Conecta con nosotros

Internacionales

Contradicciones en política exterior de Obama deja aislado a Washington en Cumbre de las Américas: Ignacio Ramonet

Agencias  

La decisión de Estados Unidos de restablecer relaciones con Cuba, mientras amenaza a Venezuela, evidencia la incoherencia de la política exterior norteamericana, sostuvo en Quito, el periodista hispano-francés Ignacio Ramonet, quien cumplió una estrecha agenda académica y concedió varias entrevistas a medios de comunicación.

Invitado por el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL) en Ecuador, el director la edición en español de Le Monde Diplomatique, hizo un detallado análisis de la geopolítica mundial durante una rueda de prensa.

Publicado

en

Agencias  

La decisión de Estados Unidos de restablecer relaciones con Cuba, mientras amenaza a Venezuela, evidencia la incoherencia de la política exterior norteamericana, sostuvo en Quito, el periodista hispano-francés Ignacio Ramonet, quien cumplió una estrecha agenda académica y concedió varias entrevistas a medios de comunicación.

Invitado por el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL) en Ecuador, el director la edición en español de Le Monde Diplomatique, hizo un detallado análisis de la geopolítica mundial durante una rueda de prensa.

Posteriormente en las horas de la noche del pasado 19 de marzo, Ramonet ofreció una charla en el auditorio de este centro académico durante la cual habló del marchitamiento de la televisión como medio de masas.

La política contradictoria de Washington

Para Ramonet de ninguna manera hay claridad en la política de la Casa Blanca con respecto a América Latina, pues no se entiende la razón que llevó al presidente Barack Obama a firmar un decreto ejecutivo que considera a Venezuela una amenaza para la seguridad nacional estadounidense, mientras mantiene conversaciones al más alto nivel con Cuba.

“Estamos sorprendidos de ver cómo la misma administración puede tener un acto de lucidez, como ha sido el de admitir que 50 años de su política con respecto a Cuba fue errónea, y a la vez inicia una serie de presiones con sanciones hacia Venezuela”, señaló.

Tras señalar que nadie, ni siquiera probablemente el propio gobierno norteamericano, se cree que el país suramericano sea una amenaza para Estados Unidos, el reconocido politólogo español radicado en Francia consideró que esa lógica contradictoria ha puesto a Washington contra la pared.

De acuerdo con Ramonet, está por verse cuál será el próximo paso que dará la diplomacia estadounidense para salir de esa contradicción y evitar encontrarse aislada en la Cumbre de las Américas prevista para los días 10 y 11 de abril en Panamá.

“Estamos a tres semanas de la Cumbre de las Américas y la declaración del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) lo deja bien claro, de que efectivamente habrá reproches contra Estados Unidos”, precisó el destacado comunicólogo.

Para Ramonet, lo único coherente en la política norteamericana es su interés en “retomar pie” en América Latina, para impedir, dijo, que China siga desarrollando sus relaciones comerciales en la región.

“Obama trata de recobrar una relación con América Latina, donde China ha entrado con mucha fuerza como socio comercial, porque no puede admitir que Estados Unidos esté aislado en su propio continente”, recalcó.

Gobiernos progresistas deben dar la “batalla” en las redes sociales

El científico social especializado en semiótica, comunicación y geopolítica, también aludió a la necesidad que tienen los gobiernos progresistas de Latinoamérica de repensar cómo movilizar a la sociedad a través de las redes digitales frente a las nuevas formas de oposición manifiestas.

“Lo que tienen que hacer los gobiernos progresistas es reflexionar cómo también deben movilizar las redes sociales”, señaló Ramonet en la rueda de prensa que concedió en la sede de CIESPAL.

Explicó que en la actualidad es en las redes sociales y en su uso inteligente donde se está produciendo “la batalla” con los poderes (económico, empresarial, judiciales y mediáticos), que -dijo- buscan desestabilizar a los gobiernos elegidos en las urnas, como está sucediendo en Brasil, Argentina y Venezuela.

“Parece como si las urnas ya no fueran el determinante fundamental para modificar la continuidad política y crear un alternancia en la medida en que desde que empezó este ciclo progresista en Latinoamérica, hace 16 años, ningún gobierno progresista en la región ha perdido una elección presidencial”, indicó.

El catedrático, autor también de una vasta bibliografía sobre temas de comunicación y política, señaló que hace unos 16 años los gobiernos progresistas que llegaron al poder eran “muy ingenuos” respecto del accionar de los medios de comunicación y no hicieron una reflexión política sobre su capacidad desestabilizadora, pues buena parte de ellos participaron de manera decisiva en golpes de Estado, como en el caso de Venezuela contra Hugo Chávez en 2002.

En ese momento, apuntó, se fue desarrollando una relación de inteligencia con los medios y comenzó una lucha para fundar medios públicos o gubernamentales de comunicación, de lo cual deriva la creación del canal multinacional Telesur, en 2005, para enfrentar la hostilidad reflejada en los grandes medios. Indicó que en la actualidad es preciso reflexionar sobre el papel de las redes sociales.

También dijo que la oposición ha aprendido a aprovechar los medios alternativos digitales como WhatsApp y Facebook para movilizarse, a partir de la experiencias de los movimientos en Georgia, Ucrania, las llamadas ´revoluciones de colores´ y la ‘Primavera árabe’, los indignados españoles, Ocupy Wall Street, con consecuencias importantes y decisivas en algunos casos, y fue lo que ocurrió contra el gobierno venezolano el año pasado con las llamadas “guarimbas”.

“Precisamente la reflexión sobre la batalla mediática tiene que ser permanente porque los medios se mueven sin cesar”, señaló Ramonet, pues hace medio siglo el principal medio era la radio, después fue la televisión, pero “hoy es internet, las redes sociales”.

Enfatizó que no es posible seguir reflexionando sobre la radio y la prensa escrita, cuando “la batalla” está hoy en día en las redes sociales.

La agonía de la televisión

Durante la conferencia que ofreció en CIESPAL, Ramonet analizó lo que denominó la agonía de la televisión, que ha dejado de ser un medio de masas y paulatinamente se ido convirtiendo en un medio individual.

Explicó que la televisión ahora para sobrevivir necesariamente tiene que estar conectada a Internet y prácticamente se ha convertido en una extensión de la red.

“El desarrollo de las nuevas tecnologías permite que el producto televisivo llegue ‘a la carta’ y no solo por el aparato receptor, como ha sido hasta ahora. El desarrollo de Internet permite la maravilla de que el mismo programa, en la misma casa se esté viendo en un teléfono, en una computadora y en la tradicional caja. La digitalización consiente esto y mucho más”, explicó.

Vaticinó que no sólo se dejará de ver televisión como hasta ahora, sino que cambiará su forma de producción. Por primera vez el espectador podrá –ya casi lo logra- establecer un diálogo con el emisor, al producir contenidos de una forma individual.

“De televidentes pasivos –dijo el director de Le Monde Diplomatique en español- hemos pasado, gracias al uso masivo de redes, a ser productores, difusores, consumidores, todo a un mismo tiempo. (…) La televisión ha entrado a competir, sin ventaja alguna, con las redes sociales, en un entorno en que Youtube es ya el mayor difusor a nivel mundial de contenidos audiovisuales y Facebook acapara el 20 por ciento del tráfico eminentemente noticioso.”

Según su opinión, la evolución tecnológica ha hecho que “la fidelidad a las televisoras sea otro elemento perdido; lo que ha obligado a las casas productoras a adentrarse en nuevos escenarios de competencia, que suponen nuevas maneras de dialogar con las audiencias y de plantearles un sistema de consumo. No se trata solo de un cambio de tecnología y el paso hacia la era digital, sino una transformación del pensamiento y del alcance del consumidor en el proceso de socialización de los conocimientos”.

Relievó que el peligroso fenómeno de la gran concentración de los medios de comunicación en pocas manos que en la actualidad se presenta en el mundo se está desplazando a Internet, por cuanto las megaempresas estadounidenses están monopolizando la propiedad de corporaciones como Facebook, Twitter, Youtube, Google, entre otras.

Infortunadamente, dijo, una sociedad conectada es una sociedad espiada y por lo tanto controlada y en ello ha devenido el monopolio del manejo de Internet por parte de los emporios de la comunicación que en su gran mayoría son del imperio norteamericano.

La presentación de Ramonet en Ciespal y su charla magistral en el siguiente video:

CIESPAL, Quito.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER