Conecta con nosotros

Nacional

Desempleo en primer trimestre de 2014: No hay cambios fundamentales como dice el Gobierno

Por Diego Otero Prada  

Para tener una comprensión del problema del empleo en Colombia hay  que partir de una visión integral. Es inapropiado concentrarse solamente en la tasa de desempleo nacional;  hay que mirar otros indicadores como el subempleo, la informalidad, la calidad, el trabajo de los jóvenes

Publicado

en

Por Diego Otero Prada  

Para tener una comprensión del problema del empleo en Colombia hay  que partir de una visión integral. Es inapropiado concentrarse solamente en la tasa de desempleo nacional;  hay que mirar otros indicadores como el subempleo, la informalidad, la calidad, el trabajo de los jóvenes y los niños, las diferencias entre hombres y mujeres, el empleo por regiones y sectores, los niveles de ingresos, el desempleo urbano y un análisis en el tiempo.

En este corto ensayo trataremos  de analizar algunos indicadores.


Tasas de desempleo nacional

En enero de 2014 la tasa de desempleo aumentó a 11,1% con respecto a diciembre como es normal por el ciclo que la rige, que aumenta  de noviembre a enero y comienza a bajar a partir de febrero. Comparado con enero de 2013, se observa una reducción de un punto. El subempleo objetivo y subjetivo sumó 39,9%, mostrando muy poca variación con los últimos diez años (Ver Tabla).

En febrero de 2014, la tasa nacional de desempleo fue de  10,7%, por debajo de la de hace un  año, pero muy similar a la de octubre de 2008. El subempleo  terminó en 40,0% en comparación con 42,5% hace un año.

En marzo de 2014 la tasa de desempleo bajó a 9,7% en comparación con 10,2% en marzo de 2013, siendo la tasa más baja desde cualquier mes  después de 2006.  La tasa de subempleo bajó a 37,1%.

Fíjese como el gobierno informa sobre los resultados del desempleo. Antes, a finales de 2013, como la tasa estuvo por debajo de 10,0%, se hizo bastante ruido, pero con los datos de enero y febrero hubo poca resonancia. Y otra vez en marzo, al producirse una tasa de desempleo de un dígito vienen de nuevo los anuncios optimistas.


La tasa global de participación viene reduciéndose

La tasa global de participación (TGP)1 ha estado disminuyendo en los últimos meses, es decir,  ha ocurrido una menor presión sobre el mercado del trabajo. Hay menos gente buscando trabajo. A partir de mayo de 2007 la TGP  aumentó de 57,3% hasta un máximo de 65,0% en noviembre de 2011, comenzando a disminuir de este mes en adelante.

En enero de 2014 fue de 63,6%, en febrero de 63,0% y en marzo de 62,8%. Estos datos son muy importantes porque muestran que parte de la población en edad de trabajar dejó de buscar empleo lo que causa menos presión en el mercado laboral y tiende a bajar la tasa de desempleo. De ahí que no hay que cantar victoria todavía como lo presenta el gobierno.

Si la TGP de marzo de 2014 hubiera sido igual a la de marzo 2013, que fue de 62.9%, la tasa de desempleo en marzo de 2014 habría sido de  10,3%, o sea, mayor que la de marzo de 2013 que alcanzó 10,2%. El efecto de cambios en las TGP  es muy sensible sobre la tasa de desempleo. De ahí que hay que tener mucho cuidado en sacar conclusiones rápidas, sin analizar bien las cifras. Lo apropiado sería  hacer comparaciones a partir de una TGP base  para corregir las tasas de desempleo y subempleo.


Desempleo urbano

La tasa de desempleo en las 13 áreas metropolitanas cayó de 12,3% en enero de 2014, a 11,2% en febrero y a 10,5% en marzo. Pero, en las cabeceras municipales la situación es negativa, ya que la tasa de desempleo aumentó de 9,3% en enero 2014, a 11,0% en febrero y a 11,1% en marzo.

Aunque la tasa del desempleo nacional estuvo por debajo de un dígito en marzo de 2014 (explicable en parte por la tasa de desempleo rural de 6,9% y la disminución de la tasa global de participación), la tasa de desempleo urbano sigue en dos dígitos.


Aumentan los empleados

Los empleados crecieron en un año, de marzo 2013 a marzo 2014, en 387.000, lo que se corresponde con una tasa de crecimiento del PIB  alrededor de 4,3%, que  con una productividad promedio del trabajo de 2,0% absorbe la tasa de crecimiento de la fuerza laboral demográfica que está cerca de 1,8% y un poco más de los desempleados (77.000). Pero se requiere una tasa de crecimiento anual del PIB superior a 6,0% para absorber rápidamente  parte de los desempleados y comenzar a disminuir el subempleo y la informalidad.

En conclusión, aunque se observa una declinación en la tasa de desempleo nacional, dos puntos o menos que hace ocho años, así mismo la tasa global de participación ha disminuido. Al considerar este efecto, la tasa de desempleo no ha bajado tanto.

Por otra parte, en un país cada vez más urbano, lo qu importa mirar es la tasa de desempleo de las cabeceras, que a pesar de la caída en la tasa global de participación sigue en dos dígitos.


La informalidad  sigue alta

En cuanto a la informalidad, para trece áreas metropolitanas, esta ha variado entre el trimestre diciembre 2007-febrero 2008 hasta el trimestre  diciembre 2013-febrero 2014, último dato disponible, de un máximo de 52% en abril-junio 2009 a un mínimo de 49,0%  en diciembre 2013-febrero 2014, observándose una baja a partir  de julio de 2009, pero la cifra es aún muy alta.


Trabajo de jóvenes bajo

El empleo de los jóvenes de 14 a 28 años es muy precario. La tasa de desempleo nacional  para el período diciembre 2013-febrero 2014 fue de 16,9%, discriminada en  23,2% para las mujeres y 12,3% para los hombres. Para las 13 áreas metropolitanas, la situación
fue peor: 18,4% de tasa de desempleo desagregada en 22,7%  para las mujeres y 14,6% para  los hombres. O sea, hay una alta discriminación contra  las mujeres.


El trabajo infantil continúa

Sobre el trabajo infantil, el último informe del DANE es del período  octubre-diciembre de 2012. Para la población de  5 a 4 años la tasa de trabajo infantil fue de 5,4% y para  la de 15 a 17 años  de 24,3%


El mercado laboral sigue siendo lamentable

Para sacar conclusiones definitivas habrá que esperar unos meses la evolución de los indicadores laborales. Pero se puede afirmar claramente que la situación del empleo y sus características en Colombia son lamentables.

Si a lo analizado anteriormente, se incluyen las consideraciones sobre pobreza y distribución de ingresos, capital y tierra, francamente estamos en un terreno explosivo y no se entiende la inexistencia de partidos de izquierda fuertes en Colombia, y por lo tanto el dominio sobre la población de la derecha en sus diferentes variantes (conservadores, liberales, uribistas, Opción Ciudadana, Cambio Radical, Partido  de la U).

No hay la menor duda, hay que modificar el modelo económico-social neoliberal.

7 de mayo de 2014.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER