Conecta con nosotros

Nacional

Un nuevo modelo para el manejo de las basuras en Bogotá

Por Orlando Santiesteban Millán*  

Desde hace 24 años en Bogotá se aplica un modelo en el que los operadores privados se benefician de la recolección, transporte y disposición final de las basuras, lo cual ha generado altos costos en el servicio para los usuarios, al punto que es más oneroso para ellos pagar por su recolección,

Publicado

en

Por Orlando Santiesteban Millán*  

Desde hace 24 años en Bogotá se aplica un modelo en el que los operadores privados se benefician de la recolección, transporte y disposición final de las basuras, lo cual ha generado altos costos en el servicio para los usuarios, al punto que es más oneroso para ellos pagar por su recolección, que cancelar el servicio de agua potable.

Se ha desatado una tormenta política por la decisión del alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro, de implementar la vinculación de los recicladores como empresarios en la cadena del reciclaje, así como por la futura prestación del servicio de recolección de basura en la ciudad a manos de un operador estatal.

Considero que el anuncio de suministrar este último servicio, por intermedio de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), a partir del 18 de diciembre, es una alternativa diseñada por la Administración Distrital, que favorecerá económica y ambientalmente a sus habitantes, dando así cumplimiento a la sentencia expuesta por la Sala Tercera de Revisión de la Corte Constitucional, que contempla la vinculación de quienes viven del oficio de recolección del material reutilizable en la fuente en la ciudad, “a fin de lograr condiciones reales de igualdad y de dar cumplimiento a los deberes sociales del Estado”.

Como concejal de Bogotá opino que no existe ninguna improvisación en este modelo de recolección de basuras, tal como se ha querido mostrar a la opinión pública de la ciudad y del país, así su implementación al comienzo tenga algunas dificultades.

Lo anterior se demuestra en el plan de inclusión presentado por el burgomaestre a comienzos de año y avalado por la Corte Constitucional, en cumplimiento del Auto 275 de 2011, que le ordenó a la Alcaldía Mayor, a través de la UAESP o de la entidad que haga sus veces, “que normalice en el menor tiempo posible la prestación del servicio público de aseo en sus componentes de recolección, transporte al sitio de disposición final, barrido, limpieza de vías, corte de césped y poda de árboles, a través del esquema que estime pertinente,  atendiendo para el efecto las metas que sean fijadas por el Distrito para entrar a operar en el corto plazo en favor de la población de recicladores de la ciudad”.

   
El conflicto radica en que los actuales operadores privados no quieren perder este jugoso negocio. Pretenden que los contratos de concesión sean a perpetuidad, desconociendo que la Administración Distrital está obligada a vincular a los recicladores en el manejo del reciclaje en la fuente, en el marco del programa denominado: “Basura cero”.

Enrique Santos Molano, del diario El Tiempo, lo expresa en una de sus columnas al asegurar que: “En Bogotá, los que mandan son los cuatro contratistas, cuyos derechos deben estar garantizados contra las pretensiones de 15.000 familias de recicladores que quieren ganarse la vida con dignidad”. Que si no se hace lo que ellos dicen, la tierra tiembla…

Según datos oficiales, cada año estos operadores se quedan con el 44 por ciento de las utilidades del negocio, que asciende a 120 mil millones de pesos, al tiempo que la Alcaldía Mayor con este nuevo modelo de discriminación positiva en el que participarán los recuperadores ambientales, pretende rebajar las tarifas de aseo en un 20 por ciento a los habitantes de la ciudad.

Un beneficio ambiental para los bogotanos

Según cálculos resientes, cerca de 15.000 familias de recuperadores ambientales acopian el 20 por ciento de los residuos sólidos reutilizables, que son recobrados de los desechos que produce la ciudad, mientras que el resto va a parar al relleno Sanitario Doña Juana. La anterior cifra asciende a cerca de 1.400 toneladas, de las 7.000 que produce diariamente Bogotá.

Con la inclusión de los recuperadores ambientales en la cadena productiva del reciclaje, el tonelaje de este material reutilizable aumentará, al tiempo que la disposición final de los deshechos que se lleven al Relleno Sanitario  de Doña Juana sea mínima. Cuyos materiales extraídos de los deshechos serán utilizados como materia prima para la industria hasta para la producción de abonos.

En la defensa de un modelo de gobierno que defienda lo público, siempre apostaré en favor de iniciativas como esta, que pese a las críticas de los opositores, en última instancia los beneficiados seremos todos nosotros.

*Concejal de Bogotá por el Polo Democrático Alternativo.

29 de noviembre de 2012.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER