Conecta con nosotros

Internacionales

Después de Grecia: ¿Estado global o rebelión mundial?

Por Wim Dierckxsens / Observatorio Internacional de la Crisis

¿Qué es lo que podamos esperar después de Grecia? La mafia bancaria dejó caer a Grecia con objetivos claros. La pregunta que sigue es, ¿qué pasa si la élite financiera deja caer todo el sistema bancario en el mundo? Al cortar el flujo de dinero se corta el acces a productos y servicios y por ende se pone el cuchillo sobre la garganta de la ciudadanía para que acepte una sumisión incondicional. Esto es exactamente lo que está pasando en Grecia hoy en día y lo que podrá pasar mañana en cualquier país, incluyendo a países como Alemania y EEUU.

Publicado

en

Por Wim Dierckxsens / Observatorio Internacional de la Crisis

¿Qué es lo que podamos esperar después de Grecia? La mafia bancaria dejó caer a Grecia con objetivos claros. La pregunta que sigue es, ¿qué pasa si la élite financiera deja caer todo el sistema bancario en el mundo? Al cortar el flujo de dinero se corta el acces a productos y servicios y por ende se pone el cuchillo sobre la garganta de la ciudadanía para que acepte una sumisión incondicional. Esto es exactamente lo que está pasando en Grecia hoy en día y lo que podrá pasar mañana en cualquier país, incluyendo a países como Alemania y EEUU.

Mientras los bancos están cerrados y mientras los ciudadanos sólo pueden retirar pequeños montos de dinero (lo que se llama el corralito) existen controles de capital. Este es el entorno propicio para un ´bail-in´, es decir, para ´salvar´ a los bancos, al apropiarse éstos de los ahorros de la ciudadanía. Grecia es el experimento para la élite financiera que mañana aplicarán hasta donde les lleguen los tentáculos de la mafia banquera.

El FMI, fiel representante de la élite financiera de Wall Street y Londres, planteaba la necesidad de bajar el valor del mercado de los bonos griegos, es decir de la deuda pública de este país. Aplicar un ´haircut´ a la deuda, se dice en la jerga financiera. Lo anterior equivale a una bancarrota parcial. La empresa calificadadora de deudas soberanas más importante en el mundo, Standard & Poors (también representante fiel de la élite de Wall Street y de la City de Londres), ha calificado la deuda pública griega hacia abajo al nivel de CCC. Con esta calificación señalan que la deuda griega es impagable y tildan a los bonos griegos como ´bonos chatarra´ (ver Jim Rant, Twillight Zone Silver, www.src-fla.us 19 de julio de 2015).

La misma calificadora y el FMI evitan declarar a Grecia en bancarrota ya que en este caso los megabancos (dichos “demasiado grandes para dejarlos caer”) tendrían que aplicar los seguros (derivados) para indemnizar a la banca acreedora de la deuda griega, es decir sobre todo la banca alemana y francesa. Los seguros a su vez están re-asegurados varias veces y todo este capital ficticio en forma de pirámide invertida colapsaría en caso de bancarrota. Lo más graves es que semejante suceso generará una reacción en cadena.

Al valorar los bonos en la mitad de su valor, Standard & Poors y el FMI no procuraban ayudar a Grecia como podría creerse, sino que buscaban favorecer exclusivamente a los principales bancos europeos que en el pasado habían prestado dinero a Grecia, es decir sobre todo a los bancos alemanes y franceses. Con una rebaja del 50% de los préstamos otorgados por dichos bancos, los mismos sufrirían pérdidas muy cuantiosas sin poder recurrir a los seguros. La élite financiera de Wall Street y de la City de Londres, donde se concentran las (re)aseguradoras y el consecuente cúmulo de capital ficticio, buscaban así generar bancarrotas en cadena en la toda la zona Euro y primero que nada en Alemania y Francia. En semejante crisis perderían incluso estos países europeos toda soberanía. Wall Street y la City de Londres lograrían subordinar así a la UE para mejor lanzar a su propio proyecto de Estado global.

En palabras de Walter Formento: “La Crisis Griega, llamada Crisis de la Deuda, es la manifestación de la Crisis de la Unión Europea, en tanto pone de manifiesto el límite del bloque financiero Unión-Europeo (la síntesis de las fracciones financieras germano-francesas que condensaron como la fracción dominante del bloque de poder UE). La crisis de la Unión Europea es la crisis de las fuerzas de la restauración. (…) Una salida de Grecia de la situación de Crisis, es inmediatamente la profundización de la crisis de la UE. Es un debilitamiento de su nueva fracción financiera dominante de bloque, Estado-continente en consolidación” (Walter Formento y Mario Soso, La Crisis Griega y la Crisis de la Unión Europea, 2 de julio de 2015, CEPES, Argentina).

El capital financiero franco-alemán, en otras palabras, busca todavía restaurar el antiguo régimen de la Triada (las tres regiones que dominan, o más bien han dominado hasta ahora, la economía mundial. Son los tres polos de poder tradicionales, el “occidente económico”: Norteamérica -EEUU y Canadá-; Europa Occidental; Japón-Corea del Sur-Australia-Nueva Zelanda) . La Triada está en franco repliegue y su crisis se vislumbra en Europa con la crisis griega. La posición del ministro de finanzas alemán era la que mejor reflejaba esta posición de restauración. Fue extremadamente dura con Grecia y “sorprendentemente” mucho más que el propio FMI.

El proyecto del capital financiero franco-alemán ahora es aprovechar esta crisis para instaurar un Estado Supranacional en la Unión Europea antes de que se desmorone la UE. De lograrlo acabarían con la soberanía nacional y por lo visto con el antecedente griego también con toda la democracia a escala estatal. No es entonces nada casual que el presidente de Francia abogue públicamente en medio de la crisis europea y más precisamente el 20 de julio de 2015, por la creación de un gobierno para la zona euro (Mish Shedlock, Hollande Pleads For Creation Of Eurozone Government , http://www.talkmarkets.com/ 20 de julio de 2015).

La mafia bancaria europea ha ganado la batalla en Grecia, pero su unión y el euro están bajo mucha presión y se vislumbra que están perdiendo el control. El mundo entero se indignó con el rol de los bancos y sobre todo con Alemania en el Drama Griego. Ha quedado a la vista de todo el mundo la maldad de su juego y se perciben nuevos planes nefastos de los banqueros. Ha quedado claro al mundo que al respetar las reglas de juego de los banqueros no hay salida de una bancarrota que sólo les favorece a ellos y no a la ciudadanía. La élite financiera no respeta la democracia ni la voz ampliamente mayoritaria de la ciudadanía. Grecia necesita de todos nosotros pero nosotros necesitamos de Grecia ya que mañana nos tocará. Si este dolor nos toca en carne propia en cuanto a que grandes mayorías, será cuando adquiramos consciencia necesaria para empezar a enfrentar al sistema.

La meta de la élite financiera de Wall Street y la City de Londres, sin embargo, va más allá de la europea. Lo que procuran es crear un gobierno global a partir de un corralito a escala internacional. ¿Cómo podrán lograrlo? Al aumentar la Reserva Federal de manera significativa las tasas de interés (y lo harán antes de finalizar el año 2015), la crisis de la deuda se tornará mundial, las bancarrotas se darán en serie y el corralito pronto será un fenómeno internacional. Es el contexto para lograr el sometimiento de los pueblos a un nuevo gobierno global. También es la coyuntura para una indignación a escala global. En medio del colapso financiero a escala mundial de pronto se manifiesta la crisis del sistema capitalista como tal y podrán prosperar las reivindicaciones post-capitalistas.

Observatorio Internacional de la Crisis.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER