Conecta con nosotros

Nacional

Otro zarpazo a la Carta

Por Octavio Quintero  

Para sus cuentas, el cumplimiento de una tutela ha quedado ahora a discreción del gobierno nacional, tras la aprobación de la llamada “Ley de Incidencia Fiscal”, que más debiera llamarse “ley de incidencia inconstitucional”.

Este es el último golpe que se da al único instrumento

Publicado

en

Por Octavio Quintero  

Para sus cuentas, el cumplimiento de una tutela ha quedado ahora a discreción del gobierno nacional, tras la aprobación de la llamada “Ley de Incidencia Fiscal”, que más debiera llamarse “ley de incidencia inconstitucional”.

Este es el último golpe que se da al único instrumento

jurídico que venía siendo efectivo para el cumplimiento de los derechos fundamentales establecidos en la Constitución del ’91.

En pago de ese ‘favor’, el presidente Santos busca la reelección;  y con él, los parlamentarios (senadores y representantes de la Unidad Nacional), también querrán retener sus curules para seguir “defendiendo al pueblo maestro”, parodiando al coronel Plazas en la criminal retoma del Palacio de Justicia.

Lo que llaman democracia en Colombia ha tenido en estos días sucesivas manifestaciones de su alcance: (1) Un procurador que revoca por simple acto administrativo la decisión del “pueblo soberano” de que habla la Constitución. (2) Un  ministro (el de Minas) que amenaza con desconocer una consulta popular, es decir, otra decisión de ese “pueblo soberano”. (3) Un presidente (y ahí está metido el procurador también), que por un simple acto administrativo se arroga el derecho a desconocer sentencias judiciales.
Realmente, desde que los colombianos se tragaron el sapo de la reelección del 2006, todo lo demás es caviar: desde el Presidente hacia abajo y desde los juzgados hasta las altas cortes se viola la Constitución y las leyes, en una muy particular forma de ejercicio democrático, de donde deviene también su particular forma de defenderla.

Como bien lo expresaron los parlamentarios del Polo Democrático (Robledo en el Senado y Navas Talero en la Cámara, durante el trámite del proyecto), la nueva ley de Incidencia Fiscal, “limita la acción de tutela y, por tanto, vulnera los derechos fundamentales, aparte de que también atropella la autonomía de la Rama Judicial.

Desde el acto legislativo 03 del 2011, de “Sostenibilidad Fiscal”, hasta esta ley de finales del 2013, de “Incidencia Fiscal”, la democracia en Colombia no es eso que sus raíces griegas indican: demos = pueblo + cracia= gobierno (gobierno del pueblo), sino una despótica imposición de cifras, muy acorde, además, con la dictadura del mercado.

18 de diciembre de 2013.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER