académicos; no puede haber una sola voz, que con su actitud tácita o explícita pertenezca a la unidad de un gobierno que permite a la mega-minería acabar con los pobres mineros desprotegidos, mientras además destroza el medio ambiente y la tierra de la que se alimenta nuestro pueblo…

No señores, alianzas sí, pero que nuestros aliados no vayan a salir a pedir prórrogas para el gobierno de Santos o que salgan a marchar al lado del presidente en momentos que usa los diálogos de paz como caballo de campaña, como si no tuviéramos candidata a la Presidencia.

¡No, nuestros aliados no sólo deben ser dignos, también deben parecerlo!

Lo dije en una reunión reciente, la nuestra puede ser una alianza que parezca la unión de peces con elefantes, que tienen en común el agua, y que se encuentran en el río cuando hay abundancia o que mueren juntos cuando el cauce del río está seco; y nos aliamos porque tenemos cosas vitales en común, pero no nos aliamos ni con el cocodrilo, ni con el que envenena el agua.

De otro parte, y hablando en particular de los temas poblacionales, las subsecretarías locales, la secretaría poblacional del Distrito y cada Secretaría a nivel departamental y municipal tienen labores organizativas y programáticas fundamentales. Afortunadamente nuestro partido tiene una estructura que trabaja de la base hacia arriba y así es como debe funcionar la Secretaría Nacional de Poblaciones. Los subsecretarios locales y municipales deben identificar una lidereza o un líder de cada grupo poblacional. En Bogotá tenemos la fortuna de tener cerca de 100.000 Afrocolombianos, 2.000 Raizales, más de 600 personas del pueblo Rrom, 87 pueblos indígenas con presencia de cerca de 16.000 personas y un 11 % de habitantes de la población LGBTI, según las estadísticas del Dane, del observatorio de culturas y de los datos que maneja la Secretaría de Gobierno; así que identificar una o más personas por grupo poblacional que estén dispuestos a trabajar con el Polo o que ya lo estén haciendo, va a ser muy fácil. En el resto del país contamos con  dos o más grupos poblacionales según la región.

Pero esa labor de identificación la hace cada subsecretario y en cada localidad y en cada municipio, se identifican las problemáticas a tratar; esas que el trabajo con la Secretaría Nacional de Poblaciones, deben quedar plasmadas en propuestas programáticas para el Plan de gobierno y posterior Plan Nacional de Desarrollo de nuestra Presidenta de la República.

Pero aquí lo importante es la identificación de ese líder o lidereza, que son quienes van a multiplicar el trabajo, que van a identificar grupos focales y futuros votantes y que van a tener la labor de concienciar a esas personas de la importancia de inscribir la cédula para acceder al derecho al voto.

Y aquí viene el último punto, y con esto busco finalizar, compañeras y compañeros. ¿Cómo vamos a convencer a las personas que no son Polistas, a los que se fueron a votar en otras toldas y a los nuevos votantes, de que somos de los mismos? ¿Cómo los convencemos de votar por el Polo?…¿Cómo los convencemos de que ellos y nosotros somos Peces y Elefantes en busca de un bien común?

Nuestro trabajo no es de los grandes medios de comunicación o el de la feria de repartición de tejas y cemento, ni mucho menos el de la intimidación y la violencia…¡No! El nuestro es el voz a voz, el puerta a puerta y ese es el primer paso; no les vamos a hablar desde la comodidad que da la ostentación del poder que durante  200 años ha oprimido al pueblo Colombiano, sino desde la voz de la oposición, de esa que lucha por construir otra sociedad posible, desde la vivencialidad de la marginación, de la lucha, de la indiferencia, de la persecución, de la muerte.

Todas y todos los que militamos en el Polo, tenemos tanto o más en común de lo que puedan tener los que han ostentado el poder por décadas. Estas mujeres y estos hombres de la dirigencia venimos de procesos tan duros como el maltrato por parte de los agentes de estado, o el exterminio de las alternativas políticas de izquierda; algunos nos hemos convertido en activistas porque a nuestros pares y a nosotros mismos se nos han desconocido nuestros derechos y hemos pagado el precio incluso con sangre…los que menos, han sufrido persecución política que afecta su salud física y mental, su buen nombre y la tranquilidad de sus familias.

Eso que la ultraderecha, los grandes conglomerados económicos y los partidos tradicionales anquilosados en el poder, hacen con los líderes y liderezas del Polo, es lo que 200 años de gobiernos de derecha han hecho con el pueblo Colombiano, pero multiplicado por millones de momentos de dolor y de impiedad, que han convertido a Colombia en el país más inequitativo de la región.

Y somos de los mismos y así lo sentimos y se lo tenemos que recordar a esos posibles votantes que van a convertir al Polo en la fuerza que va a disputarle a la oligarquía nacional, la presidencia en el 2014.

Todavía recuerdo cuando era Asesor de Proyectos Metropolitanos del Distrito, como vi a la compañera Clara López atendiendo las víctimas del desplazamiento y de la violencia nacional, que eran re-victimizadas por el gobierno Uribe, con el abandono y el desprecio, cuando el gobierno del Polo, se dedicó a sacarlas adelante en esas jornadas en el parque Tercer Milenio…¡Porque sentimos su dolor como propio!…Recuerdo también cómo vi correr a Clarita angustiada, cual adolescente, por salvaguardar la integridad física de los estudiantes de la Universidad Nacional, cuando el fascismo y la represión de un gobierno innombrable penetró en cabeza del presidente el recinto académico, para perseguir niños y jóvenes que protestaban por justas causas, como la que ahora en cabeza de la MANE lideran nuestros estudiantes; esos, que a veces el sistema, quiere coger de chivos expiatorios para enmascarar las porquerías que los gobiernos neoliberales vienen haciendo con nuestro pueblo.

Así como el régimen Santista quiso tomar de chivo expiatorio al Senador Robledo para culparlo de los desórdenes durante las jornadas de protesta campesina en el País. Pero nosotros sí sabemos quienes son los instigadores y los creadores de la violencia en esas marchas…son esos mismos apátridas que llevan 200 años de gobiernos que permiten el robo de tierras, el arrinconamiento y desconocimiento de la cultura ancestral de nuestras comunidades indígenas, de nuestros negros, de nuestros niños y niñas; de esos que salen a rasgarse las vestiduras  cuando una juez valiente enfrenta todo un sistema y le llama matrimonio a las uniones de parejas del mismo sexo, que se aman, que pagan impuestos y que respetan la ley; esos que tardaron ciento cincuenta años para reconocer los derechos ciudadanos de las mujeres…esos que mientras el gobierno del Polo en Bogotá, mostraba la cifra del 94% de la población afro sabiendo leer y escribir, presentaban un vergonzoso 71% de analfabetismo de la población negra a nivel nacional.

Esos que hacían matar campesinas y campesinos en nombre de sus partidos, mientras se repartían el poder, las tierras y las riquezas, durante la primera mitad del siglo XX…los mismos que durante los últimos 12 años han generado más desplazados por la violencia que lo que se habían registrado en toda la historia de nuestro País!

El voz a voz, compañeras y compañeros; el convencimiento de que estamos en el lado correcto del espectro político y la promesa que un gobierno del Polo en Colombia no va a permitir que en la más dolorosa impunidad, se repitan cuadros de dolor como los que han padecido las víctimas de las más de 1.900 masacres cometidas desde 1980 y que con llanto en los ojos y vergüenza ajena, puede uno leer en el reciente Informe General del Centro Nacional de Memoria Histórica.

¡Ese voz a voz, es el que nos permite identificarnos con el grueso del pueblo colombiano!

Así que a conseguir votantes sí, pero con el convencimiento de que podemos decirles con la frente en alto, porque hay que votar y votar por el POLO DEMOCRÁTICO ALTERNATIVO.

*Secretario Nacional Poblacional Polo Democrático Alternativo.

29 de julio de 2013.


Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER