Conecta con nosotros

Titulares

La valorización de Peñalosa es inconveniente para Bogotá

Incertidumbre en costo de obras, estudios de factibilidad sin terminar y capacidad de pago sin actualización.

Publicado

en

Incertidumbre en costo de obras, estudios de factibilidad sin terminar y capacidad de pago sin actualización.

 

Incertidumbre en costo de obras, estudios de factibilidad sin terminar y capacidad de pago sin actualización.

El Concejal Celio Nieves Herrera del Polo Democrático Alternativo expresa que está en desacuerdo con la aprobación de esta contribución en primer lugar porque los costos de las obras son inciertos pues comparando el proyecto presentado en 2017 y el actual, algunas de las obras presentan un incremento de un año a otro de casi el 50%. En este sentido, el Instituto de Desarrollo Urbano –IDU- informa que esto obedece a que el año pasado dichos estudios se encontraban en etapa de pre-factibilidad, en la cual se definen y analizan las alternativas de solución del proyecto, pero lo más importante aquí es que se trabaja con información secundaria lo cual permite que los costos determinados no sean precisos. Entonces ¿Qué habría ocurrido si el año pasado se hubiera aprobado el cobro por valorización con costos que no correspondían a la realidad?

Enrique Peñalosa insiste en seguir afectando los bolsillos de los bogotanos con el nuevo cobro por valorización de 35 obras que tendrían un costo de 1.2 billones de pesos. Sin embargo, las ponencias presentadas a dicha iniciativa sugieren eliminar algunas de dichas obras propuestas dando igualmente vía libre a esta nueva carga tributaria que tendrían que pagar propietarios de predios en localidades como Chapinero, Usaquén, Suba, Fontibón y Puente Aranda.

En segundo lugar, aún no se encuentran terminados los estudios de factibilidad de las obras propuestas, en este sentido la Administración Distrital en respuestas entregadas, con base en las inquietudes planteadas sobre el Proyecto de Acuerdo afirma que: “Las obras de infraestructura propuestas en el proyecto presentado este año, cuentan con una maduración a nivel de Factibilidad, adelantada a través de los Contratos de Estudios y Diseños adjudicados a finales de la vigencia de 2017, actualmente en ejecución”. De acuerdo con esto: ¿Si los estudios se encuentran en ejecución cómo es posible tener certeza de los costos de las obras y todos los elementos técnicos que se requieren?

Aquí entonces, se debe analizar si con la aprobación de estas obras sin estudios de factibilidad terminados para determinar los costos reales se generará confianza entre los ciudadanos como uno de los elementos fundamentales para que los ciudadanos paguen dicha contribución.

Según Oscar Borrero Ochoa un consagrado estudioso del tema de la contribución por valorización en Colombia, para que exista voluntad de los propietarios a pagar contribución depende de la legitimidad del proyecto, de la capacidad institucional y estándares éticos de la entidad que administre la contribución a fin de generar confianza entre los ciudadanos, así como también que se vincule con garantizar la capacidad de pago de dicho cobro. 

Por último, no hay identificación real de la capacidad de pago de los ciudadanos afectados, pues la Administración Distrital toma los datos de la Encuesta Multipropósito de 2014 para tal fin. Frente a este tema, según recomendación de Bogotá Cómo Vamos, se debe “seguir avanzando en la identificación real de la capacidad de pago de los contribuyentes”.

Por otro lado, como en reiteradas ocasiones lo hemos advertido, las finanzas de las familias bogotanas no aguantan más cargas tributarias, puesto que en los dos últimos años han sido críticos para el país en materia económica, situación que se ve reflejada en la capacidad de pago de los hogares. Entre sus causas se encuentran:

1. La reforma tributaria aumentando el Impuesto de Valor Agregado -IVA- del 19%, generó en la ciudadanía un duro golpe para sus finanzas, que a su vez limitó la adquisición de los productos de su canasta familiar.
2. El Incremento de tarifas del impuesto predial para personas de estratos (3 y 4) de la clase media bogotana ahondó más el hueco financiero de las familias que con esto continúan perdiendo su capacidad de pago.
3. El alza en las tarifas del transporte público en Transmilenio y Buses Zonales Urbanos del 22% y 25% respectivamente, están lejos del incremento del salario mínimo que fue apenas del 7%.
Las cifras presentadas por la Alcaldía Mayor, tal como lo afirma la exposición de motivos, “a la fecha de presentación de este Acuerdo al Honorable Concejo de la ciudad, la Secretaría Distrital de Planeación se encuentra procesando la última Encuesta Multipropósito (2017) tendiente a actualizar el indicador de capacidad de pago de la ciudad…”.
Nieves Herrera, advierte que los proyectos de valorización priorizados por Peñalosa, además de no contar con estudios de impacto conocidos que respalden estás intervenciones, no están enfocados en resolver los grandes problemas estructurales en materia de movilidad que afronta la ciudad y si causaría un impacto ambiental negativo puesto que con la ejecución de obras talarían por lo menos 1.200 árboles aproximadamente. Adicionalmente, las obras de infraestructura vial propuestas pueden ser atendidas con recursos ordinarios del presupuesto distrital sin tener que acudir al instrumento de valorización.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER