Conecta con nosotros

Titulares

“Por la paz sí, por la reelección no”: Germán Navas

Por Luis Fernando García Forero / Ola Política

El representante a la Cámara German Navas Talero es uno de los congresistas más respetados dentro de la corporación. No tiene pelos en la lengua para decir lo que piensa, y a eso se le suma que es uno de los más conocedores del manejo legislativo del Congreso.

Representa del Polo Democrático en la Cámara e integra la Comisión Primera, y la de Paz. Como representante de Bogotá, es de los pocos que conquista su curul con un nutrido voto de opinión. Ha sido leal a su electorado y Se ufana

Publicado

en

Por Luis Fernando García Forero / Ola Política

El representante a la Cámara German Navas Talero es uno de los congresistas más respetados dentro de la corporación. No tiene pelos en la lengua para decir lo que piensa, y a eso se le suma que es uno de los más conocedores del manejo legislativo del Congreso.

Representa del Polo Democrático en la Cámara e integra la Comisión Primera, y la de Paz. Como representante de Bogotá, es de los pocos que conquista su curul con un nutrido voto de opinión. Ha sido leal a su electorado y Se ufana

de decir que es muy poco lo que gasta para alcanzar los votos que lo llevan a la Cámara.

Jurista, catedrático y periodista, el país lo ha conocido por sus programas televisivos en temas que circundan el mundo del derecho. Asume posiciones radicales y en defensa de las gentes vulnerables, pero sobre todo es un congresista que se la sigue jugando por respaldar y apoyar la paz en el país.   

OP: ¿Cómo ve al Congreso?

GN: El Congreso en este periodo no tiene curules sino reclinatorios. La representación al elector la olvidaron y aprendieron mucho de la capacidad de defensa del gobierno y la nómina.

OP: ¿Qué elementos justifican esa afirmación?

GN: No he visto ningún control político al sistema. Si hubiese sido lo contrario, no habría pasado la reforma a la justicia. Tampoco hubiera pasado la reforma tributaria, no hubieran hundido el proyecto que considera a la salud como un derecho fundamental, tampoco hubiera pasado algo tan aberrante como el Fuero Penal Militar. Ellos hacen lo que el gobierno les diga.

OP: ¿A qué obedece eso?

GN: Al afán de conseguir burocracia para ser reelegidos. Entienden que si llegan a pelear con el dueño de la nómina, se debilitan. Es triste pero es cierto. Ellos saben que colocando fichas consiguen votos.

OP: ¿Impera el régimen presidencialista?

GN: ¡Claro! El Congreso no es más que la institución que, como un notario,  autentica la voluntad del presidente.

OP: ¿Cómo ve al Polo Democrático Alternativo?

GN: El partido tuvo sus problemas y ya los solucionó. Los que nos quedamos en la colectividad estamos haciendo un frente común para defender la candidatura de Clara López a la Presidencia de la República, con Jorge Robledo a la cabeza de la lista a Senado para la próxima legislatura. La gente nos cree, ha entendido que fuimos víctimas de un engaño, que estaba Petro en el partido, pero sabe  muy bien que estamos dispuestos a cumplir nuestras promesas y fundamentalmente a ser en el Congreso una voz de protesta y no una voz de complacencia.

OP: ¿Le hizo daño al Polo el alcalde Samuel Moreno Rojas?

GN: Fue una conducta que le hizo daño a la colectividad. Esas gentes engañaron a sus  electores, a sus compañeros de Congreso y al partido. Fuimos víctimas de ese abuso, pero lo hemos reconocido. Aceptamos que tres miembros cometieron errores, pero vamos hacia adelante, mirando el futuro sin temor a lo que venga y convencidos de que este país hay que cambiarlo y que la única manera de hacerlo es con la voluntad popular, pero sin violencia.

OP: ¿Ve fuerte la candidatura de Clara, por ejemplo para competirle a la reelección de Santos si este aspira?

GN: Si fuera por ideas, ya estaría derrotado Santos frente a Clara. Ahora, la labor es convencer al pueblo colombiano de que llegó el momento de hacer un cambio  y entre otras cosas darle la oportunidad por primera vez a una mujer para que dirija los destinos de Colombia.

OP: ¿El Polo es completamente la izquierda democrática en Colombia?

GN: Mi partido es de izquierda y no acepta la violencia como medio para llegar al poder.

OP: ¿Resintieron la ausencia de Petro desde el punto de vista electoral?

GN: No sentimos la ausencia de nadie. El que se fue voluntariamente, se fue. Si no estaban contentos con nosotros, ¿por qué vamos a estar tristes de que que se vayan, si nosotros los incomodábamos? Nosotros estamos contentos con lo que tenemos y contentos con lo que estamos consiguiendo. Se fue, bien ido.

OP: ¿Cómo ve al Congreso y su papel en el proceso de paz?

GN: El Congreso ha sido timorato hablando de paz. Algunos sectores toman la misma posición del ministro de Defensa, quien dice defender a Santos, pero se va contra Santos cuando habla de paz. No veo voluntades recias para la defensa de la paz en el Congreso; cada cual se acomoda a lo que diga su partido y no a lo que le diga su conciencia. Pero de una cosa puede estar seguro el país: el Polo Democrático si quiere la paz y sin ser santista le colabora a Santos en lo que sea posible para alcanzar esa meta.

OP ¿Santistas para la paz, pero no para la reelección?

GN: A la paz claro que sí, reelección no.

OP: Lo de la participación en política de las FARC, ¿qué piensa?

GN: Si la voluntad popular quiere que ellos participen en política, no puede haber mecanismos para cerrársela. Si el Congreso quiere la paz, debe darle instrumentos a Santos para que la pueda  hacer. No veo por qué si se negoció con los paramilitares, y en otra época se negoció con el M-19,  y el país en 1957 negoció con la guerrilla liberal, no se pueda negociar con unas guerrillas cuyo origen político es innegable.

OP: Se dice que el escenario político es diferente: los compromisos internacionales con respecto a los delitos de lesa humanidad…

GN: Existen mecanismos como la justicia transicional. No me cierro a la banda en este caso, hay que buscar los mecanismos jurídicos y el Congreso debe dar los elementos al país para que pueda hablar de paz. De lo contrario terminaríamos aliados con la derecha para la guerra, y eso no es lo que vamos a hacer. Vamos a poner todo  lo que esté a nuestro alcance  en la búsqueda de la paz. La derecha, que siga pensando en la sangre; nosotros queremos la paz.

OP: ¿Pastrana y Uribe son una talanquera para la reconciliación nacional?

GN: Claro que sí. En las declaraciones que dan sobre el tema demuestran que no quieren la paz, quieren la guerra; no sé qué intereses tengan. La palabra paz no la han pronunciado voceros como el que le hace la oposición a Santos, que es el ministro de Defensa, quien no conoce la palabra paz.

OP: ¿Qué les diría a los expresidentes Uribe y Pastrana sobre el tema?

GN: Deben hacer lo que hacen los expresidentes en Estados Unidos: irse a descansar  y no complicar al gobierno vigente. Es que este país es el único donde los expresidentes quieren seguir gobernando. Esos señores fueron y ya no son, punto. Los medios de comunicación les dan mucha vitrina, los reviven, parece que los medios tuvieran el deseo de que volvieran a ser presidentes. Son ex presidentes y punto.

OP: ¿La paz no da más espera, es irreversible?

GN: Así es, no da más espera. Obviamente para los que hacen el negocio de la guerra sí, porque entre más guerra haya, más negocio tienen.

OP: ¿Ve garantías para los guerrilleros que se reintegren  a la vida civil?

GN: Las garantías debe darlas el gobierno nacional por petición expresa a la derecha, para que no interfiera con el proceso. Porque veo a la derecha dedicada a lo que ha hecho siempre: asesinar líderes de la oposición. ¿Qué les pasó a los líderes liberales que se entregaron? ¿Qué les pasó a los guerrilleros que se entregaron cuando Belisario? ¿Qué le pasó a la UP?  Termina matándolos la derecha.

OP: ¿Qué significaría una reelección del presidente Santos en un proceso de reconciliación nacional?

GN: La reelección de Santos significa una vez más sufragar una reforma constitucional, producto de un delito. Para mí esa reelección no debe darse, ni hoy ni nunca, porque está demostrado a ciencia y conciencia que el cambio constitucional obedeció al cohecho del gobierno ofreciéndoles a Yidis y a Teodolindo dineros  para cambiar su voto. Aprendí en la universidad que el delito no puede producir nunca legalidad. La reforma constitucional para la reelección sigue siendo espuria.

OP: ¿El Congreso debe hacer la reforma a la justicia?

GN: Para hacerla se debe esperar a que haya un cambio de Congreso. Sería bueno que en las próximas elecciones las gentes miraran antes de votar y verificaran quiénes aprobaron la reforma a la justicia, quiénes se negaron a modificar la salud, y luego si votar. Si el pueblo colombiano no sufre de amnesia, en las próximas elecciones va haber un cambio brusco en el Congreso.

OP: ¿Y la reforma a la salud?

GN: Todavía no he visto nada en concreto: palabras, palabras, sólo palabras, como la canción. Cuando se desmonte la ley 100 y el Estado asuma su obligación de dar salud a todos los colombianos, sin intermediarios económicos, ese día creeré que Colombia se recuperó de sus quebrantos de salud.

OP: ¿Cómo ve el futuro de la patria?

GN: Mientras el hombre colombiano no cambie su mentalidad utilitarista y de falta de principios, será difícil que esto cambie.

OP: ¿Cree en la buena voluntad de las FARC?

GN: En este momento, sí. No sé si cambien.

OP: ¿Le gustaría estar en un Congreso con exguerrilleros de las FARC?

GN: Si esa persona es elegida por voluntad del pueblo, lo respetaría y lo compartiría. Me ha tocado compartir, y usted lo sabe muy bien, con paramilitares que entraron disfrazados. Por lo menos si estos van, que pongan la cara. Pero no aquellos paramilitares  que se disfrazaron de congresistas y estuvieron legislando al lado mío.

OP: ¿Está de acuerdo con la segunda vuelta para la elección de los alcaldes de las capitales de los departamentos?

GN: Sí, estoy de acuerdo. Vale la pena.

OP: ¿Y la reelección de los mandatarios locales?

GN: No y no. Porque se valdrían del poder que tienen para hacerse reelegir. ¿Le pareció poquito el ejemplo que dio Uribe, cuando se valió de todo el aparato del Estado para hacerse reelegir? ¿Qué tal en un pueblo pequeño, donde el que manda es el alcalde? Es ridículo hablar de esas cosas.

OP: ¿Cómo ve el sistema electoral?

GN: Está hecho para los tramposos. O dígame ¿cómo votan los muertos, cómo se suplanta a otra persona, cómo se acomodan las mesas de votación, cómo se pierden los formularios en la Registraduría? El sistema electoral está hecho para la trampa.

OP: ¿Vuelve al Congreso?

GN: No lo he decidido todavía.

Ola Política.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER