Conecta con nosotros

Internacionales

Ecuador abandona el TIAR, decadente mecanismo de intervención de Washington

Roberto Follari / El Telégrafo  

Es un completo anacronismo. El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), lanzado a finales de la década de los cuarenta y asumido por Ecuador un par de años luego de su inicio, es hoy rémora de un pasado por completo perimido y superado.

Se trataba de las típicas maniobras de Estados Unidos en la posguerra, cuando desde el Norte se decía desvergonzadamente que América (Latina) es para los americanos (Estados Unidos). En nombre de la sedicente lucha contra el comunismo,

Publicado

en

Roberto Follari / El Telégrafo  

Es un completo anacronismo. El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), lanzado a finales de la década de los cuarenta y asumido por Ecuador un par de años luego de su inicio, es hoy rémora de un pasado por completo perimido y superado.

Se trataba de las típicas maniobras de Estados Unidos en la posguerra, cuando desde el Norte se decía desvergonzadamente que América (Latina) es para los americanos (Estados Unidos). En nombre de la sedicente lucha contra el comunismo,

se justificaba la ‘mutua ayuda’ -entre el elefante y las hormigas, por entonces-, según la cual, cualquier país ‘atacado por el comunismo’ podía solicitar el apoyo de los demás en su defensa. Es decir: se trataba de legitimar la ‘ayuda’ militar de Estados Unidos -su abierto intervencionismo- si la potencia del Norte veía afectados los intereses de sus empresas o su geopolítica de dominio.

Es que el tratado se inscribía en la lucha del capitalismo contra la Unión Soviética, si bien en la letra permitía que la defensa pudiera hacerse también bajo cualesquiera condiciones de un país latinoamericano signatario del tratado que fuera agredido militarmente por un país ajeno al continente.

Como bien lo ha señalado el presidente Correa con clara sensibilidad latinoamericanista, el TIAR debió haberse mostrado conducente cuando el enfrentamiento de Gran Bretaña con la Argentina por las islas Malvinas en 1982. Por el contrario, EE.UU. declaró neutralidad formal y evadió asumir responsabilidades oficiales, aunque hay testimonios de que habría colaborado de manera encubierta con Inglaterra; y el TIAR no fue invocado, como hubiera correspondido formalmente, para defender a la Argentina de la obvia superioridad militar del país que inventó la piratería (y el capitalismo, el cual por cierto implica también modos de rapiña económica expoliadora).

Es una muestra elocuente de los tiempos nuevos que recorren Latinoamérica, la propuesta para que la Asamblea Nacional ecuatoriana rechace el TIAR, lo denuncie y, en consecuencia, abandone. En ese sentido, un país que no es de los más grandes, pero que ha decidido sostener su soberanía, lleva acumulados no pocos gestos destacables. Desde la salida de los estadounidenses de la base de Manta al asilo otorgado a Assange en la embajada ubicada en Londres, hay una dignidad asumida.

Dignidad que ojalá países como los europeos alguna vez hubieran sostenido, en vez de ser cada vez y todas, piezas intercambiables en el rompecabezas del imperio. La denuncia del TIAR va en esa misma dirección, y hace justicia al ya largamente superado momento de ocaso y clausura de la Guerra Fría.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER