Conecta con nosotros

Titulares

Iván Cepeda dice que proceso de paz está llegando a punto de no retorno

Por Juan Francisco Valbuena G. / El Tiempo  

El congresista del Polo Democrático piensa que cada vez hay menos espacio para pedir el fin de los diálogos.

El senador del Polo Iván Cepeda Castro afirmó que la presencia en La Habana de prácticamente todos los jefes políticos y militares de las Farc es una señal de que los diálogos de paz están llegando a un punto de no retorno.

Publicado

en

Por Juan Francisco Valbuena G. / El Tiempo  

El congresista del Polo Democrático piensa que cada vez hay menos espacio para pedir el fin de los diálogos.

El senador del Polo Iván Cepeda Castro afirmó que la presencia en La Habana de prácticamente todos los jefes políticos y militares de las Farc es una señal de que los diálogos de paz están llegando a un punto de no retorno.

Cepeda, una de las personas que más conocen a las Farc y quien ha estado atento a los detalles que se originan en Cuba, fue invitado por el profesor Antanas Mockus a encabezar la marcha por la vida del próximo 8 de marzo, la cual, según el congresista, es “propicia” en el momento actual de la negociación.

¿Por qué cree que el profesor Mockus lo invitó a la marcha por la vida?

Me honra mucho esa invitación y así se lo manifesté a él. Creo que es muy importante el mensaje de trabajar unidos por la paz.

¿Cuál será el aporte de esta movilización a los diálogos?

Hoy estamos ad portas de comenzar a ponerle fin al conflicto armado y creo que el contexto en el que se realiza esa movilización es especialmente propicio para ello: se comienza a hablar de un cese del fuego bilateral y definitivo; las víctimas se manifestaron en La Habana, y está en la agenda la posibilidad de un proceso con el ELN. Todos estos hechos contribuyen a que esas marchas tengan un significado político clave.

Algunos sectores han manifestado que este año será definitivo para la paz. ¿Usted también lo cree?

Creo que si hacemos esfuerzos y tomamos acciones adecuadas, el 2015 puede marcar un giro muy significativo en la historia del país. No sé si será el año de la firma de un acuerdo, pero sí creo que los avances producidos y los que se puedan dar en los próximos meses van en esa dirección.

¿Qué opinión tiene de que el presidente Santos haya dado instrucciones para discutir un cese bilateral y definitivo con las Farc?

Me parece que es una decisión muy adecuada porque se produce en consonancia con los avances que ha venido registrando el proceso, no solo en materia de acuerdos y agenda, sino también en la necesidad de que a estas alturas comience a cambiar la dinámica del conflicto. Mi apreciación es que, con esa decisión, el Presidente y en general la mesa abren una nueva dimensión del proceso, en la que no solo se producen acuerdos en puntos de la agenda, sino también con relación a cómo disminuir la intensidad del conflicto armado.

El uribismo ha pasado de oponerse a prácticamente todo a proponer, por ejemplo, un órgano para avalar los acuerdos. ¿Por qué cree que se dio ese giro?

Porque el proceso viene mostrando seriedad y resultados. Creo que ese cambio de acento demuestra que no es posible oponerse a los diálogos como tal. Yo diría que, si esa evolución continúa, podríamos dejar de calificar a esos sectores como enemigos de la paz, siempre y cuando estos no acudan a métodos que son propios de los enemigos de la paz.

¿Cree posible que el país vea al uribismo apoyando el proceso, o lo ve muy lejos?

Veo que es cada vez más difícil que esos sectores llamen a la ruptura del proceso, y creo que prueba de ello fue que en el episodio del general Alzate ni siquiera ese sector osó pedir que se rompieran los diálogos.

Con excepción de alias el ‘Paisa’, prácticamente todos los jefes políticos y militares de las Farc están en Cuba. ¿Qué significa esto?

Creo que es un signo muy serio de que el proceso está llegando a un punto de no retorno. Cuando la guerrilla toma la decisión de concentrar en La Habana a sus líderes más importantes, que tienen no solo la conducción política, sino militar de sus unidades, se muestra que realmente está buscando el contexto para tomar decisiones estratégicas, y hacerlo de la manera más rápida posible. Pienso que es un signo muy claro de la madurez de las negociaciones.

El Tiempo, Bogotá

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER