Conecta con nosotros

Nacional

Razones para el Paro Nacional Indefinido del magisterio colombiano

Por María Antonieta Cano  

La política de Santos agrava el deterioro del sector educativo nacional. Aumenta arbitrariamente la jornada laboral en los centros educativos y les entrega facultades a los rectores para ejercer control policivo y asfixiante, incluida la Directiva Ministerial 02 de 2012, que autoriza negar permisos laborales.

Publicado

en

Por María Antonieta Cano  

La política de Santos agrava el deterioro del sector educativo nacional. Aumenta arbitrariamente la jornada laboral en los centros educativos y les entrega facultades a los rectores para ejercer control policivo y asfixiante, incluida la Directiva Ministerial 02 de 2012, que autoriza negar permisos laborales. Profundiza la privatización con los sistemas de colegios por concesión, los bancos de oferentes, los convenios y becas estatales en colegios privados y mantiene abierta la intención de acabar el régimen especial de salud y pensiones, estrangulando financieramente el Fondo Prestacional del Magisterio.

La política educativa del alcalde Petro no sólo comparte algunas de las medidas del gobierno nacional, sino que adelanta algunas de su propia cosecha que agravan los quebrantos de la educación pública.

Con la “Jornada Extendida”, que impone 40 horas efectivas semanales, va incluso más allá de lo dispuesto por el gobierno nacional. Ni siquiera están claras las condiciones de un reajuste salarial y se terceriza al docente por la vía de operadores privados como Compensar, Cafam o el IDRD. El grado 12 se presenta demagógicamente como primer o hasta segundo año universitario, cuando en realidad se trata de un expediente para suplir la responsabilidad que el gobierno nacional y el distrital tienen de garantizar educación superior pública y de calidad. Así concebido, el grado 12 es un fraude a las aspiraciones de muchos jóvenes a una educación universitaria de calidad y alto nivel. Es un gato por liebre.

Si en las actuales negociaciones el gobierno nacional no le da pronta y positiva respuesta a las exigencias de la Federación Colombiana de Educadores, FECODE, contenidas en el pliego nacional de peticiones, los maestros colombianos nos aprestamos a realizar el paro nacional indefinido.

Estos son los principales puntos en contienda:

Salud. La crisis en la prestación del servicio de salud se profundiza cada vez más. Las causas son conocidas. Una, las medidas del gobierno de Santos, que desvían más de la mitad de los recursos destinados a la atención de los educadores y sus familias, y otra, la falta de auditoría a las empresas contratistas. Gobierno y contratistas son cómplices y atentan contra la vida de maestros y beneficiarios. Solo este punto es ya razón suficiente para salir al paro.

Salarios. El Pliego Nacional de Peticiones recoge los aspectos más sentidos en materia salarial y laboral: el aumento salarial, el pago de primas, la cancelación de viejas deudas por conceptos varios, así como la jornada laboral, el servicio de salud, la supresión de las evaluaciones de competencias para los docentes del decreto 1278, la situación de los profesores amenazados, la refinanciación del Fondo Prestacional y el cumplimiento de los acuerdos de 2009 y 2011. Solo con la huelga podremos conseguir resultados favorables. No hay otro camino, porque Santos y su ministra María Fernanda Campo ya han dado claras muestras de su intransigencia. Es con la unidad y la organización como podremos arrebatarles una buena negociación.

Estatuto Docente único. Y finalmente, otro punto clave es el concerniente al Estatuto Docente Único. Necesitamos un Estatuto que conserve las garantías principales del Decreto 2277 sobre estabilidad laboral y derecho pleno al ascenso y que suprima de una vez por todos los efectos siniestros que sobre la profesión docente produce el 1278. La inestabilidad laboral que origina la evaluación-sanción y el acoso laboral por parte de muchos rectores; la congelación del escalafón con la imposibilidad real de los ascensos, supeditados a los descomunales puntajes de una amañada evaluación de competencias; el desconocimiento de la experiencia y la formación en maestrías o doctorados demuestran el fracaso de este decreto.

Es por todo esto que desde la ADE hacemos un llamado vehemente a los maestros del Distrito a prepararnos a fondo para llevar a cabo una lucha de gran envergadura. En nuestra condición de pedagogos, a los maestros nos corresponde el primerísimo rol de explicar a la población estos hechos y participar en las luchas por la conquista de una educación pública, administrada por el Estado, científica y democrática. Es el momento de encabezar la más amplia movilización para recobrar los derechos de los maestros, hoy conculcados por la arremetida neoliberal. Es nuestra colosal tarea de la hora.

¡Vamos al Paro Nacional Indefinido!

Bogotá, abril 30 de 2013.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER