Conecta con nosotros

Titulares

La carta del concejal del Polo, Manuel Sarmiento, al alcalde Enrique Peñalosa

El Espectador  

El cabildante del Polo Democrático Alternativo, Manuel Sarmiento dice sentirse enaltecido luego de que el alcalde neoliberal Enrique Peñalosa lo calificara como “radical”.

El concejal del Polo Democrático, Manuel Sarmiento, escribió una carta al recién posesionado alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, en donde deja claro que ese partido político se declara en oposición, argumentando que el programa de gobierno del burgomaestre capitalino “es contrario al Ideario de Unidad en lo que tiene que ver con las privatizaciones”.

Publicado

en

El Espectador  

El cabildante del Polo Democrático Alternativo, Manuel Sarmiento dice sentirse enaltecido luego de que el alcalde neoliberal Enrique Peñalosa lo calificara como “radical”.

El concejal del Polo Democrático, Manuel Sarmiento, escribió una carta al recién posesionado alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, en donde deja claro que ese partido político se declara en oposición, argumentando que el programa de gobierno del burgomaestre capitalino “es contrario al Ideario de Unidad en lo que tiene que ver con las privatizaciones”.

“En su intervención, al referirse a mí, además de calificarme de radical, lo cual me enaltece en el sentido que Carlos Gaviria le imprimía a dicha palabra para definir a quien abriga arraigadas convicciones, incurrió en falacias para validar el traslado de patrimonios públicos a agentes privados. Como no se me permitió la réplica a su referencia, lo hago por este medio”, comienza la misiva.

Sarmiento señala que la menos veraz de las afirmaciones de Peñalosa es que las empresas de acueducto en Francia todas son privadas. “En los últimos 15 años se documentaron en ese país 94 casos de desprivatización de los servicios de acueducto y saneamiento básico, en una clara reversión de la órbita privada a la pública. Hay casos como los de Grenoble o París, cuyo acueducto, operado por una empresa pública desde 2010, le ha ahorrado a la ciudad $35 millones de euros”.

El cabildante del Polo recordó que “al igual que en las ciudades francesas, hay otros 184 casos de procesos de desprivatización de acueductos en países desarrollados. Como, según usted, debemos contentarnos con ser nación en desarrollo, aquí, por ende, debería primar la opinión de que esas entidades han de dar billones de utilidades. En otras latitudes el saneamiento básico es un derecho y es parte de la dignidad de las personas. Atrás quedó la concepción que los emperadores romanos tenían sobre sus baños públicos”.

Sarmiento cuestión que el alcalde Peñalosa haya dicho que las empresas privadas son más eficientes porque sus costos son menores y puso como ejemplo a Transmilenio. “La evidencia muestra lo contrario. Desde el inicio de las operaciones, el pasaje se ha encarecido en un 35% por encima de la inflación, arrojándoles cuantiosas ganancias a los operadores privados, a costa del mal servicio y el hacinamiento de los pasajeros. Y es más, debido a la privatización de la planta de Tibitoc, los bogotanos hemos pagado 300 millones de metros cúbicos de agua que no ha sido tratada, y sus costos de potabilización son muy superiores a los de las operadas por la EAB, como en la planta Wiesner. El alumbrado público, a cargo del contratista Codensa, es también oneroso y el servicio es deficiente en exceso. Al 77% de las luminarias se les venció su vida útil y para reponerlas no han bastado los $1,2 billones que en los últimos diez años se le han pagado. ¿Es la eficiencia que usted piensa heredar?”.

El concejal termina su carta diciendo que en otra ocasión se discutirá “la nefasta privatización de Telecom, que puso usted como ejemplo en insólita referencia, tratándose del representante del Distrito como principal accionista, para menospreciar la ETB. Le recuerdo que, por incumplimiento de Telefónica —el socio privado— en el fondeo de las pensiones, el Estado tuvo que trasladarle $3,5 billones de los contribuyentes”.

Finalmente, el cabildante le dice a Peñalosa que “no le convienen a la ciudad los debates sin rigor y más si se trata de la primera autoridad del Distrito, por lo que le hago un llamado a que sus argumentos se basen en certezas. El debate ilustrado es parte sustancial del respeto que demandan la ciudadanía y la oposición”.

El mismo día en que Enrique Peñalosa se posesionó como alcalde de Bogotá empezaron las discusiones sobre “una privatización total” de las empresas del distrito. Durante su discurso en la posesión del Concejo Distrital argumentó que las empresas públicas se deben vender cuando están generando ganancias. “No pensemos que tenemos una empresa de teléfonos, pensemos que tenemos mil millones de dólares con los que se podrían construir una cantidad de colegios, vías cruciales para desembotellar a la ciudad, hospitales, parques, podemos hacer todo eso o comprar una empresa de teléfonos”, dijo el pasado viernes.

Durante su discurso, Peñalosa puso el ejemplo concreto de empresas de telecomunicaciones europeas que, después de su privatización se volvieron más eficientes logrando dar unas ganancias mucho mayores “que podrían comprar la empresa de teléfonos de Bogotá con la caja menor de un mes”. Estas transcendentales declaraciones no tardaron en hacer eco en otros sectores políticos. Clara López, presidenta del partido Polo Democrático y abanderada en contra de la privatización de la ETB desde que fue alcaldesa encargada en 2011, no tardó en expresar su descontento con la sola idea de privatizar el Acueducto y la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB).

El Espectador, Bogotá.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER