Conecta con nosotros

Nacional

Éxito de Podemos radica en el buen diagnóstico sobre la crisis española generada por el neoliberalismo y formulación de la terapia: JC Monedero

Por Fernando Arellano Ortiz  

En gran medida la irrupción exitosa de Podemos en España y el hecho de que gracias a su sólido liderazgo político y social, obtenido en poco tiempo, se haya logrado nuclear a varios sectores alternativos y democráticos para que hoy en el país ibérico inicien procesos de transformación alcaldesas como Manuela Carmena en Madrid y Ada Colau en Barcelona, se debe en buena medida a que esta nueva formación partidista que logró derruir el decadente y corrupto bipartidismo, hizo un buen diagnóstico de la crisis y formulara la terapia para comenzar a salir de ella.

Publicado

en

Por Fernando Arellano Ortiz  

En gran medida la irrupción exitosa de Podemos en España y el hecho de que gracias a su sólido liderazgo político y social, obtenido en poco tiempo, se haya logrado nuclear a varios sectores alternativos y democráticos para que hoy en el país ibérico inicien procesos de transformación alcaldesas como Manuela Carmena en Madrid y Ada Colau en Barcelona, se debe en buena medida a que esta nueva formación partidista que logró derruir el decadente y corrupto bipartidismo, hizo un buen diagnóstico de la crisis y formulara la terapia para comenzar a salir de ella.

Así lo explica el politólogo Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores de Podemos y hasta hace poco secretario de Proceso Constituyente y Programa de esta colectividad que nació para impulsar un nuevo contrato social en la sociedad española, enterrando el lastre político de la denominada Transición que no fue más que un acuerdo entre las cúpulas de la casta en el que los herederos de la criminal dictadura franquista siguieron usufructuando el poder en cabeza de la decadente monarquía de los Borbones y una organización política ultramontana que más se asemeja a una asociación para delinquir como el Partido Popular de los impresentables Mariano Rajoy y José María Aznar que reivindica el legado político retardatario del nacional-catolicismo de Francisco Franco.

Monedero, un catedrático de la Universidad Complutense de Madrid con sólida formación académica en Ciencias Políticas y Sociología y con un doctorado en la Universidad de Heidelberg (Alemania), bajo la dirección del politólogo Klaus von Beyme, estuvo recientemente en Bogotá participando como expositor en el Foro “Ciudades del Futuro: un diálogo global”, y aprovechó para conceder algunas entrevistas y aceptar varias invitaciones a dialogar y a exponer con sectores progresistas de Colombia sobre la experiencia política de Podemos, su génesis, obstáculos, perspectivas y desafíos.

Hay que ganar elecciones

El leitmotiv para que surgiera Podemos fueron las manifestaciones de protesta e inconformidad con un sistema político corrupto y decadente como el español que ha llevado a una profunda crisis socioeconómica a las grandes mayorías del país por la directa responsabilidad del bipartidismo representado por el ultraconservador Partido Popular (PP) y el derechizado Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que irónicamente continúa llevando el apelativo “socialista”, las cuales se expresaron a través del fenómeno de irrupción popular conocido como el 15M, una corriente de ciudadanos indignados que protagonizó una formidable movilización en varias ciudades de España y que se tomó la emblemática plaza de la Puerta del Sol en Madrid, el 15 de mayo de 2011. Si bien como lo explica Monedero, Podemos no es el 15M habida cuenta que un fenómeno de movilización de tal magnitud con multiplicidad de voces y de miradas hace que no se pueda representar, sí surgió de ahí la motivación para crear una formación política con la suficiente solidez para enfrentar a la casta bipartidista que utiliza las arcas del Estado como su botín.

Como el sistema predominante no tolera que haya alternativas y la aparición de Podemos en las elecciones de Parlamento Europeo realizadas en mayo de 2014 resquebrajó el espectro bipartidista, pues obtuvo más de 1 millón 250 mil votos, sus principales dirigentes a partir de entonces han venido siendo víctimas de múltiples y feroces ataques tanto del PP como del PSOE.

Dentro de este contexto de la política española, Monedero es contundente al señalar que necesariamente “la transformación pasa por ganar elecciones” y cuando se le pregunta sobre la fórmula de éxito de Podemos, afirma que “hay que imitar las preguntas, no las respuestas”.

Señala sí que las nuevas realidades requieren de nuevos conceptos y hay que tener claridad sobre ellos. En el caso concreto de su país sostiene que el 15M no era una respuesta, era una pregunta, “su función fue pedagógica, la gente enseñándose a sí mismo y de esta manera comenzándose a politizar”.

Esa fue una magnífica oportunidad para  hacer el diagnóstico pormenorizado de la crisis generada en Europa por un modelo criminal como el neoliberalismo, pero al mismo tiempo formular la terapia. “Porque si no se entiende el alcance del neoliberalismo estamos ante un concepto hueco”, precisa este cofundador de Podemos.

Tras ese proceso de movilización popular, discusión de propuestas y con un diagnóstico de la crisis, un puñado de profesores de Ciencias Políticas conjuntamente con varios activistas que participaron del 15M se dieron a la tarea de montar un partido, dotando de contenido el discurso sobre el proceso transformador, o como lo denomina Monedero, proceso destituyente, generando además pedagogía en la gente, reinventando el lenguaje porque la casta dominante oculta con palabras lo que no quiere visibilizar.

De esta manera, Podemos está contribuyendo en forma decisiva al interior de la sociedad española a cambiar el relato. En ese sentido, explica Monedero, el 15M fue muy imaginativo, pues no hablaba de crisis sino de estafa.

Además, señala, “la tarea de Podemos que nos planteamos desde el comienzo es la de devolverle a la gente la posibilidad de hacer política”.

El monstruo a vencer se llama neoliberalismo

El desafío de Podemos en España y de las fuerzas políticas y sociales en el mundo en estos tiempos de crisis civilizatoria generada por el capitalismo es vencer el monstruo del neoliberalismo si se quiere lograr una vida digna, decente y posibilitar unos mínimos democráticos en la sociedad. Monedero analiza de manera didáctica y amena los alcances de este exterminador modelo económico en su libro Disfraces del Leviatán. El papel del Estado en la globalización (Akal, 2009). Un estudio clave como insumo para el diagnóstico y formulación de la terapia que requieren los países afectados por las dolamas causadas por este monstruo, “escondido bajo el disfraz del mercado omnipotente y el mito del consumismo”.

El neoliberalismo es un modelo económico que se institucionaliza en el mundo a partir de la década de los 70 del siglo pasado mediante las armas y el terror, que ha convertido a la vida humana y al planeta en un gran supermercado.

Monedero explica que la capacidad de codicia y de destrucción de este criminal modelo capitalista de las sociedades es tan fuerte, que trasciende los cambios de gobierno. “Sus leyes raciales son las que separan con muros visibles o invisibles a los que tienen de los que no tienen. Su Führer –y ése es uno de los problemas que confunde la imagen del monstruo-, está multiplicado, tiene mil caras y habita mil lugares. El rigor de la capacidad de exclusión del neoliberalismo (100 mil personas mueren al día por causas relacionadas con el hambre), su amenaza cumplida contra el medio ambiente, el peligro en que ha puesto la convivencia humana (con guerra y violencia entre los países y también dentro de cada ciudad), su énfasis en el desentendimiento ciudadano (la apatía política y el refugio en el consumismo) y el adoctrinamiento mediático, son las cabezas de esta hiedra multiplicada”.

Es en definitiva la recuperación de rasgos profundos del fascismo, ahora transformado en “fascismo social”, como bien lo denominó Pier Paolo Pasolini y cuyo concepto de vaciamiento de la democracia lo retoma Boaventura de Sousa, el cual adquiere como lo subraya Monedero, “un disfraz formalmente democrático”.
 
“El neoliberalismo –agrega- fue capaz de articular un modo de regulación –un acuerdo de garantía del orden social- y un régimen de acumulación –un sistema de garantía de la reproducción económica-. En términos gramscianos logró articular: 1) un bloque histórico que garantizó la cohesión de los grupos dominantes y la confianza social –el ámbito de las ideas y de la conciencia-, 2) el poder del Estado y de las instituciones, y 3) la acumulación económica”.

Tras ese minucioso análisis, el dirigente de Podemos recomienda “aprender del enemigo porque el sentido común es neoliberal”. En efecto, cuando Monedero se refiere al sentido común en la sociedad capitalista alude al concepto gramsciano de hegemonía, entendido como liderazgo social y cultural de las clases dominantes sobre las clases subordinadas a través de una combinación entre niveles de consentimiento y fuerza, consenso y coerción. En ese sentido los denominados por Louis Althusser aparatos ideológicos del Estado como los medios de comunicación, entidades educativas e institucionales consideradas “imparciales” o “neutrales” actúan como reproductoras de la ideología dominante transformándola en sentido común, haciendo pasar los intereses de clase del bloque dominante por intereses del conjunto de la sociedad.

Los retos a enfrentar

Para este reconocido líder político y renombrado intelectual español, hay tres retos que las fuerzas alternativas deben enfrentar para combatir el monstruo neoliberal que se está carcomiendo el mundo: 1) la economía financiera, porque los sectores que manejan el engranaje del capitalismo especulativo han logrado tal dominación que están por encima de la voluntad popular, horadando todo proceso democrático. 2) La crisis medioambiental generada por un sistema de producción y consumismo que paulatinamente están convirtiendo en inhabitable el planeta. Y 3) la manipulación mediática, por cuanto los oligopolios propietarios de los medios de comunicación han construido en el imaginario social un mundo basado en el consumismo, en el que todo es mercancía. La gente cree que vivir es consumir.

En definitiva la globalización neoliberal, como señala Pablo González Casanova, es un proceso de dominación u apropiación del mundo. La puerta abierta por la globalización neoliberal da al vacío, complementa Monedero. Lo que hay detrás de cada catástrofe climática refleja la posición política de la globalización. Al fin y al cabo como lo subraya en su último libro la investigadora social canadiense Naomi Klein, la crisis climática “es una batalla entre el capitalismo y el planeta”, en la que infortunadamente, agrega, “el capitalismo la está ganando con holgura”.

La comunidad internacional no hace lo suficiente para coadyuvar con la paz en Colombia

Finalmente, Monedero expresó su impresión sobre Colombia. Dijo sentirse estremecido por la pobreza de los medios de comunicación de este país a los que calificó de “prensa provinciana”, carentes de contenidos de calidad y caracterizados por la farandulización y trivialidad de la información.

Se lamentó de haber tenido la oportunidad de ver el canal Caracol de televisión y dijo que su noticiero parece una “hojilla parroquial que oculta la realidad con noticias estúpidas”.

“No olvidemos que una parte importante del estancamiento de Colombia es responsabilidad de unos medios de comunicación con nulo oído musical para la democracia. En sociedades rotas como la colombiana por la guerra, la responsabilidad de los medios es mayor, por eso hay que pedirles cuentas”, recalcó el dirigente de Podemos.

Infortunadamente, señaló, Colombia va al contrario de las agujas del reloj en Latinoamérica, con dirigentes “tóxicos” como Álvaro Uribe Vélez que tienen intereses oscuros que atentan contra la democracia.

Sobre el proceso de paz con la insurgencia, Monedero sostuvo que hay sectores políticos, financieros y económicos que les conviene que siga la guerra en Colombia. Se quejó de que la comunidad democrática internacional no esté haciendo lo suficiente para coadyuvar con las negociaciones de paz que se vienen desarrollando en La Habana.

Confió en que el proceso de paz avance para que Colombia, por fin, logre alcanzar unos mínimos de democracia y porque, además, ya es hora que en este martirizado país, “el miedo y la alegría cambien de bando”.

Bogotá.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER

Skip to content