Conecta con nosotros

Internacionales

El insólito día en que el Fondo Monetario Internacional criticó el neoliberalismo

BBC  

Vivir para ver. Eso habrán exclamado, incrédulos, muchos críticos del Fondo Monetario Internacional (FMI) cuando leyeron hace un par de semanas un texto publicado en la página web de la entidad.

El escrito empieza diciendo: “En vez de llevar al crecimiento, algunas políticas neoliberales han aumentado la desigualdad, a la vez que ponen en peligro la expansión duradera”.

La declaración, insólita para el organismo que, más que ningún otro, es asociado en la imaginación popular con la expansión de políticas económicas ortodoxas o “neoliberales”, corresponde a un artículo de Jonathan D. Ostry, Prakash Loungani y Davide Furceri, todos ellos funcionarios del FMI.

Publicado

en

BBC  

Vivir para ver. Eso habrán exclamado, incrédulos, muchos críticos del Fondo Monetario Internacional (FMI) cuando leyeron hace un par de semanas un texto publicado en la página web de la entidad.

El escrito empieza diciendo: “En vez de llevar al crecimiento, algunas políticas neoliberales han aumentado la desigualdad, a la vez que ponen en peligro la expansión duradera”.

La declaración, insólita para el organismo que, más que ningún otro, es asociado en la imaginación popular con la expansión de políticas económicas ortodoxas o “neoliberales”, corresponde a un artículo de Jonathan D. Ostry, Prakash Loungani y Davide Furceri, todos ellos funcionarios del FMI.

Ostry es subdirector del Departamento de Investigaciones del organismo. Loungani es jefe de división y Furceri es economista en la misma dependencia.

Más desigualdad

Los tres pusieron su firma a un documento que dice en otro de sus pasajes: “Hay aspectos de la agenda neoliberal que no han funcionado como se esperaba”. Mencionan, entre otras cosas, que “los costos en términos de aumento de desigualdad son prominentes”.

Y que esa desigualdad “le hace daño al nivel y la sustentabilidad del crecimiento”.

BBC Mundo intentó comunicarse con los autores del artículo, titulado “Neoliberalism: Oversold?” (Neoliberalismo, sobrevendido?) pero no obtuvo respuesta alguna del Fondo Monetario Internacional a varias solicitudes de entrevista.

Las declaraciones de los tres funcionarios sorprenden por ser una aparente admisión de error por parte de expertos del FMI a las políticas que contra viento y marea buscó imponer la entidad a lo largo del mundo. Y que, según sus críticos, fueron adoptadas con un elevado costo social.

Planes de ajuste

El FMI fue creado después de la Segunda Guerra Mundial para ofrecer a los países apoyo financiero temporal cuando sufrieran crisis de divisas.

Sin embargo, a lo largo de las décadas, y en particular en América Latina, el organismo se hizo especialmente conocido (y frecuentemente criticado) por los planes de ajuste que imponía a los países receptores de sus créditos.

En América Latina, eso tuvo su expresión máxima durante la crisis de la deuda de la década de 1980.

La mayoría de los países de la región no pudieron seguir honrando la elevada deuda externa que habían adquirido en años de bonanza. Por lo que uno tras otro tuvieron que solicitar préstamos de emergencia ante el FMI.

Los que eran concedidos a cambio de compromisos en torno a planes de ajuste.

Estos planes requerían el desmantelamiento de entidades estatales, la apertura al libre comercio y la inversión extranjera, las privatizaciones y las disminuciones del gasto público en rubros que incluían muchas veces la inversión social.

En no pocos casos, las políticas de ajuste pusieron fin a la inestabilidad macroeconómica extrema que vivían esos países sitiados por la deuda y la hiperinflación.

Pero también son asociados, especialmente en los 1980, con un desempleo disparado y un deterioro tal en los niveles de vida, que muchos se refieren a ese periodo todavía como la “década perdida” de la economía latinoamericana.

Ventajas a largo plazo

Pocos discutían en ese entonces la existencia de costos de corto plazo en esas llamadas “terapias de choque” en las que el Estado despedía a miles de empleados y sometía súbitamente a los productores locales a la competencia externa.

Pero todo lo anterior, aseguraba el FMI, aumentaría en el largo plazo la eficiencia de la economía, y le permitiría a los países no solamente pagar sus deudas sino mejorar el crecimiento y el bienestar de sus habitantes.

El ajuste se defendía como el remedio doloroso, más necesario, para garantizar el éxito económico futuro de los países.

Un precepto que han puesto en duda los investigadores del FMI con su reciente artículo.

“Politización”

El texto ha llevado a críticas intensas al organismo a lo largo del espectro ideológico.

Voces izquierdistas lo ven como una contradicción de parte de un organismo que por mucho tiempo presentó las políticas ortodoxas como una verdad indiscutible.
Pero desde la otra orilla, las críticas no son menos intensas.

“El solo uso de la palabra ‘neoliberal’ en el título del artículo, refleja una politización de la discusión”, le dice a BBC Mundo Steve Hanke, economista asociado al ultradrechista Instituto Cato, un centro de investigación de corte conservador en Estados Unidos, y que fue asesor de numerosos gobiernos, incluyendo los de Venezuela e Indonesia, durante la aplicación de ese tipo de políticas.

Cuestión de fe

En su trabajo, los investigadores del FMI incluso ponen un manto de duda sobre la experiencia chilena con el llamado “neoliberalismo”, la más paradigmática en la región después de su implementación a partir de 1973 bajo el entonces dictador Augusto Pinochet.

BBC, Londres.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER