Conecta con nosotros

Nacional

Piketty o nuevo modelo

Por Eduardo Sarmiento Palacio  

Luego de una larga anticipación, Thomas Piketty habló en un evento altamente concurrido en la Universidad Externado de Colombia. En la exposición rectificó algunos de los apartes del libro El capital en el siglo XXI, afirmó que Colombia es uno de los países con la peor distribución del ingreso del mundo y calificó de regresiva la propuesta de reforma tributaria basada en el IVA.

En el libro Distribución del ingreso con crecimiento es posible, que entró en edición cuando apareció la versión en inglés de Piketty, celebré su revelación de que el retorno del capital se mantuvo durante un siglo por encima del crecimiento económico.

Publicado

en

Por Eduardo Sarmiento Palacio  

Luego de una larga anticipación, Thomas Piketty habló en un evento altamente concurrido en la Universidad Externado de Colombia. En la exposición rectificó algunos de los apartes del libro El capital en el siglo XXI, afirmó que Colombia es uno de los países con la peor distribución del ingreso del mundo y calificó de regresiva la propuesta de reforma tributaria basada en el IVA.

En el libro Distribución del ingreso con crecimiento es posible, que entró en edición cuando apareció la versión en inglés de Piketty, celebré su revelación de que el retorno del capital se mantuvo durante un siglo por encima del crecimiento económico.

Como el capital aumenta más rápidamente que el producto nacional, el ingreso del capital en el PIB aumenta y, como los capitalistas obtienen mayores ingresos que los trabajadores, la distribución del ingreso se deteriora.

Lamentablemente, Piketty falla en la identificación de las causas. Atribuye el resultado a factores de la naturaleza inevitables. Por eso, en varias partes de la obra clama que la mejoría de la distribución del ingreso después de la Segunda Guerra Mundial fue un accidente que no se repetirá en el futuro. En efecto, predice que la distribución del ingreso continuará deteriorándose en el presente siglo. En contraste, en mi libro y en dos ensayos recientes se señala que el deterioro de la distribución del ingreso es la consecuencia del modelo económico. En Colombia, el comercio internacional, la organización macroeconómica, la escogencia de sectores, la educación segregada, el mercado laboral generan sesgos en contra de la distribución del ingreso. Por lo demás, existe un fuerte vínculo entre el crecimiento y la equidad que sostiene la brecha entre el retorno del capital y el crecimiento.

La falta de Piketty reside en el intento de fundamentar su hallazgo con la teoría neoclásica del bienestar que fracasó durante dos siglos en explicar las causas de la distribución del ingreso y, lo más grave, en identificar las soluciones. De acuerdo con esta teoría, el mercado conduce a las soluciones más eficientes y la equidad y el crecimiento son independientes. Aún más grave, considera que la distribución del ingreso es un problema que se resuelve con medidas tributarias unilaterales y ampliación de las oportunidades de la educación. La receta se aplicó a lo largo y ancho del mundo con resultados precarios. No evitó que, de cincuenta países, cuarenta hayan registrado una reducción de la participación del trabajo en el PIB y deterioro de la distribución del ingreso en los últimos 25 años.

La realidad es al revés. La diferencia entre el retorno del capital y el crecimiento es una evidencia del incumplimiento de la teoría neoclásica del bienestar. Es la consecuencia de la ineficacia del mercado y de la estrecha relación entre la equidad y el crecimiento.

Como alternativa a la teoría neoclásica y la formulación de Piketty, que se asemejan en muchos aspectos, está la visión estructural que reconoce que las áreas críticas están expuestas a serios desequilibrios que generan fuerzas contra la equidad. La solución a la distribución del ingreso no puede recaer exclusivamente en la política fiscal. Nuestra propuesta adquiere la forma de un nuevo modelo que contrarreste los sesgos en contra de la distribución en el comercio internacional, la organización monetaria, las prioridades sectoriales, la discriminación educativa, la tecnológica y el mercado laboral. Adicionalmente, requiere una estrategia que cierre la brecha entre el retorno del capital y el crecimiento con un sistema tributario progresivo, regulación financiera, freno a la salida de patrimonios, subsidio para erradicar la informalidad y elevación del salario mínimo.

El Espectador, Bogotá.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER