Conecta con nosotros

Titulares

“En El Quimbo, lo peor está por venir”, advierte senador Robledo

Por Francisco Argüello / La Nación de Neiva  

Cree que con Emgesa las autoridades siempre fueron laxas, porque cada vez que en Colombia ven a un ‘míster’ o extranjero, a los funcionarios les tiemblan las corvas.

Jorge Robledo, senador del Polo Democrático, es uno de los políticos que más conoce de la represa de El Quimbo. Incluso, por encima de los dirigentes huilenses que ocho días después de que la multinacional ordenara el llenado, sin conocimiento de las autoridades, no se han unido y sus pronunciamientos se han quedado en las redes sociales y la prensa.

Publicado

en

Por Francisco Argüello / La Nación de Neiva  

Cree que con Emgesa las autoridades siempre fueron laxas, porque cada vez que en Colombia ven a un ‘míster’ o extranjero, a los funcionarios les tiemblan las corvas.

Jorge Robledo, senador del Polo Democrático, es uno de los políticos que más conoce de la represa de El Quimbo. Incluso, por encima de los dirigentes huilenses que ocho días después de que la multinacional ordenara el llenado, sin conocimiento de las autoridades, no se han unido y sus pronunciamientos se han quedado en las redes sociales y la prensa.

En diálogo con LA NACIÓN, Robledo calificó de irrespeto el llenado de la represa por parte de Emgesa, dijo que las responsabilidades de una represa mal estructurada son de Uribe y Santos.

Anunció que lo que viene será peor,  llamó la atención de los senadores huilenses para que se unan y con los huilenses exijan el cumplimiento de las compensaciones por El Quimbo. Y hasta habló de la relación de Germán Vargas Lleras y su hermano José Antonio Vargas Lleras, hoy presidente Ejecutivo de Emgesa. 
 
¿Cómo tomó la noticia del llenado de El Quimbo sin autorización?

Coincido con el Gobernador que señala que es una burla para los huilenses esa determinación inconsulta, además de la forma irrespetuosa como se avisó. Ahí hay unos problemas graves que están sin resolverse. Esta vía de hecho por parte de Emgesa tiene que rechazarse por todos los huilenses y los colombianos.
 
¿Usted esperaba esto de Emgesa?

La historia de las trasnacionales en relación a la comunidad no han sido muy buenas, pero uno sí esperaría que haya unas cosas mínimas de respeto a las autoridades, a la ciudadanía. Lo que hicieron deja muy mal parada a Emgesa. Creo que la multinacional se burló de los huilenses no solo por lo intempestivo y la forma como se ejerció este maltrato, sino que aquí hay una serie de problemas graves sin resolver. Por ejemplo: el riesgo que implica la forma como se adelante el llenado de la represa, una acción popular que se interpuso ante el Tribunal Administrativo del Huila que habla del mismo tema, está sin resolverse el problema de unos puertos y una vía perimetral que debe hacerse en torno al espejo de agua. E incluso, las indemnizaciones sobre tierras, donde aún hay discusiones.
 
¿Por qué  cree que Emgesa actuó de esta forma, se cree muy grande, por encima de los huilenses?

Normalmente suele acompañar al capital transnacional una actitud de matoneo sobre todo cuando salen a estos países como el nuestro. Ellos vienen a sitios como Colombia porque aquí obtienen ganancias más grandes que en el extranjero, aquí les cobran menores impuestos y porque la mano de obra no es costosa. Pero déjeme decirle algo: la Anla autorizó el llenado de la represa de El Quimbo. Y en ese sentido, toda la responsabilidad última le cabe al gobierno del presidente Juan Manuel Santos. La Agencia Nacional de Licencias Ambientales es un organismo de alto nivel relacionado con el Ministerio de Medio Ambiente. Entonces, ¿dónde está el Gobierno Nacional que permite que estas cosas sucedan?
 
…Y por cierto, el Gobierno Nacional ha estado callado frente al llenado de la represa.

Una de las cosas más lamentables que ocurren en Colombia es la actitud de los gobiernos en relación con los inversionistas extranjeros. No me opongo a que en este país haya inversión extranjera, pienso que a ellos hay que darles unas garantías mínimas. Pero aquí lo que hay es una actitud de vasallaje, de sometimiento. Y eso lo saben estos inversionistas y por su puesto se aprovechan. Los gobiernos se acomodan porque hay una falta de dignidad que es manifiesta.

O será porque al parecer en medio de El Quimbo está el vicepresidente Germán Vargas Lleras. Recuerde que su hermano es el presidente de la Junta Directiva de Emgesa…

Ese es un hecho de ser resaltado, usted lo menciona, eso también cuenta. Todos sabemos que el señor vicepresidente Germán Vargas Lleras está en campaña presidencial desde hace rato, a mi juicio con un manejo indebido de los recursos públicos, pero ese hecho que usted menciona, por su puesto, es decisivo. Es que esta especie de puerta giratoria que se hacen personalmente o con familiares entre estos políticos y estas grandes empresas, son inconvenientes. Uno en este caso se hace la pregunta: ¿Quién se atreve en el alto Gobierno a ponerle el cascabel al gato del hermano del Vicepresidente Germán Vargas Lleras? Todo parece indicar que ninguno.
 
¿Qué deben hacer los huilenses?

Asumir una actitud de dignidad, de  exigirle respeto a esta empresa, que cesen los maltratos, es que ese fue un negocio que empezó mal. Y pienso que es momento en que se unan todos los sectores del Huila exigiendo el estricto cumplimiento de los acuerdos pactados y de los criterios mediante los cuales se le concedió la licencia ambiental. Es que cuando a esta transnacional se le otorga esta licencia ambiental se le ponen unas condiciones y no las ha cumplido. Aquí funcionan con la lógica muy común en la política que dice ‘prometer para conseguir y una vez conseguido olvidar lo prometido’. El pueblo huilense tiene que repudiar esto de manera enfática.
 
Los senadores huilenses ni se han sentido. No pasan de un pronunciamiento en redes sociales…

Lamentable, si eso es así, es muy lamentable. Es obvio que la clase política de los departamentos, los líderes, tienen que estar en las buenas y en las malas. Cuando llega la hora de los honores es natural que saquen pecho para que les cuelguen la medallita, pero en este momento sería clave que aparecieran y se unieran con su pueblo reclamando la atención debida a los problemas.
 
¿Desde el Senado se hizo algo en torno a El Quimbo?

El primer debate que se hizo en Colombia sobre El Quimbo lo hice yo en la Sección Quinta, fue hace bastante rato, antes de empezar la construcción. Yo advertí que era un proyecto mal diseñado, mal concebido. Por ejemplo: es absurdo que ese proyecto no haya sido multipropósito (se hubiera explotado en varios sectores). Y fue privatizado. Es que entregarle a una transnacional las aguas del río Magdalena, el río de la patria, difícilmente sucede en un país distinto a Colombia porque Emgesa va a manejar esas aguas de acuerdo a sus conveniencias. Ahora, cómo es posible que no se permita que además de generación eléctrica, El Quimbo proporcione agua para un distrito de riego…recordemos que con la inundación se van a perder gran cantidad de tierras fértiles del Huila. Ese es un árbol que nació torcido y ahí se están pagando las consecuencias. Y quiero anotar algo: las cosas van a complicarse. Mientras la presa se esté construyendo se genera cierta actividad económica en el departamento: algunos empleos, un comercio que se mueve. Ese es el tiempo donde el impacto de la presa no se nota tanto, pero cuando se llene la presa y empiece a generar energía eléctrica se sentirá en Garzón, Gigante, Agrado, Altamira, Tesalia y Paicol la falta de esas tierras, de esa agricultura que desaparecerá. Habrá incomunicación y el número de empleos que se generarán será más escaso (porque todo estará construido) y las utilidades de la hidroeléctrica se la llevarán para el extranjero. El impacto será negativo. Los huilenses ya lo vivieron con Betania.
 
Sabe qué ha generado rechazo: que muchos políticos, líderes, gremios, comían en el mismo plato con Lucio Rubio y hoy él es el villano de la historia

Se equivocaron en su momento, pero bueno, digamos que nunca es tarde para corregir, que lo hagan. No es sorprendente esas actitudes arrodillonas de los dirigentes colombianos. No es extraño cuando aparecen estos grandes poderes (multinacionales). Éstos generan favores, relaciones y hechos que les resultan útiles a quienes asumen esas actitudes de mansedumbre. En Colombia cuando aparece un ‘míster’ (extranjero) les tiemblan las corvas a más de uno y van asumiendo la posición de acomodamiento.
 
Ilústrenos bien: de quién es la responsabilidad de El Quimbo, ¿de Santos o Uribe?

Ese negocio todo se cerró en el gobierno de Álvaro Uribe. Eso es un hecho. Todos los errores de diseño tienen que ver con esa administración. No tengo la menor duda, pero también es evidente que en la ejecución de la obra y todo lo que está pasando, le cabe responsabilidad al presidente Juan Manuel Santos. Ahí las responsabilidades están compartidas.
 
No es contradictorio que días atrás del llenado de El Quimbo, el Presidente, el Vicepresidente, el Gobernador y demás inauguraran el viaducto más grande del país, incluso con dineros de Emgesa y ahora se alerten…

Sí, realmente cuando estalló toda esta protesta me llamó la atención porque recordé que estuvo hasta el presidente Santos. Es que se han vuelto expertos en inaugurar cosas, son una especie de inauguradores profesionales, cada vez que echan una palada de tierra inauguran, pero cuando se trata de dar la casa, por ejemplo ahora, con las cosas negativas que suceden, ahí si el doctor Vargas Lleras y el presidente Santos no aparecen por ningún lado.
 
Concluyamos: hay doble moral en el Huila

Sí, ahí se revuelven muchas cosas. Ahora, las responsabilidades hay que individualizarlas. Una de las cosas lamentables en Colombia es que la independencia de los poderes regionales frente a los poderes nacionales es muy débil, la chequera y el látigo burocrático de la Casa de Nariño pesan demasiado en muchas cosas.

La Nación, Neiva.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER