Conecta con nosotros

Nacionales

La Guajira: muerte para los pueblos indígenas, riquezas para las multinacionales

Colombia Informa  

En La Guajira, región con una diversidad cultural incalculable, las autoridades Wayúu denuncian que en los últimos años ya son más de 14 mil los niños de esa etnia muertos por inanición. Allí las riquezas naturales sufren el deterioro que producen las multinacionales, que llegan a los territorios avaladas por el gobierno mientras las comunidades quedan en el en el olvido.

En la Guajira la mina de carbón a cielo abierto más grande del mundo es explotada por las multinacionales Xstrata (absorbida en mayo de 2013 por el consorcio de materias primas Glencore), BHP Billiton y Anglo American.

Publicado

en

Colombia Informa  

En La Guajira, región con una diversidad cultural incalculable, las autoridades Wayúu denuncian que en los últimos años ya son más de 14 mil los niños de esa etnia muertos por inanición. Allí las riquezas naturales sufren el deterioro que producen las multinacionales, que llegan a los territorios avaladas por el gobierno mientras las comunidades quedan en el en el olvido.

En la Guajira la mina de carbón a cielo abierto más grande del mundo es explotada por las multinacionales Xstrata (absorbida en mayo de 2013 por el consorcio de materias primas Glencore), BHP Billiton y Anglo American.

Las comunidades de esta zona han resistido en una lucha por la defensa del agua y sus territorios. Pero en los últimos meses, los indígenas han denunciado que están muriendo lentamente de sed y de hambre. El río Ranchería, que era su única fuente de agua, fue represado y el agua la utilizan las multinacionales que explotan el carbón y la industria agrícola. A pesar de la resistencia que han mantenido las comunidades para conservar el río ya no tienen agua para su consumo.

Los territorios donde se ubica la mina han sido habitados por los pueblos indígenas Wayúu, afrocolombianos y campesinos que se dedicaban a la pesca y la agricultura. Sin embargo a lo largo de la explotación minera las comunidades han sido desalojadas y han desaparecido pueblos como El Manantial, Palmarito o El Descanso. Son comunidades que han permanecido en el olvido estatal, pese a las regalías que llegan a la región por la explotación de los recursos naturales.

Daños irreversibles

Aun así, los daños ambientales y sociales que ha dejado la actividad minera son irreversibles. Esta realidad ha dejado a más del 60% de los habitantes de esta zona del país viviendo en la indigencia. Según Armando Valbuena de la autoridad Wayuu, son más de 14 mil niños de la etnia muertos por inanición. Las comunidades se han visto en la necesidad de extraer el agua de pozos sin las debidas medidas sanitarias. La Defensoría del Pueblo había notificado en 2014 que había alrededor de 37 mil niños desnutridos. Esa situación no se detiene.

Ante la falta de reacción y atención del gobierno colombiano, la comunidad Wayúu decidió este año llevar el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Organización de las Naciones Unidas – ONU-. Las comunidades de esta región del país aún siguen esperando que las riquezas que hay bajo sus tierras no se conviertan en la condena que convierta en pesadilla el sueño de vivir una vida digna.

Colombia Informa.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER