Conecta con nosotros

Nacional

Vote por usted mismo

Por Óscar Gutiérrez Reyes   

El 9 de marzo se elige el Congreso de la República en medio de una profunda crisis de la sociedad colombiana; por eso, si fuera agricultor, votaría por quien promueva la lucha por salvaguardar la agricultura nacional para que empresarios agrícolas, campesinos, asalariados e indígenas,

Publicado

en

Por Óscar Gutiérrez Reyes   

El 9 de marzo se elige el Congreso de la República en medio de una profunda crisis de la sociedad colombiana; por eso, si fuera agricultor, votaría por quien promueva la lucha por salvaguardar la agricultura nacional para que empresarios agrícolas, campesinos, asalariados e indígenas, produzcan los alimentos y demás bienes agrícolas que necesitamos para alcanzar seguridad y soberanía alimentaria.

Si fuera cafetero, votaría por quien defienda mi interés económico y proponga luchar por una política de sostenibilidad de la caficultura. Y siendo agricultor, votaría por quien propugne por una Ley Marco para el Agro.

Si fuera minero, votaría por quien patrocine que la minería tradicional y la del empresario nacional, goce de protección estatal, sea legal y formalizada. Y también lo haría por quien defienda los recursos naturales y la riqueza nacional minera para que esté al servicio del progreso nacional y no del saqueo multinacional.

Si fuera transportador, votaría por quien apruebe que los combustibles se vendan al precio que cuesta producirlos en el país y no al que imponen monopolios extranjeros. Igual lo haría por quien apoye se reverse el negocio de las concesiones viales.

Si fuera obrero, votaría por quien aprecie el papel de los trabajadores en la producción nacional. Y estaría dispuesto a hacerlo, así mismo, por quien tenga como eje de las relaciones laborales el acatamiento a los derechos propios de los asalariados.

Si fuera un industrial colombiano, votaría por quien se oponga a someter la industria a los TLC y la implacable competencia extranjera y actúe con el criterio de defender el trabajo y la producción nacional. Pero lo haría, además, por quien promueva relaciones económicas con el mundo en píe de igualdad, con beneficio recíproco y respeto por la soberanía de Colombia.

Si fuera médico, enfermera, empleado de la salud o paciente, votaría por quien propenda que la salud sea un derecho fundamental y luche para acabar con el negocio que montaron con la Ley 100. Yo votaría, con gusto, por quien respalde la eliminación de los intermediarios en el sistema de salud.

Si fuera juez o funcionario de la rama judicial, votaría por quien aprecie la justicia como un derecho, el debido proceso, la doble instancia y la gratuidad de que debe gozar el proceso judicial. Y con más placer votaría si acata que el ejercicio de la justicia sea autónomo y sin injerencia de los otros poderes.

Si fuera maestro o profesor universitario, votaría por quien estime que la educación debe ser un derecho efectivo a través de la jornada única -en la educación escolar- la calidad en los contenidos, aulas suficientes, laboratorios, bibliotecas, material didáctico y demás requisitos de bienestar estudiantil que faciliten una excelente educación. Y si fuera profesor universitario votaría por quien luche por la libertad de cátedra, la financiación estatal de la educación pública, el aumento de la cobertura, la construcción de nuevas universidades, el sostenimiento adecuado de la planta existente y porque la educación que se imparta sea democrática, científica y al servicio del país.

Si fuera el responsable de pagar los servicios públicos de mi casa, votaría por quien promueva la lucha para acabar o modificar a fondo la Ley 142. Los servicios públicos domiciliarios deben ser un derecho y no el negocio que hoy son.

Si soy amante de la naturaleza y lucho por la protección ambiental, votaría por quien entienda y propugne por el desarrollo económico y social pero respetando el agua y la vida.

Si fuera un colombiano que vive del rebusque para el diario sustento, votaría por quien se propusiera luchar, en unidad con la mayoría de los colombianos, para cambiar el modelo económico de apertura, privatización y flexibilización laboral. El modelo neoliberal debe acabarse.

Si fuera LGBT me gustaría votar por quien respete nuestra diversidad y derechos.

Y, como soy colombiano me gustaría votar por quien defienda la soberanía nacional, el progreso y el bienestar del pueblo.

Como soy agricultor, cafetero, obrero, empresario nacional, minero, transportador, defensor del ambiente, educador, médico, enfermera, paciente, cabeza de hogar y colombiano, he decidido que me interesa representar a los que no están representados en el gobierno. Por eso quiero pedirle que vote por usted mismo, que vote Cámara Polo 101.

La Patria, Manizales, 12 de febrero de 2014.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER