Conecta con nosotros

Titulares

Las incertidumbres que han generado las nuevas licitaciones de Transmilenio

Actualmente, la prestación del servicio público esencial de transporte de pasajeros en las trocales del Sistema Transmilenio en Bogotá, se realiza a través de nueve (9) contratos de concesión de los cuales siete (7) se encuentran próximos a vencer, estos corresponden a las fases I y II. 

Publicado

en

Actualmente, la prestación del servicio público esencial de transporte de pasajeros en las trocales del Sistema Transmilenio en Bogotá, se realiza a través de nueve (9) contratos de concesión de los cuales siete (7) se encuentran próximos a vencer, estos corresponden a las fases I y II. 

Actualmente, la prestación del servicio público esencial de transporte de pasajeros en las trocales del Sistema Transmilenio en Bogotá, se realiza a través de nueve (9) contratos de concesión de los cuales siete (7) se encuentran próximos a vencer, estos corresponden a las fases I y II. 

Dicho estado de los contratos y el deterioro de la flota de buses que opera actualmente, son los argumentos para que el gobierno Peñalosa proponga un nuevo modelo de adquisición, operación y mantenimiento de buses troncales. Para ello, se han planteado dos licitaciones, la primera para seleccionar hasta seis (6) Contratos de Concesión cuyo objeto será “la financiación, compra y entrega del uso de la flota al Sistema Transmilenio”. La segunda, para seleccionar hasta seis (6) Contratos de Concesión cuyo objeto será “la operación y mantenimiento de la flota del Sistema Transmilenio y la adecuación, operación y mantenimiento de los patios de operación asociados.

La primera incertidumbre que se identifica en este nuevo modelo es que se propone que la propiedad de la flota recaiga sobre un concesionario distinto del concesionario de operación. En este sentido, la Personería Distrital se ha pronunciado al identificar que no se encuentra un valor base para definir la remuneración del operador, elemento fundamental para la propuesta de oferta económica que deben hacer los proponentes de la licitación y que tiene el mayor porcentaje de peso en la calificación representando un tope máximo de 700 puntos de los posibles 1.000 puntos que tendrían cada una de las licitaciones.

En segundo lugar, en cuanto a la provisión de flota, entrarían a circular 1.383 nuevos buses de los cuales se prioriza la circulación de 925 biarticulados y 458 articulados, teniendo en cuenta que la mayor parte de las 138 estaciones no están aptas para los buses biarticulados. La segunda incertidumbre planteada es ¿Cuál será el costo de las adecuaciones de las estaciones requeridas para la nueva flota en las condiciones planteadas? Los costos los asume el Distrito quien al parecer continuará recibiendo apenas el 4.5% del total de los ingresos del sistema.

Sobre la licitación de Operación y mantenimiento de la flota existen seis (6) zonas a concesionar para las cuales 5 de ellas tienen proyectados nuevos patios de operación. Para la zona de Américas se proyectan 250 biarticulados con un nuevo patio de operación denominado “Américas II”. Calle 80, 107 biarticulados con nuevo patio de operación “Hospital. Norte, 172 articulados y 57 biarticulados dos nuevos patios de operación “Norte II” y” Temporal ALO”. Tunal Sur, 194 articulados y 228 biarticulados con dos nuevos patios de operación “Sur II” y “Temporal sur II”. Usme, 92 articulados y 158 biarticulados con nuevo patio de operación “La reforma”. De acuerdo con esto la incertidumbre en materia financiera aumenta para el Distrito pues en esta licitación no se precisa quien financiará estos nuevos patios, así como también se debe aclarar si existen lotes identificados y estudios para tal fin.

Por otro lado, teniendo en cuenta que en el actual modelo de negocio participan seis (6) agentes del sistema donde para el caso de los concesionarios se encuentran: operador troncal, operador de alimentación y zonal, operador de recaudo y la fiducia y para el caso del distrito se encuentra el ente gestor (Transmilenio S.A.), se puede afirmar que lo único novedoso de las licitaciones es la entrada de un nuevo agente del sistema que corresponde al concesionario propietario de la flota. Sin embargo, es incierto si los contratos producto del proceso licitatorio garantizaran una nueva distribución de los ingresos totales del sistema de los cuales los concesionarios se quedan con el 95.5% y el Distrito con el 45,5%, condiciones que han impactado negativamente las finanzas públicas de Bogotá, esto debido a que con tan pobre porcentaje de recursos se deben financiar aseo, mantenimiento, seguridad, publicidad, construcción y adecuación de las troncales y las estaciones.

Al mismo tiempo, otra de las grandes incertidumbres sobre estas licitaciones es la ¿qué pasará con la Tarifa Técnica? la cual dado un diseño operacional del Sistema Integrado de Transporte Público –SITP- indica el costo medio de operación y control por pasajero pago del Sistema; considerando para cada uno de los agentes prestadores de servicio que intervienen en dicha operación, una adecuada estructura de costos y una rentabilidad razonable. Teniendo en cuenta, que estas licitaciones contemplan un nuevo agente para el sistema (concesionario proveedor de la flota) se ha determinado que la retribución del mismo estará en función del número de vehículos que este adquiera y el precio (tarifa) que el mismo fije. Lo segundo quiere decir que su retribución se definirá por su propuesta económica que lógicamente no debe ser elevada pues influiría en la Tarifa Técnica y por ende en la Tarifa Usuario.

Aquí también es oportuno decir, que se pretenden establecer dos fases del tiempo del contrato del proveedor: Etapa de Operación y Mantenimiento (correspondiente a un pago por vehículo durante 10 años) y una tarifa de retribución durante la Etapa de Transición (entendida como el momento en el cual finaliza la Etapa de Operación y Mantenimiento e inicia el proceso de transición del operador saliente a un nuevo operador) . De esto se deduce que los periodos de tiempo de los contratos de adquisición de Flota y los contratos de operación y mantenimiento serán diferentes, garantizando siempre la retribución al proveedor de la flota y con miras a prorrogar su contrato.

Seguido de lo anterior, es pertinente abordar el tema de las tecnologías limpias en dichas licitaciones, comparando los costos asociados de los buses eléctricos versus la tecnología Diésel se encuentra que aunque en principio es más costosa la adquisición de los buses eléctricos, el mantenimiento en los años de vida útil y el consumo de energía son más baratos que el diésel y tal como lo afirma la compañía BYD fabricante de vehículos y baterías, dichos costos representarían hasta un 40% de beneficios económicos para el Sistema Integrado de Transporte Público –SITP- en el mediano y el largo plazo.

A esto se añade, que ante la solicitud de la Procuraduría General de la Nación en el sentido de incluir tecnologías limpias en la licitación de la renovación de la flota y así mismo algunas observaciones realizadas a los prepliegos de la licitación, el gobierno Peñalosa debió anunciar un incremento de hasta 400 puntos, para los oferentes que propongan y escojan vehículos con motores de tecnología Euro VI o superior. Cabe precisar que los criterios de evaluación para cada licitación tienen un máximo de 1.000 puntos a asignar así: 700 puntos propuesta económica, 200 puntos propuesta técnica y 100 puntos al apoyo a la industria nacional, sin que se garantice planamente un parque automotor eléctrico.

Así las cosas, solo se asignarían 400 puntos a una “propuesta acoplada” que es la oferta económica presentada por un proponente de provisión de la flota (Licitación 001-20018) articulada con una oferta económica de un proponente de operación (Licitación 002 -2018) es decir las dos licitaciones en una sola propuesta. De lo contrario para el caso proveedor de la flota que es quien debe tener la calificación por inclusión de nuevas tecnologías se le asignarían máximo 200 puntos. En este sentido, es incierto que el anuncio del incremento en la puntuación motive a los proponentes presentar propuestas diferentes al uso del diésel pues finalmente la oferta económica es la que más vale y de acuerdo con la inclusión de tecnologías más limpias dicha oferta sería más costosa por la inversión inicial que se requiere, en resumen entre más costosa la propuesta económica menos calificación le darán.

De acuerdo con esto, Resultan ser contradictorios los mensajes que la administración distrital ha expresado en torno a la implementación de energías limpias en los pre-pliegos para la compra de los nuevos articulados para las fases I y II de Transmilenio. Un mensaje que muestra las inconsistencias del gobierno fue enviado por Enrique Peñalosa en el marco del Congreso Internacional de Movilidad efectuado en Bogotá a comienzos del mes de abril de 2018, cuando afirmó que “las ciudades más avanzadas del mundo como Londres, Nueva York o como Madrid, utilizan buses con motores diésel, por qué todavía el tema de los buses eléctricos no está totalmente inventado”. Afirmación desmentida por el Secretario de Gobierno, Miguel Uribe Turbay, quien el 9 de mayo mencionó que los “buses eléctricos y buses a gas han sido probados en Transmilenio desde 2016. Es esta Alcaldía la que incentiva el uso de tecnologías limpias en la renovación de buses de Transmilenio”. Posteriormente, el 22 de mayo, el mismo Peñalosa envió otro Twitter donde indica que “el Transmilenio de la Séptima será la primera troncal sin buses diésel”, aquí vale la pena preguntarse ¿Por qué unas troncales si y otras no? ¿Será que en este caso si se presentará más de un proponente para los buses eléctricos?

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER