Conecta con nosotros

Nacionales

En el trigésimo aniversario del asesinato de Bernardo Jaramillo y Carlos Pizarro

Publicado

en

Por Carlos Bula Camacho, miembro del CEN del PDA

 

Bernando Jaramillo no puede ser considerado sino al lado de Carlos Pizarro. Carlos Pizarro no puede ser considerado sino al lado de Bernardo Jaramillo

Los había separado un ejercicio político diverso y a jucio nuestro equivocado. Los unió la reflexión para la adopción de la correcta táctica de lucha política y popular.

El establecimiento colombiano siempre ha tenido perfectamente establecido que no es la insurgencia la que pueda amenazar su ilegitimo predominio sobre la vida colombiana. Que son los movimientos nacionales y populares-un amplio Frente Democrático- los que pueden poner fin al ejercicio del poder oligárquico sometido al hegemonismo de Estados Unidos. Por eso se pronuncia por la guerra y contra cualquier proceso de paz.

Bernardo Jaramillo, nunca fue un dirigente con vínculos orgánicos con la insurgencia, aun cuando por supuesto participó en la creación de la Unión Patriótica, de la cual murió siendo su presidente y que fue el resultado del frustrado acuerdo de paz del Gobierno de Betancur con las FARC. A la guerrilla le exigió su participación y con ese proceso de paz y poner fin de inmediato con los actos terroristas.
Condenó como ninguno otro lo hizo, el paramilitarismo y la vinculación del Estado a sus criminales prácticas.
Reflexionó y entonces criticó la táctica de la combinación de todas las formas de lucha y el ejercicio de la violencia como procedimiento de lucha política. Su discurso de Ibagué de febrero 17 de 1989 así lo demuestra.

Carlos Pizarro fue un exitoso comandante militar, además un ideólogo de la democracia. Fue siempre un partidario de la paz y la unidad nacional. No fue el responsable principal de la equivocación histórica de la toma del Palacio de Justicia, pero no lo criticó en forma contundente. Pero el proceso de paz, que en forma acertada y patriótica dirigió, fue la mejor rectificación a ese desacierto y a la táctica de la lucha armada.
Cuando asumió la comandancia suprema del M-19, arriesgó todo-incluso su vida- por el proceso de paz que se inicio en forma tan exitosa en la década de los noventas. Pizarro no solo desmovilizó al M-19, sino que nueve destacamentos armados siguieron su ejemplo. Por eso, su liderazgo se creció y recibió una significativo apoyo nacional.

Asesinado Jaramillo, con quien había establecido acuerdos y compromisos impulso la creación de la Alianza
Democrática, para concretar la fundación del partido democrático que le habían anunciado a los colombianos. Muy posiblemente Pizarro hubiera sido elegido Presidente. Por eso lo asesinaron.

Jaramillo y Pizarro convocaron a todo el país, a todas las clases, partidos y creencias partidarias del libre desarrollo nacional y de la soberanía.

La participación del establecimiento, en este crimen de Estado por conducto del extinto DAS, está mas que comprobada. A finales del siglo XX hubiésemos conquistado la Paz. Pero la oligarquía prefirió como siempre la guerra.

Todos quienes participen de nuestra táctica de lucha política y popular y luchen por la soberanía, deben recibir nuestro apoyo de compañeros y de patriotas. Hay que defender la vida de los desmovilizados.

JARAMILLO Y PIZARRO SON HÉROES DE LA NUEVA COLOMBIA, VENCEREMOS..

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER