Polo Democrático Alternativo

El problema de la democracia en el mundo contemporáneo

E-mail Imprimir PDF

Para reflexionar sobre lo que se denomina “democracia”, a continuación un fragmento del libro ‘La democracia en la teoría y en la práctica’ del pensador colombiano Antonio García:

 

He de dar por sentado, el que la democracia está en crisis. ¿Pero cuál democracia? He ahí el verdadero problema. Hace un siglo los comunistas se burlaban de la democracia porque la identificaban con la carne y el espíritu capitalista. Parecía como si la democracia no pudiese tener sino un solo apellido de clase: “la democracia burguesa”. Pero el siglo XX ha sido pródigo en revoluciones, tanto en el orden institucional como en el orden de ideas.

 

No han pasado aún quince años en la época de esplendor del fascismo, cuando buena parte del mundo llegó a impregnarse psicológicamente de algunos de sus slogans: el de la crisis de la democracia parlamentaria, el de la pérdida de toda vigencia histórica de la libertad, el de superación del capitalismo por medio del Estado Totalitario. Desde antes del fascismo, la escuela social católica diagnosticaba acerbamente la crisis de democracia, entendida como un sistema siempre inorgánico, sometido a los caprichos cuantitativos de la multitud y cuya deleznabilidad ha consistido en su falta de bases ontológicas. Pero a la historia no pasan los slogans sino los hechos: ni el Estado Totalitario fue una superación del capitalismo – ya que sólo fue un capitalismo organizado sin democracia – ni la libertad perdió vigencia histórica, ni la crisis de la “democracia burguesa y parlamentaria” fue una crisis general de la democracia. Una vez más, era evidente que se tomaba el rábano por las hojas y que se confundía un principio en desarrollo con las especies o formas que puede adoptar a lo largo de la historia. Han bastado unos pocos años –menos quizá de los que son necesarios para ver transformarse a un hombre- para tener una perspectiva adecuada frente a los problemas que de algún modo quiso agitar y deformar el fascismo. Hoy sabemos en qué consisten y cuál era su verdadera dimensión. E incluso podemos afirmar que la derrota militar del fascismo no resolvió la crisis de la democracia capitalista, simplemente porque el capitalismo ha dejado de ser un sistema económico favorable a la democracia. No se trata ni de negar que el capitalismo estimuló históricamente el desarrollo del principio democrático –dándole una categoría universal y definida en el progreso humano- ni de afirmar que la crisis de la democracia en el capitalismo es la crisis total de la democracia. ¿Cómo confundir los árboles con el bosque? Una cosa es la democracia como forma política dentro del capitalismo, otra cosa la democracia como principio, como sistema de vida y superación humana. Podríamos decir que el sistema capitalista hizo crisis desde el siglo XVIII, ¿por qué entonces perdiera vigencia histórica el capitalismo mercantil?

 

Por esta razón, la historia ha convertido en polvo y ceniza toda la gigantesca construcción de los agitadores comunistas de hace un siglo o de los conquistadores fascistas de hace una década. No era la democracia la que había hecho crisis, sino una democracia. Pero de todos modos, era tan fundamental entenderlo en el sentido que el principio seguía en pie –en espera de un nuevo desarrollo de la historia- como en el de que había hecho crisis una forma de la democracia. No cabe duda acerca de que ambas posiciones, la comunista y la fascista son anti históricas porque ambas nos limitan el horizonte a unas formas caducas, falsas o ya enteramente muertas. La llamada “democracia burguesa” ha dejado de vivir como una democracia porque ha reemplazado la libertad económica por la cerrada construcción de los monopolios; porque ha matado la ética de solidaridad con la moral de la ganancia privada; porque ha sustituido el principio del servicio por “el evangelio del éxito”; porque ha sacrificado la libertad al privilegio; porque ha vaciado el alma del pueblo para que no reclame la dirección de su destino, ni entienda que el Estado le adeuda una vida mejor; porque le ha dado al parlamento una equívoca naturaleza de mercado de valores públicos.

 

En el plano de la persona humana, la democracia capitalista ha invertido siniestramente el orden de los valores, imponiendo un grosero materialismo que consiste en avaluar a los hombres no por lo que son sino por lo que tienen. El materialismo capitalista ha convertido las relaciones humanas en relaciones entre cosas negociables, dándole a todo lo que toca una franca u oculta naturaleza de mercado y substituyendo toda ética de superación por una ética de posesión excluyente de bienes. (…) En donde se hace más visible esta crisis de la “democracia burguesa” es en el definitivo abandono de sus dos grandes objetivos: el Estado Nacional y el del pueblo soberano. El Estado que debía reflejar y representar los intereses de toda la Nación y el pueblo que debía dirigir responsablemente – a través del mecanismo de sufragio universal- los destinos del Estado. En esto consistía la perfecta parábola. Pero si el pueblo no tenía una conciencia política que lo hiciese responsable del ejercicio de su voluntad, ¿cómo podía existir un Estado de la Nación, libre de las presiones de clase, independiente del transitorio éxito de mayorías ocasionales, árbitro supremo de conflictos? La verdadera soberanía del pueblo reside en la conciencia de esa soberanía y en la consiguiente capacidad de expresarla responsablemente: ¿pero cómo adquirir esa conciencia política sino mediante el ejercicio de la democracia? El círculo vicioso empieza cuando nos hacemos esta nueva pregunta: ¿y cómo ejercer la democracia sin esa conciencia política?

 

La “democracia burguesa” no se formuló ese problema sencillamente porque no era suyo. Su problema consistía en adaptar unos mecanismos representativos a las necesidades de la propiedad capitalista. Eso lo logró a costa de que el pueblo no adquiriese un pensamiento político, ni conciencia de su papel, ni responsabilidad en la dirección de su vida; y a costa también de que el Estado se hiciese más y más un Estado de clase, una última línea defensiva de la propiedad privada y del régimen de administración capitalista. En eso consiste la frustración de los dos grandes objetivos de la Revolución democrática burguesa, pero también la victoria del capitalismo como economía, como sistema de intereses, de lucro, de acumulación. El Estado podía tener pensamiento pero no voluntad propia, voluntad de árbitro por encima de las clases; y el pueblo podía tener voluntad – exclusivamente para actos electorales- pero una voluntad sin pensamiento, sin verdadera significación política. La revolución francesa hizo del pueblo un dios; pero no le dio ojos y conciencia para vengarse de los dioses; le encadenó –como Prometeo- a la roca de su propia ceguera.

 

 

Suscripción Polonoticias




En profundidad

El derecho a la ciudad y la revolución urbana anti-capitalista, según David Harvey

El derecho a la ciudad y la revolución urbana anti-capitalista, según David Harvey

Por Lina Magalhães / Democracia Socialista   Entrevista con el geógrafo y teórico social inglés David Harvey en la ciudad de Quito, ciudad a la que está vinculado como catedrático visitante y directivo del Centro de Derecho al Territorio (Cenedet) del Instituto de Altos Estudios Nacionales del Ecuador (IAEN). Lina Magalhães: ¿Para usted, cuál es el elemento central del concepto Derecho a la Ciudad? David Harvey: Es el derecho de hacer la ciudad de la manera que queremos/deseamos. El no tener alrededor

Leer más
Ciudad, urbanismo y clases sociales, en la óptica del urbanista catalán Jordi Borja

Ciudad, urbanismo y clases sociales, en la óptica del urbanista catalán Jordi Borja

En la década de los 80 se inició la “contrarreforma” conservadora. Progresivamente se devaluaron las Humanidades, se fragmentaron las disciplinas académicas, se caricaturizaron los métodos y técnicas de las “ciencias duras”, se controlaron las tesis y los proyectos de investigación, se compraron a las autoridades académicas, se crearon sistemas de censura como las revistas indexadas. La universidad como fuente de progreso humano se redujo a mínimos. Descargar archivo PDF del ensayo de Jordi Borja

Leer más
Desafíos de la nueva arquitectura financiera en América del Sur

Desafíos de la nueva arquitectura financiera en América del Sur

Por Bojikian Calixtre y Silva Barros   El Banco del Sur es la herramienta principal con que cuenta la Unasur para disminuir las asimetrías y aumentar la densidad económica de la región. El rol de Brasil y las políticas necesarias para una inserción no subordinada de América del Sur en el escenario internacional. La intención de construir una nueva arquitectura financiera regional en América del sur, en el marco de la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur, cobró impulso después de la crisis que comenzó en 2008 y ha recibido el firme apoyo de los gobiernos y la población

Leer más
La lógica turbulenta del capital

La lógica turbulenta del capital

Esteban Mercatante / Revista Ideas de Izquierda   En el principio, fue la crisis. Allí inicia Diecisiete contradicciones y el fin del capitalismo1, de David Harvey. Su premisa es que el capitalismo no sobrevivirá tal como era –si es que lo hace– después de las ondas expansivas que sigue produciendo la quiebra de Lehman Brothers en 2008. En el curso de las crisis, “las inestabilidades del capitalismo son confrontadas, rediseñadas y reconfiguradas para crear una nueva versión de lo que hace al capitalismo”. Las crisis también alteran de forma profunda las ideas, instituciones y relaciones entre clases. Lo peculiar de la crisis

Leer más

Insumos para el debate

¿Estrés petrolero en Colombia?
Crisis e imperialismo
Thomas Piketty y las desigualdades socio-económicas
La paz es el camino
Los medios de comunicación y las guerras imperiales


Usted está en: Inicio Nacional El problema de la democracia en el mundo contemporáneo