Polo Democrático Alternativo

Marcha Patriótica, la nueva izquierda que nace con un estigma

E-mail Imprimir PDF

Por Camila Osorio Avendaño / La Silla Vacía


Este fin de semana será la presentación en sociedad de un nuevo movimiento político de izquierda que se llama Marcha Patriótica, que podría reconfigurar el panorama de la izquierda y también poner a prueba el pluralismo ideológico que defiende el presidente Juan Manuel Santos.


Aunque este movimiento nació el 20 de julio de 2010, tras la movilización social que se realizó en Bogotá por el Bicentenario, el viernes, sábado y domingo se reunirán en Bogotá más de cinco mil delegados de varias regiones del país para elegir los 25 voceros nacionales, que conformarán el Consejo Patriótico. Y será el momento para mostrarse ante el país como el nuevo movimiento de izquierda con vocación de poder para las elecciones del 2014.


Sin embargo, Marcha Patriótica no nace como un movimiento político cualquiera. Nace con un estigma. Desde elMinisterio de Defensa y también en una columna de José Obdulio Gaviria se ha dicho que el movimiento está infiltrado por las Farc.


Los voceros de Marcha Patriótica han comenzado a ver estos comentarios como una campaña de estigmatización. “Es una estrategia de difamación”, dijo a La Silla la ex senadora del Partido Liberal Piedad Córdoba, quien se reconoce como fundadora de este movimiento.


¿Qué hay detrás de la Marcha Patriótica?


Aunque oficialmente la Marcha dice que nació el 20 de julio de 2010, Jaime Caicedo, ex concejal de Bogotá y dirigente del Partido Comunista, dice que el gérmen del movimiento está en las movilizaciones campesinas del 2008 o 2009, como la de los corteros de caña o la minga indígena. “El 20 de julio fue el día en que pusimos ya los puntos principales de Marcha Patriótica”, agrega Andrés Gil, líder campesino de Valle del río Cimitarra que es vocero parte de la Marcha.


Marcha Patriótica es un movimiento de izquierda radical que aboga por una salida negociada al conflicto armado, por una reforma agraria integral, por el derecho a las víctimas a la reparación y restitución de sus tierras. Está en contra de los megaproyectos, como la minería a gran escala, y de las transnacionales. Abogan por el pleno derecho a la salud, la educación y el trabajo, por el respeto a los derechos humanos, y en particular los derechos de los pueblos indígenas, de los afros y de las mujeres. Defienden la unión con países latinoamericanos y la soberanía.


Todos estos puntos son los que, según Marcha Patriótica, permitirán “una Segunda Independencia”.


Por ahora, lo que más resalta de este movimiento son sus participantes.Andrés Gil es vocero de la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra, organización que representa a casi 30 mil campesinos del Magdalena Medio y que recibió en 2011 el Premio Nacional de Paz, otorgado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), FESCOL y los medios de comunicación más importantes del país (El Tiempo, Caracol Radio, Caracol Televisión y la revista Semana) por desarrollar proyectos productivos en medio del conflicto armado para los campesinos.


Gil conoce bien el movimiento campesino. Su organización fue una de las que convocó la reunión de organizaciones sociales en Barrancabermeja en agosto del año pasado, en la que participaron movimientos estudiantiles, indígenas y campesinos de todo el país y que también fue tildada en su momento de haber sido una reunión de las Farc.


“Barranca se planteó como una iniciativa agraria regional, pero terminó siendo una propuesta nacional”, explica Gil. “De ahí salió un manifiesto por la tierra y por la paz, fue la ruta para generar un reconocimiento de que es necesaria una solución política del conflicto. Encontrar la paz no es solo un tema de fusiles, necesita reformas estructurales. Así entendemos nosotros la solución política y negociada”.


Además de la de Gil, hay muchas organizaciones campesinas en Marcha Patriótica. También hay líderes de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) y de la Mane, la nueva organización de estudiantes universitarios que coordinó las protestas contra la Reforma a la Educación propuesta por el gobierno de Santos. También hay organizaciones culturales, como el Teatro la Candelaria, e indígenas, como la Minga Nacional y cabildos abiertos de Risaralda.


Hay nuevas organizaciones como Asoquimbo, la Asociacion en contra del proyecto El Quimbo en el Huila y otras más antiguas como Fensuagro, la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria, algunos de cuyos miembros han sido acusados depertenecer a las Farc. 


“En total, son 1.471 organizaciones sociales y políticas, en 28 departamentos”, dijo a La Silla Piedad Córdoba.


Políticamente, hay dos fuerzas que se han movido activamente en la creación de Marcha Patriótica. La primera es la Izquierda Liberal en Marcha, el movimiento liderado por Piedad Córdoba, que reúne a 1.500 personas. La segunda es el Partido Comunista. El ex concejal Jaime Caicedo, el director del periódico Voz Carlos Lozano, la senadora del Polo Gloria Inés Ramírez y la ex senadora Gloria Cuartas juegan un papel muy activo en este nuevo movimiento.

 

A pesar de tener entre sus miembros a movimientos reconocidos por su labor social, desde el Ejército han comenzado a filtrarse informes de inteligencia desde hace dos semanas que vinculan a este movimiento con la guerrilla.

En un artículo de El Tiempo y una columna de José Obdulio Gaviria se menciona un correo incautado durante la operación Sodoma en la que murió el ‘Mono Jojoy' y que demostraría los vínculos entre el movimiento y las Farc. Es una conversación entre dos personas identificadas como ‘Alejo’ y ‘Juan’ del 16 de septiembre del 2010 y que en realidad serían alias ‘Alfonso Cano’ e ‘Iván Márquez’. 


De acuerdo el artículo de El Tiempo, el correo entre ambos comandantes dice: “Sugiero que institucionalicemos la Marcha Patriótica todos los 20 de julio, cuyo objetivo sea la última de Bogotá”. Y según la columna de José Obdulio, la carta dice que ambos comandantes quisieron aprovechar el “espacio político que le ha abierto Santos” y lo bautizaron Marcha Patriótica.


La Silla Vacía pidió al Ministerio de Defensa la carta y, sorprendentemente, ninguna de las dos frases mencionadas aparecen en el correo entre los dos comandantes de las Farc que mostró el Ministerio. A menos que haya otro correo del mismo día, también incautado en la Operación Sodoma y que el Ministerio no haya querido dar a conocer a La Silla, en ese correo entre los comandantes en 2010 no se menciona explícitamente la Marcha Patriótica y tampoco se hace ninguna alusión a Santos.


El correo sí habla de la “conformación de un movimiento político con fuerza electoral y social”, conformado por un “Consejo Patriótico Nacional” y menciona los “consejos patrióticos y cabildos abiertos regionales y locales”. Y eso prendió las alarmas del Ejército de que Marcha Patriótica esté infiltrada por las Farc o sea una evolución del mismo Movimiento Clandestino Bolivariano creado por 'Alfonso Cano' durante las negociaciones del Caguán.


El Ministerio de Defensa también aduce como pruebas de infiltración una cartilla publicitaria de Marcha Patriótica encontrada en febrero de este año en un campamento de las Farc en La Tunia (Meta) y un documento encontrado el 30 de septiembre de 2011 en Tame (Arauca) en el que el Bloque Oriental ordena “vincular dirigentes de cada arca de manera activa y permanente a las instancias de coordinación regional y nacional y la marcha patriótica”. Y otro informe (que fue entregado a La Silla sin constancia de su fecha) en el que el Bloque Oriental de las Farc ordena “a la comunidad para que participara en marcha patriótica”.


Lo otro que siembra sospechas en el Ejército es que el símbolo de la Marcha sea Bolívar, que era también el ícono del “Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia” creado por 'Cano'.


Además de esto, el Ministerio dijo a la Silla que al menos cuatro desmovilizados de las Farc han mencionado la intención de la guerrilla de infiltrar Marcha Patriótica. La Silla Vacía conoció a uno de estos desmovilizados en el Ministerio de Defensa. Esta persona que estuvo más de diez años en el Bloque Oriental dijo a La Silla que Marcha Patriótica no nace por un esfuerzo de las Farc, pero que la guerrilla sí ha intentado infiltrarlo. “Los que tuvieran mejores hojas de vida”, dijo, se convertían en cuadros de la guerrilla dentro del movimiento. Para esta persona, las Farc buscaba en la Marcha una nueva Unión Patriótica.


¿Es la nueva UP?


Los líderes sociales de Marcha Patriótica temen terminar siendo estigmatizados en las regiones y correr el mismo destino fatal de la Unión Patriótica. Por eso se han esforzado en explicar por qué son un movimiento totalmente diferente a este partido de izquierda que surgió de la negociación de paz con las Farc en 1985 y que fue exterminado en los años 90 por la extrema derecha.


“No puede compararse”, explicó la ex senadora Gloria Cuartas a La Silla, quien fue alcaldesa de Apartadó por este movimiento político que fue masacrado. “La UP nace en un momento de negociación entre un grupo insurgente y el Gobierno. La Marcha Patriótica en cambio emerge de movimientos sociales”.


“Las Farc no son nuestros jefes políticos”, explicó a La Silla Andrés Gil. “No desconocemos que hay gente de la UP acá, sobrevivientes, pero esto no es la UP”.


Dicen que si a ellos les gusta Simón Bolívar y a las Farc también, eso no quiere decir que estén juntos.


“Dicen que el movimiento está infiltrado por la guerrilla, que quiere infiltrarse. Pero eso no es responsabilidad de la organización. Toda persona que entra entra es con unas reglas claras sobre cómo queremos expresarnos, qué acciones tomamos”, explicó a La Silla David Flórez, miembro de la Mane y de Marcha Patriótica. “También dicen que el movimiento estudiantil está infiltrado”.


Pero aun si son ciertos los rumores de que la guerrilla ha intentado infiltrar este partido, algunos analistas consideran que eso no sería del todo negativo. "Si son ciertos los rumores, sería muy interesante para la paz, porque es la búsqueda de un enlace político para entrar a la vida civil", dijo a La Silla Camilo González Posso, director de la ong Indepaz, que trabaja con líderes campesinos y victimas del conflicto. "Va a ser un movimiento importante, distinto al Polo, distinto a Progresistas, y su importancia es con respecto a la paz, porque está relacionado con zonas de influencia de las Farc".


Por qué no se une el Polo


l problema para la Marcha Patriótica es que nace con detractores tanto en la derecha como en la izquierda, que ve su surgimiento como una amenaza al proyecto de unidad que inspiró la creación del Polo Democrático Alternativo.


“Vemos una ambivalencia política”, explicó a La Silla la presidenta del Polo Clara López. Hace quince días, López anunció el rechazo del Comité Ejecutivo del Polo a reunirse con Marcha Patriótica este fin de semana en el evento en el que se conformará el Comite Patriótico Nacional. “Esto implica construir otro movimiento político, incluso utilizando el mismo lenguaje del Polo. Aunque los jóvenes de la comisión política de Marcha Patriótica dicen que ellos no compiten con el Polo, ellos tienen vocación de poder. Muchos no entendemos ese doble juego”.


Mientras el Moir, donde está el senador Jorge Enrique Robledo, el sector del ex senador Jaime Dussán, el dirigente de la CUT Tarsicio Mora, o el Polo que Suma de Carlos Romero (quien en una época militó en la UP) se opusieron a acompañar la Marcha Patriótica, el Partido Comunista sí está metido de lleno en este movimiento. Y por eso se anticipa que en el Congreso del Partido que se celebrará próximamente se discuta la posibilidad de salirse del Polo.


“Tener una izquierda unida es complejo”, dice Clara López, “Toca esperar a ver si se quedan, o si se van. Nosotros queremos que se queden, los llamamos a que no se vayan”.


Mientras los comunistas toman la decisión, desde otros sectores de la izquierda han llovido las críticas al Partido Comunista y su iniciativa en Marcha Patriótica.


“No es coherente que cuando acabamos de constatar los malos resultados electorales del Partido, que en el fondo son expresión de nuestras dificultades político-organizativas, ahora salgamos a ser cofundadores de un nuevo movimiento político”, dice una carta de Alfredo Holguín, vocero del Partido Comunista en el exterior. “Se convierten en dardos contra la unidad interna del PDA”, agrega en otra carta Iván Manuel Pizarro, miembro del Polo.


Pero Jaime Caicedo, ex concejal del Partido Comunista y miembro activo de Marcha Patriótica, dice que la gente está confundida. “El Partido Comunista está en el Polo y en este movimiento no le plantea la guerra al Polo, no vamos chocar con él sino a buscar coincidencias”, dijo a La Silla Vacía.


Dos miembros del Polo dijeron a La Silla que lo que no se dice abiertamente en ese partido es que también hay miedo sobre el chisme de que Marcha Patriótica esté infiltrada por las Farc y que eso termine estigmatizando a toda la izquierda.


El gran riesgo


Si Marcha Patriótica le plantea un desafío a la izquierda tradicional, también es una “prueba ácida” para Santos, como dice un artículo que escribieron varios investigadores de la Corporación Arcoiris.


“La Marcha Patriótica es una prueba ácida para Santos, si es que en serio quiere hacer la paz. El gobierno tendrá que probar que los tiempos han cambiado y que la democracia de hoy tolera todas las manifestaciones políticas, incluso las más radicales. Debería cuidarse de la estigmatización y el señalamiento que no hace más que alentar la violencia”, dice el artículo.


Precisamente, ayer la senadora Córdoba se reunió con Aurelio Irragorri, Alto Consejero Político de Santos, para denunciar ante Presidencia las estigmatizaciones de las que ya han sido víctimas. Entre esas, Córdoba dice que emisoras del Ejército en varias regiones han dicho públicamente a la población no acercarse a Marcha Patriótica porque “son de las Farc”.


También han denunciado que tropas del Ejército en Yondó (Antioquia) quitaron afiches del movimiento manifestando que “son puestos por las Farc” y que en el Catatumbo varios líderes fueron señalados por el Ejército como miembros de las Farc.


Si bien Marcha Patriótica no es la Unión Patriótica, el miedo de sus militantes es que la historia se repita, y que miembros de una organización de izquierda terminen estigmatizados y perseguidos a pesar de ser líderes sociales que no hacen parte de las filas de la guerrilla.


“Si te dicen que por ser periodista corres más riesgo de que te maten, ¿dejas de ser periodista?”, preguntó a La Silla David Flórez. Para él y para varios miembros de la Marcha consultados por La Silla Vacía, el problema no está en conformar un proyecto de izquierda. El problema está en que este proyecto no avance por miedo a que suceda lo mismo que con la Unión Patriótica. Y dicen que esta marcha no está dispuesta a frenarse.


Lasillavacia.com, abril 19 de 2012.


 
Usted está en: