Conecta con nosotros

Internacionales

Con J.C. Varela como nuevo mandatario, Panamá cambia el matiz de derecha

El empresario de derecha Juan Carlos Varela, duro crítico del gobierno de Ricardo Martinelli, es el nuevo presidente de Panamá. Con su asunción simplemente el país centroamericano cambia el matiz en la corriente de derecha que viene gobernando.

Varela, de 50 años, conquistó el pasado domingo 4 de mayo la Presidencia de Panamá para el período 2014-2019 y aunque es de derecha se espera que su gobierno se diferencie del de Martinelli, caracterizado por sus abusos y por haber privatizado el Estado a favor

Publicado

en

El empresario de derecha Juan Carlos Varela, duro crítico del gobierno de Ricardo Martinelli, es el nuevo presidente de Panamá. Con su asunción simplemente el país centroamericano cambia el matiz en la corriente de derecha que viene gobernando.

Varela, de 50 años, conquistó el pasado domingo 4 de mayo la Presidencia de Panamá para el período 2014-2019 y aunque es de derecha se espera que su gobierno se diferencie del de Martinelli, caracterizado por sus abusos y por haber privatizado el Estado a favor

de sus allegados.

Varela es un empresario dueño de una industria fabricante de ron y, curiosamente, es el actual vicepresidente del país. El líder político se lanzó como parte de una alianza de los partidos Panameñista y Popular, y es uno de los más acérrimos críticos de Ricardo Martinelli, presidente saliente de Panamá, quien en 2011 separó al mandatario electo de su cargo como canciller. Desde entonces ambos dirigentes se distanciaron. El ahora presidente electo tiene como fórmula vicepresidencial a Isabel Saint Malo de Alvarado, 45 años, especialista en políticas públicas.

En su carrera a la Presidencia, Varela superó a seis candidatos más, dos de los cuales eran sus más cercanos contendores: el exalcalde de Ciudad de Panamá Juan Carlos Navarro, quien representa al opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD, movimiento fundado por el difunto general Omar Torrijos), y José Domingo Arias, quien pertenece a Cambio Democrático, partido de gobierno (CD) y era el representante del oficialismo en la contienda. Arias, actual ministro de Vivienda de Panamá, era apoyado por Martinelli y su campaña buscó siempre explotar el capital político de este apoyo, más aún cuando el saliente presidente cuenta con un índice de aprobación de 67%, según las últimas encuestas.

Los comicios, que además eligieron a 71 diputados de la Asamblea Nacional, llegan luego de cinco años del gobierno de Martinelli, un adinerado hombre a quien la oposición acusa de haber debilitado las instituciones panameñas mediante una campaña para hacerse con el poder total en el vecino país.
Tras conocer el resultado de las votaciones, Martinelli aseguró que hará oposición al futuro gobierno de Juan Carlos Varela, y al reconocer su triunfo exclamó: “Dios nos coja confesados. Yo conozco al candidato (Varela) y verdaderamente ‘Dios nos coja confesados’”, añadió un sorprendido Martinelli, en breves declaraciones a periodistas en el cuartel de campaña del candidato oficialista, José Domingo Arias.

Durante los cinco años de la presidencia de Martinelli se produjo una “empresarialización” del Estado panameño. En efecto, en este gobierno ultraconservador se ampliaron los tratados de libre comercio y se incorporó a Panamá a los nuevos lineamientos geopolíticos de Estados Unidos, cediéndole el territorio al Comando Sur para que instalara once bases militares. En este proceso, se afirmó el poder de grupos empresariales y financieros vinculados a la minería y a la construcción (infraestructuras y desarrollos inmobiliarios).

Si bien se logró un alto crecimiento económico en su producto interno, los panameños no han visto solucionados sus problemas de desigualdad, de transporte público y la creciente inseguridad.

La apuesta económica de Martinelli profundizó el saldo negativo de la balanza comercial, duplicó la deuda pública y afirmó la desigualdad social (Panamá es uno de los países más desiguales, ocupa el número 17 a nivel mundial –Índice Gini: 51.9, 2012-). Según la CEPAL, el 25.3% vive en situación de pobreza y el 12.4% en la extrema pobreza (2012). A la incapacidad para resolver las demandas de los sectores populares y medios se sumó la resistencia que se originó cuando Martinelli intento controlar la Corte Suprema buscando una habilitación para la reelección. Estas cuestiones, como algunas sospechas de corrupción y el maltrato a los medios de comunicación contribuyeron a desgastar y erosionar su autoridad presidencial.

Continuará alineamiento a Washington

Con el nuevo gobierno de Varela las cosas no cambiarán en cuanto el alineamiento de Panamá a los dictados de Washington: continuará como observador a la neoliberal  Alianza del Pacifico e insistirá en convertirse en miembro pleno, así como mantendrá los Tratados de Libre Comercio ya suscritos, profundizando su ejecución. De esta manera, el alineamiento con Estados Unidos (principal proveedor y cliente) se mantendrá intacto, aunque en sus primeras declaraciones como presidente electo, Varela dijo que le interesa contribuir al fortalecimiento de la CELAC.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER