Conecta con nosotros

Nacional

El ciudadano se hace ejerciendo sus derechos: Jordi Borja

Por María Cappa / Lamarea.com  

El pasado 22 de enero, Jordi Borja (Barcelona, 1941) acudió al Círculo de Bellas Artes, invitado por el Club de Debates Urbanos, para presentar su nuevo libro: Revolución urbana y derechos ciudadanos (Alianza Editoria, 2013). Una obra mediante la cual el autor, co-director del Programa de Postgrado de Gestión de la ciudad en la Univesitat Oberta de Catalunya y presidente del Observatori DESC, pretende que los lectores reflexionen sobre cómo las pautas de urbanización predominantes

Publicado

en

Por María Cappa / Lamarea.com  

El pasado 22 de enero, Jordi Borja (Barcelona, 1941) acudió al Círculo de Bellas Artes, invitado por el Club de Debates Urbanos, para presentar su nuevo libro: Revolución urbana y derechos ciudadanos (Alianza Editoria, 2013). Una obra mediante la cual el autor, co-director del Programa de Postgrado de Gestión de la ciudad en la Univesitat Oberta de Catalunya y presidente del Observatori DESC, pretende que los lectores reflexionen sobre cómo las pautas de urbanización predominantes

despojan a los ciudadanos de un espacio público democrático, igualitario y solidario.

Entre 1983 y 1995, Borja ocupó diferentes cargos en el Ayuntamiento de Barcelona, sobre todo relacionados con participación, urbanismo y relaciones internacionales y cooperación. Una experiencia que enriquece más si cabe el contenido de esta nueva obra, donde también se abordan cuestiones como el concepto de ciudad como el espacio de todos o el del derecho a la ciudad, entre cuyos significados está el de unificar estrategias y acciones de resistencia contra la tendencia urbanística actual.

En su libro habla de que los proyectos urbanísticos tienden cada vez más a fragmentar ciudades, lo que impide que los ciudadanos dispongan de un espacio público en el que exista la participación política. ¿Esto es algo pensado o improvisado?

Uno piensa que son los gobiernos, nacionales o locales los que deciden qué quieren sobre el territorio, o que los arquitectos y urbanistas definen esos planes y que los juristas establecen las normativas, etc. En realidad somos bastante optimistas sobre la posibilidad de que los políticos decidan por sí mismos. Lo que hay son complicidades de los gobiernos nacionales que facilitan, a través de convenios o de créditos, ciertos planes si el suelo es de su propiedad; gobiernos locales que ven bien que se haga cualquier cosa porque así pueden cobrar impuestos, como el IBI, o tasas. Y aunque los técnicos, los planificadores, dicen que hacen lo que ellos creen que es necesario, en la práctica se adaptan a lo que les pide el poder político, o el poder económico cuando trabajan para empresas privadas.

¿Y cuál es el resultado de estas complicidades?

Pues que se han ido forjando procesos de urbanización que ya no son de desarrollo de las ciudades sino de urbanizar algo que ni es ni genera ciudad. Crean complejos que están en tierra de nadie, desarticulados, y se generan formas de segregación muy dura, como son los barrios cerrados, a veces dentro del tejido urbano y a veces fuera. Y con ello se pierde la ciudadanía, la mezcla, la manera de obtener todos los bienes y servicios que ofrece la ciudad. La ciudadanía es un ámbito donde uno puede ejercer sus derechos y donde las personas, en teoría, son iguales; donde se reciben un conjunto de bienes y servicios y se generan lazos de cohesión social.

Esto tiene, además, otra cara, y es que a medida que se crean urbanizaciones sin ciudad, el núcleo de la ciudad tiende a convertirse en una sede administrativa, turística o de oficinas, a servir de residencia para los sectores privilegiados o a dejar zonas abandonadas. Es decir, no solamente se crean zonas ciudadanas pobres en las periferias, sino que se empobrece la calidad de la ciudad existente.

¿Barcelona es una ciudad pensada para los ciudadanos o está diseñada a pesar de ellos?

Barcelona es una ciudad curiosa en dos aspectos. Primero, que la ciudad-municipio tiene la característica de haberse desarrollado por medio del Plan Cerdá (plan de reforma y ensanche de la ciudad de Barcelona de los mediados del siglo XIX) que no genera la ciudad igualitaria a la que aspiraba Cerdá, pero sí facilita que haya una complejidad de funciones y poblaciones. Este plan, por cierto, fue contra la voluntad de la Alcaldía de Barcelona e impuesto por el Gobierno español. Y esto es una parte muy importante de Barcelona que articuló barrios enteros, que estaban en la periferia, con la ciudad histórica.

Y en segundo lugar, era una ciudad grande pero distanciada del poder del Estado, donde había mucha conciencia de que la ciudad es nuestra. Por ejemplo, durante el franquismo, se creó una especie de cultura compartida de sectores profesionales, populares y políticos sobre la defensa de los barrios y contra la corrupción y la especulación. Iba desde el sector más, digamos, abierto del empresariado, representado por el Círculo de Economía, hasta la extrema izquierda, donde estaban los movimientos sociales. Esto ayudó a que en Barcelona, a diferencia de otras ciudades españolas, se hicieran menos barbaridades.

Además, tradicionalmente ha habido fuerzas políticas mayoritarias de izquierdas, que han estado gobernando hasta hace muy poco, que impulsaron una política que podríamos llamar social-demócrata, mediante la cual actuaban en los barrios o favorecían un cierto tipo de policentrismo. Creo que no se ha hecho todo lo que se tenía que hacer, ha faltado una política de vivienda más activa, una política de transportes a nivel metropolitano más potente, pero comparado con las políticas neoliberales, entre finales de los 70 y principios del siglo XXI, Barcelona se ha beneficiado de unas políticas públicas bastante integradoras.

Ha nombrado el transporte público de Barcelona… Hay rumores de que están pensando utilizar la fórmula de patrocinio que ya han usado en el metro de Madrid con el acuerdo firmado con Vodafone.

Bueno, ahora no quiero, ni mucho menos, responsabilizarme de lo que se hace en Barcelona, donde hay un gobierno de derechas. No es el Partido Popular, sino que es gente más educada, se puede hablar con ellos más fácilmente. Yo me puedo sentar con Xavier Trías (alcalde de Barcelona) y podemos tener una conversación cordial, digamos. La verdad, no me sentaría con Ana Botella (alcaldesa de Madrid), que me parece una cretina indecente. Pero bueno, es verdad que se ha hablado de esto. Creo que la ciudadanía reaccionaría en contra, me parece poco ético y muy poco estético. Me parece disparatado.

En las ciudades, además de facilitar la inclusión de publicidad de empresas privadas, ¿mediante qué otro tipo de acciones se materializa la privatización del espacio público?

Es un tema interesante porque el espacio público es necesariamente un espacio conflictivo. No solo porque es el lugar donde se pueden expresar los conflictos sociales, sino que, cuanta más calidad y accesibilidad, cuanto más atractivo sea ese espacio público, más usos permiten, más públicos distintos quieren utilizarlo. Porque sí, lo llamamos espacio público, pero también podríamos llamarlo espacio de uso colectivo.

Las terrazas, por ejemplo, en sí mismas no están mal, a todos nos gusta sentarnos allí a tomar algo. Lo que pasa es que a veces sucede que esas terrazas son para que las usen unas personas determinadas, no para todos. Además, cualquier uso que monopolice un espacio público es problemático. Por otro lado, el poder tiene miedo de que la gente se reúna mucho, entonces, por ejemplo, se hacen bancos unipersonales. Sin embargo, la función del espacio público tiene que ser polivalente y se tiene que gestionar de forma que se le pueda dar distintos usos. Pero lo que siempre tiene que permitir es la posibilidad de ser un lugar de expresión, de vida colectiva.

¿Es este el motivo porque el que la gente tiene que reivindicar su derecho a la ciudad, a ser colectivo, a ser con el otro?

Bueno, el derecho a la ciudad es algo más complejo que esto, pero lo que dices es una parte importante de este derecho. La ciudad tiene que facilitar que se expresen las aspiraciones sociales, políticas o culturales, que puedan hacer procesiones no solo los católicos sino también los de cualquier otra religión, que se puedan hacer manifestaciones políticas, fiestas de barrio…

Pero hablar de derecho a la ciudad implica más cosas. Una ciudad necesita viviendas, equipamientos, transporte, que el ciudadano tenga derecho a la movilidad, se necesita ser visible para los otros, acceso fácil a la centralidad. Significa tener identidad con el entorno específico… Son derechos propiamente urbanos. Pero también se necesita educación o sanidad pública, equipamientos culturales, tener trabajo y una renta básica, porque sin ingresos uno no puede ejercer de ciudadano. Y, por supuesto, que todos los que vivan en la ciudad tengan los mismos derechos jurídico-políticos. Los llamados inmigrantes, mal llamados porque son residentes, tienen que tener los mismos derechos y deberes que el resto. Y en España se discrimina a los que no tiene la nacionalidad española.

El derecho a la ciudad es todo eso, con un añadido: que todos estos derechos son interdependientes. Si tienes vivienda y trabajo pero no movilidad, o tienes las tres cosas pero vives en una zona en la que no hay nada, que no tiene identidad, incluso si tú tienes derechos pero el de al lado no, lo que fomenta la xenofobia o el racismo, entonces no funciona. Por tanto, el derecho a la ciudad implica un conjunto de derechos que todos son necesarios a la vez.

¿Qué consecuencias tiene para los ciudadanos la pérdida de este derecho?

Se sienten expropiados. Es decir, en vez de apropiarte de la ciudad sientes que la ciudad es de otros; del poder político, del económico, del tecnocrático… De otros. Hay un sentimiento de desposesión, lo que provoca que te cierres en tu caparazón a menos que haya una fuerza colectiva que resista. La ciudadanía es un concepto que se conquista cada día. ¿Sabes la frase de Simone de Beauvoir que decía que la mujer no nace, se hace? Pues esto es igual. Un ciudadano se hace ejerciendo sus derechos.

¿Cómo se pueden reivindicar?

Hay movimientos sociales, organizaciones vecinales, partidos políticos que más o menos defienden estas cosas…

Y si no funciona, ¿hay que impulsar una protesta como la que se acaba de vivir en Gamonal?

Gamonal, probablemente, es el principio de un movimiento que, espero, se desarrollará en Burgos y en otras ciudades. Pero bueno, en España hay una tradición importante de movimientos vecinales. Madrid es un gran ejemplo de ello y Barcelona también. En el franquismo, a partir de finales de los años 60, se pusieron en jaque muchas de las políticas de las alcaldías franquistas. Y por algo será que después, a pesar de ciertas frustraciones, en España ha habido mucha tradición de lucha popular urbana.

Lamarea.com.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER