Conecta con nosotros

Nacionales

CUT explica porqué no hubo concertación del incremento al salario mínimo con gobierno de Santos y los gremios económicos

Las protocolarias reuniones destinadas a discutir el incremento del salario mínimo culminaron el 15 de diciembre, tal como era previsible, sin acuerdo alguno que comprometa a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT). Las iras justificadas y contenidas de los trabajadores no tienen como expresarse, puesto que otra de las maniobras de los gobiernos neoliberales, ha sido la de mezclar los festejos navideños con las discusiones sobre el poder adquisitivo de los  asalariados para anular las  protestas.

Publicado

en

Las protocolarias reuniones destinadas a discutir el incremento del salario mínimo culminaron el 15 de diciembre, tal como era previsible, sin acuerdo alguno que comprometa a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT). Las iras justificadas y contenidas de los trabajadores no tienen como expresarse, puesto que otra de las maniobras de los gobiernos neoliberales, ha sido la de mezclar los festejos navideños con las discusiones sobre el poder adquisitivo de los  asalariados para anular las  protestas.

Los argumentos de los representantes de la CUT en la Comisión Nacional de Concertación de Políticas Salariales y Laborales, pese a su contundencia y validez, fueron desestimados porque el gobierno prosternado ante las imposiciones de Washington y de la OCDE, no puede restarle motivos a las multinacionales para invertir en la nación incrementando los costos laborales; según la lógica de Juan Manuel Santos es mejor aumentar las desgracias de los asalariados, que contrariar a los  inversionistas extranjeros. Los representantes de los gremios económicos, los más sinceros anunciaron cifras “inamovibles”,  intentan salir de la estacada en la que se encuentran como fruto del desmantelamiento de la industria, vertiendo más penurias sobre las espaldas obreras exculpándose por su falta de carácter para defenderse de los TLC y de sus connivencias con la orientación colonial de la economía basada en la extracción y exportación de materias primas  minero-energéticas, cuyos bajos precios han ocasionado un pequeño “crac” en las arcas estatales cercano a $23.5 billones.

La CUT expuso dos aspectos básicos, sobre los que descansaría un eventual acuerdo:

1- EL AJUSTE DEL SALARIO MÍNIMO DEBE ESTAR CERCANO AL 12% Y POR ENCIMA DE $700.000, TENIENDO EN CUENTA LAS SIGUIENTES CIRCUNSTANCIAS:

a- La  inflación calculada para diciembre de 2015 en los ingresos bajos puede alcanzar el 7.16%.

b- Debe agregarse al incremento del Salario Mínimo Legal el punto (1) acordado por encima del IPC para el salario en 2016 de los servidores públicos.

c-La superación del declive en el poder adquisitivo que en el año 2015 fue de 2.56%, teniendo en cuenta que el SML fue incrementado  en 4.2%.

d- Deben incluirse 3 puntos para también cubrir la perdida de participación de los salarios en el PIB, los aumentos en las tarifas de los servicios públicos y las cargas tributarias- entre ellas el IVA que se trepará a 19%- con las que el gobierno sazona otra modificación impositiva, frente a la cual nos opondremos con ahínco.

2- EL CUMPLIMIENTO DE LOS ACUERDOS ENTRE EL GOBIERNO Y LOS TRABAJADORES, BURLADOS SISTEMÁTICAMENTE, SON:

a- La exoneración de 8% en la contribución de la salud para los pensionados.

b- El restablecimiento de los pagos por recargos nocturnos, dominicales y festivos anteriores a la expedición de la ley 789 de 2002.

c- La concreción de los procesos de formalización laboral pactados en la negociación con los trabajadores estatales.

La nación entera -salvo un puñado de oligarcas y de  poderosos emergentes, opuestos a nuestra soberanía económica y sostenedores de la dominación foránea que padecemos-, conoce las tribulaciones de los trabajadores porque igualmente la sufre. La política del gobierno de Santos ha hecho más vulnerable el país ante los estragos ocasionados por el alto precio del dólar; las exportaciones decrecieron por el desmantelamiento de nuestra débil industria y la baja demanda de nuestros productos en el mercado internacional. Los géneros agrícolas que nos abastecían, preservando nuestra suficiencia alimentaria, ahora los importamos a elevados costos constituyendo más de 35% de la dieta nacional. El desempleo cunde al lado de la informalidad y de la pérdida de los derechos laborales, bajo el estrépito de las “recomendaciones” del FMI y las exigencias del “club” de la OCDE. La garantía de la pensión se pondrá en vilo, definitivamente para las nuevas generaciones de asalariados y sus remuneraciones serán ridículas con las nuevas modificaciones al régimen de jubilaciones que se aproxima. El pueblo sufrirá con la ruina de lo edificado por los colombianos durante más de 100 años de esfuerzos generacionales para dotarnos de garantías laborales en pro del progreso y el avance democrático.

Por estas, y muchas más razones, la CUT  manifiesta su total desacuerdo con las distintas propuestas que se presentaron en la mesa de la negociación del salario mínimo y apelará como le es propio, a la protesta y la movilización civilizadas, para hacer valer las reivindicaciones de los trabajadores y de los ciudadanos que resisten las nefastas consecuencias del modelo económico que se le impone al país.

Nuestra Central lamenta no haber podido concretar una táctica unificada con los compañeros de la CTC y la CGT para desnudar y hacer frente a la política antinacional y antiobrera del gobierno de Santos. La unidad del sindicalismo siempre será de nuestra preocupación en el entendido que solo la fuerza de los trabajadores y su coherencia en la lucha por la soberanía y la democracia, traerá soluciones efectivas a su angustiosa situación.

CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT)

LUIS ALEJANDRO PEDRAZA                                
Presidente            

FABIO ARIAS GIRALDO                                                               
Secretario General

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER