Conecta con nosotros

Nacional

Coca

Por Roberto Elías Salcedo Martínez   

La riqueza verde convertida en polvo blanco pone a viajar a los gringos, a esos mismos cocaineros que han podido convertir el importante legado indígena en cuanto al sabio uso del arbusto en la manera más rápida de enriquecerse aún a costa de la perenne matanza entre sus comerciantes en la lucha por la supremacía del control y distribución ilícita de la cocaína.

Publicado

en

Por Roberto Elías Salcedo Martínez   

La riqueza verde convertida en polvo blanco pone a viajar a los gringos, a esos mismos cocaineros que han podido convertir el importante legado indígena en cuanto al sabio uso del arbusto en la manera más rápida de enriquecerse aún a costa de la perenne matanza entre sus comerciantes en la lucha por la supremacía del control y distribución ilícita de la cocaína.

Es curioso, vamos a demostrar, una cantidad de hoja de coca, como mucho contiene el despreciable 0.8% de cocaína. Óigalo mejor, cada cien gramos de hoja seca de COCA, no contiene ni un gramo de dicho alcaloide. Pero como sabemos, por su método de extracción, esa pequeña cantidad procesada químicamente y consumo reiterativo, evidentemente es una droga que en dosis no tóxicas, causan alteraciones profundas en la percepción de la realidad del usuario. Sus efectos, obvio son fatales, dependiendo tanto de la dosis como de las expectativas del consumidor y su entorno. Cuando, por una razón u otra, el balance de la experiencia resulta desagradable para la persona suele hablarse en su argot de “mal viaje”.

Pero dejemos la traba quieta. La nota a tratar es poder superar conceptos errados que se tienen desde lo institucional e ignorancia gubernamental, para posar de ingenuos solicitando sensibilidad política a la discusión. Mientras se sigan ocultando las bondades naturales de un cultivo autóctono de la región que además de ser único se da de forma silvestre en nuestra selva tropical y cuenca amazónica. Por cierto el pulmón y despensa alimenticia del mundo. Pertinente seria decir que su manera de consumir por los nativos, al mascar la hoja seca, es la manera sana para aliviar el alma, dar energía, fortalecer la resistencia y mantenerse alimentado sin riesgo en caer en las enfermedades del momento que aquejan a la humanidad actual como son el estrés y la obesidad. Más perjudicial para la existencia es el petróleo e incluso la misma agua que abastecen los acueductos a la población en general. Podemos encontrar partes por millón sustancias realmente toxicas en el preciado líquido distribuido legalmente que en la constitución físico química de la COCA.

Hagamos un esbozo cuantitativo del valor nutricional comparando 100 gramos de hoja seca de COCA por 100 gramos de alimentos sea: Maíz, Trigo, Almendra o Fríjol. En proteínas 18.9 por 11.4 – Lípidos 3.3 por 7.9 – Glúcidos 46.2 por 37.1 – Fibras 37.1 por 14.5 – Calcio 1.540 por 0.099 – Fosforo 0.911 por 0.270 – Hierro 0.046 por 0.004 – En Vitamina A 11000 por 135 – Calorías 305 por 279. Además por miligramos las siguientes vitaminas: B1 0.58 por 0.58 – B2 1.73 por 0.18 – PP 3.7 por 2.2 – C 14.0 por 13.0 – E 44.1 por 20.0. Su contenido en vitaminas y determinados oligoelementos hacen que al mismo tiempo la infusión de COCA constituya un complemento nutritivo de la dieta diaria. Estos mismos estudios de laUniversidad de Harvard sostienen que en 100 g de COCA se pueden tener casi dos gramos de potasio que son necesarios para el equilibrio del corazón y se le atribuyen además propiedades adelgazantes. Sabiendo que estos brebajes son tan ricos en estos nutrientes, se convierten en alimento y en medicina. El té de coca, permite mejorar la digestión y la circulación sanguínea.

En tiempos cuaresmaticos y en plena cumbre, la mejor reflexión que deben tener los mandatarios del continente es voltear la hoja de COCA, desprender el mal uso que se le ha dado a su ridícula extracción para ponernos con sensatez en la búsqueda de una solución contra aditiva. La cual incluso podría estar en la misma planta. Sería darle otra mirada al problema, a lo mejor con los ojos cerrados. Es evidente que el tratamiento de la drogadicción parte de la autodeterminación de la persona para reconocer su enfermedad, pero he aquí las trampas de la sociedad y sus mecanismos legalistas, solo se acude a la represión y violencia para evitar que de manera individual la gente caiga en la adicción, pero en lo legislado con base en el libre desarrollo de la personalidad y la ficticia libertad del individuo amparada por democracias dudables y excluyentes, se deja correr el tiempo, así el abismo sin fondo crece en la psique de cada consumidor compulsivo a extremos fatales que hoy vive el adicto, la familia y la comunidad. Hay que empezar, este principio sin duda es levantándole la satanización al árbol del paraíso americano.

El problema de la drogadicción es un dolor de cabeza que no ha dejado tranquilo a los mandatarios del mundo, ni a las madres del paciente, en estos momentos la súper población de adictos establece una salida urgente con tratamiento de salud pública. De tal circunstancia que no es la planta de COCA, ni cualquier otra planta, estas hacen parte de nuestro hábitat, sin embargo si lo son sus extracciones que actúan como alucinógenos, tales: lacocaína, la morfina, la atropina, la colchicina, la quinina, la cafeína, laestricnina y la nicotina. Fármacos que deben estar regulado por doctrina jurídica continental, sin hipocresía, donde el compromiso sea por parejo, para todos los gobiernos, en defensa de las soberanías nacionales y estructura ética de gobernar con transparencia para que se evite en lo posible la influencia de las mafias narcotraficantes a través de sus persuasiones económicas a políticos, comunicadores, gremios, religiosos, militares y funcionarios. No es la mata la que mata, es la vergüenza de quienes prefieren ocultarse para no permitir una solución definitiva.

Hace exactamente trece años el presidente de Colombia, Andrés Pastrana, obsequió al Papa una réplica del POPORO (21 Marzo 1999) que constituye el “Cáliz Sagrado” de los indígenas y etnias mambeadoras sobre las bondades de la coca en pleno final del Siglo XX, en un acto de conciliación simbólica ante poderes gubernamentales, eclesiásticos y tribus. Esta semana el rollo es nuestro, vale la pena que Juan Manuel Santos invite a los hermanos Kogui (Sus llaves de la Sierra Nevada, Kaggabba) a la cumbre, que lleguen, expongan la hoja de COCA molida, tiren su cuento, muestren al presidente Obama como se mambea, nuestros codicilos ancestrales, nos enseñen como el territorio es sagrado, el entorno es uno solo, donde apenas somos parte de él, al igual que la fauna, la flora, el agua, la, palabra, los afectos, la noche y/o el día. Bombardearlo como ha sido la mala costumbre del poder, es absurdo, porque a la postre estamos auto destruyéndonos. También por supuesto nos brinden un Té, por la soberanía continental y la superación a futuro del problema del hambre y la guerra permanente que nos tienen sometidos los estadunidenses.

Barranquilla, abril 9 de 2012.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER