Conecta con nosotros

Nacional

Santos: el mago del póquer = engaño

Por José Arlex Arias Arias  

Han dicho quienes le conocen y tratan, que el presidente Juan Manuel Santos es un practicante de póquer. Según  Wikipedia, el póquer tendría influencia de “el juego inglés brag (del antiguo bragg), descendía claramente de brelan, e incorporó el bluffing “engaño, farol” (aunque el concepto

Publicado

en

Por José Arlex Arias Arias  

Han dicho quienes le conocen y tratan, que el presidente Juan Manuel Santos es un practicante de póquer. Según  Wikipedia, el póquer tendría influencia de “el juego inglés brag (del antiguo bragg), descendía claramente de brelan, e incorporó el bluffing “engaño, farol” (aunque el concepto

ya era conocido en otros juegos de aquella época)… El póquer es un juego de cartas de los llamados de apuestas, en los que los jugadores, con todas o parte de sus cartas ocultas, hacen apuestas sobre una puja inicial, recayendo la suma total de las apuestas en el jugador o jugadores con la mejor combinación de cartas”. O sea que los ejes centrales del juego son el engaño y la manipulación, el ocultamiento, la suerte y las apuestas. Un acercamiento a las maniobras del mago para hacernos ver lo que no es realidad.

Esa es la característica principal de lo que vivimos en Colombia con el gobierno del presidente Santos quien, como buen mago, pone a las Instituciones oficiales, especialmente al DANE y al Banco de la República, a fabricar una serie de estadísticas para mostrarnos un mundo virtual como si fuera real y con base en ellas orienta a su equipo de póquer a apostar las mejores jugadas utilizando la mermelada –presupuesto nacional– con el fin de garantizarse una reelección que hace escasos cuatro meses la tenía absolutamente embolatada. La pregunta es ¿qué ha cambiado de manera favorable para la población de este país de septiembre pasado al presente mes? Con seguridad que las decisiones del presidente Santos han golpeado, aún más, a las clases sociales menos favorecidas.

Toda la población –con excepción de unos cuantos bonzos sindicales que por un coctel olvidaron que primero están los intereses colectivos– rechazó con indignación el pírrico aumento del salario mínimo; es que las estadísticas revelan que desde 1991 se pauperiza la clase obrera hasta el punto que el porcentaje de trabajadores que devenga menos del salario mínimo aumentó del 23% al 37%, mientras descendió los que devengan entre uno y dos salarios mínimos del 42% al 29%; pero además, la participación de la remuneración del trabajo en el Producto Interno Bruto (PIB) se ha reducido del 33,7% al 31,6%. Aduce Santos que todo queda compensado con una baja inflación del 1,94% para el año pasado. Pero resulta que en el desagregado de los grupos se reconoce que se dispararon los precios de medicamentos, educación, comunicaciones y vivienda. Sorpresivamente –como el mago saca conejos de un pañuelo– bajaron los precios de los alimentos, en un año en que el sector agropecuario lo pasó en paros por falta de fomento y garantías a su actividad.

Mientras que a unos trabajadores se les aumenta el 4.5%, con base en el salario mínimo y a otros el 1,94%, o sea la inflación pasada, se continúa arremetiendo con la cascada de alzas: $99 en el galón de ACPM y $130 en gasolina, aumentan impuestos en general, cuotas moderadoras y copagos de EPS –inclusive por encima del 6% en la medicina prepaga–, los pasajes, peajes, servicios públicos, negocios con las licencias de conducción y un impuesto predial que es expropiador; todos estos dineros recaudados para sostener la “mermelada” de uno de los gobiernos más corruptos del mundo, según diagnosticó Transparencia Internacional, mientras que la deuda externa se ubicó al cierre de septiembre de 2013 en 90.164 millones de dólares, equivalente al 24% del PIB. ¡Otra reelección que es producto de la manipulación y el engaño!


arlexariasarias@yahoo.com

Cartagena, 13 de enero de 2014.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER