Conecta con nosotros

Nacional

Trabajo infantil: fracaso de “Cero a siempre”

Por José Arlex Arias Arias  

Con hipócrita alarma, el Gobierno del presidente Santos con algunos de sus medios de comunicación, convertidos en su caja de resonancia, han publicado los resultados de la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (Enti) 2011, desarrollada por el Dane, el Ministerio del Trabajo

Publicado

en

Por José Arlex Arias Arias  

Con hipócrita alarma, el Gobierno del presidente Santos con algunos de sus medios de comunicación, convertidos en su caja de resonancia, han publicado los resultados de la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (Enti) 2011, desarrollada por el Dane, el Ministerio del Trabajo

y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), el Departamento Nacional de Planeación (DNP) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Hago dicha calificación porque estos resultados son el producto de las políticas estatales de tipo neoliberal, que convirtieron la atención de la niñez, primera infancia y adolescencia en el más vil de los negocios. Su última expresión es la “Estrategia de Cero a Siempre” impuesta por este gobierno, de la cual el pasado 20 de marzo me referí en columna denominada “¿Política de la primera infancia o trampa del Gobierno de Santos?”.

La Encuesta referenciada tiene un dato que debía asombrar a la sociedad colombiana: En los dos últimos años el trabajo infantil, definido como el que ejerce un niño entre los 5 y 17 años, tuvo un crecimiento de 39,5%. La cifra significa que 416 mil menores más ingresaron a trabajar, contabilizando en Colombia un millón 466 mil menores laborando en 2011. El cálculo oficial es que existen en Colombia cerca de once millones de niños, entonces significa que se encuentran trabajando el 13 por ciento de nuestros infantes, cuando en 2009 laboraban el 9,2 por ciento. El hecho coincide con los años de expansión del crecimiento de la economía.

Existen otros datos que revelan el tratamiento que el Gobierno le da a nuestros niños: del total de los niños que están trabajando al 54,7 por ciento no le cancelan salarios ni en dinero ni en especie, es decir, que del millón 466 mil niños que trabajan hay 801 mil 902 que están sobre explotados sin ningún tipo de salarios, pero de los que reciben remuneración el 28,9 por ciento, sólo obtuvieron $133.900.  Pero los niños también ejercen trabajos en sus hogares para ayudar al mantenimiento de la casa, sin vinculación laboral, éstos están calculados en 278.000 que hacen oficios por 15 y más horas semanales, por lo cual la tasa de trabajo infantil ampliada sube a 15,4 por ciento, que equivale a 1’743.000 personas.

El director de Protección del ICBF, Camilo Domínguez y diversos funcionarios del Gobierno han salido con el cuento que esa explotación de la infancia “es un asunto cultural”. ¡Qué tal estos! Pretenden esconder que uno de los aspectos que adecuaron en la superestructura del Estado, con la Constituyente del 91, fue quitarle al Gobierno las obligaciones para con la niñez, la infancia y la adolescencia dejándola en la familia y la “sociedad”, figura gaseosa mediante la cual esconden la privatización de los derechos fundamentales del más importante sector de la población. Allí tienen origen: el desmantelamiento de las Instituciones que velaban por los niños; la privatización mediante concesión o subcontratación de los programas del ICBF, apropiándose de su enorme presupuesto anual; la sobre explotación a sus trabajadores, especialmente las Madres Comunitarias y Jardineras; y la aplicación de la política de focalización atendiendo sólo a los más pobres entre los pobres, como si entre ellos hubieran ricos, sin derecho a beneficiarse de una política estatal que elimine el asistencialismo y el clientelismo. Pero además también desconocen que el problema es estructural ante la carencia de los padres de familia de techo y salario dignos, acceso gratuito, con calidad y en su momento oportuno, a derechos como salud, educación, seguridad social y la recreación.

El gobierno Santos, en la “Estrategia de Cero a Siempre” dejó en manos de la “sociedad civil”, la cooperación internacional, la Banca Multinacional… entre muchos otros, la atención de la niñez, la infancia y la adolescencia y el resultado después de dos años fueron arrojados por la mencionada encuesta.

“Estrategia de Cero a Siempre: la partida de póker del presidente Santos que pierden nuestros niños en beneficio de los negociantes.

arlexariasarias@hotmail.com

3 de septiembre de 2012.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER